Conoce a Emanuele Filiberto, el hombre que sería príncipe de Italia

Luego de años como rompecorazones, se transformó en un estuche de monerías que ahora hasta tiene un hotspot gourmet y es modelo de ropa.

Gracias a que en 1946 la realeza italiana llegó a su fin, Carlos Felipe de Suecia hoy no tiene competencia y rige como el monarca más guapo de Europa. ¿Pero qué habría sucedido si la dinastía del país de la bota hubiera seguido vigente? Pues tendrían en el trono a un digno contendiente, Emanuele Filiberto de Savoia, Príncipe de Venecia, que además de carismático y querido entre el que sería su pueblo, se ha distinguido por su impecable y elegante estilo al vestir.

Y así como se heredan títulos nobiliarios, junto con ellos el buen gusto. En la década de los 30, Humberto II, el último rey de Italia, nombró a Domenico Scappino como proveedor oficial de la casa real gracias a su magnífico trabajo con la seda. Y aunque se haya colgado la corona legal para dar paso a la república italiana, el lazo se ha mantenido tan estrecho e inquebrantable entre ambos que el único nieto en línea directa de esta familia destaca por seguir portando las prendas de la ya reconocida marca italiana.

Pero para Emanuele no todo ha sido un cuento de hadas... o tal vez sí. Sufrió del exilio de su tierra debido a una provisión en la constitución que prohibía a los caballeros de Savoia poner pie en el territorio. Lo impresionante sucedió a su regreso en 2002, cuando se abolió esa ley. Lo hizo por la puerta grande (es decir, en televisión nacional) al participar en el programa ‘Ballando con la stelle’, la edición italiana de ‘Dancing with the stars’, en la cual se proclamó vencedor. A esto le siguieron el Festival de San Remo y algunos comerciales.

Sin embargo, a diferencia de otros aristócratas, este príncipe domina que para llevar una vida de rey se necesita trabajar y muy duro. Por ello se convirtió en empresario e incursionó en el rubro gastronómico, aunque de una manera inesperada para muchos. No abrió un restaurante, tampoco una tienda; con la ayuda de su socio, el chef Mirko Paderno, se animó a poner un food truck de pasta en Los Ángeles. Así que si tú, querido lector te das una vuelta por aquella ciudad, valdría la pena que busques al ‘Prince of Venice’ (el nombre de su negocio de comida rápida gourmet).

Por último, lo que seguramente te has preguntado durante todas estas líneas: ¿Está casado? Sí, desde 2003 con la actriz francesa Clotilde Corau, quien es cinco años mayor que él. Además de ser esposo, Emanuele es padre de dos jovencitas, Victoria y Luisa. Para terminar de quererlo aún más, es filántropo. Cuenta con dos fundaciones; mientras una apoya a los artistas sin recursos, la otra vela por los más necesitados en Italia y en los Estados Unidos a través de subsidios de centros de salud, hospitales y hospicios.

Emanuele Filiberto de Savoia es, hoy en día, la imagen arquetípica de Scappino, tal como un modelo nato que no solo tiene un gran porte sino mucha historia que contar. ¿Verdad que te dieron ganas de gritar: '¡Larga vida al rey!'?