Y así es como la reina Isabel II regañó al príncipe Guillermo

Está por cumplir 34 años, está casado desde hace cinco, tiene dos hijos, pero aún recibe reprimendas de su abuela.

Es un hombre hecho y derecho, en unos días cumplirá 34 años de edad, tiene una de las familias más famosas de la realeza europea, ha sido muy aplaudido por su decisión de aparecer en la portada de una revista gay, pero aún así, su abuela lo regaña… y en público.

“El príncipe regañado” le pueden llamar ahora Guillermo, duque de Cambridge, que el pasado domingo 11 de junio fue reprendido discretamente —pero ante todos— por nada más que la reina Isabel II. Este gracioso incidente ocurrió durante el Trooping the Colour, una ceremonia anual realizada por los soldados del Ejército británico y de la Commonwealth, en esta ocasión fue más especial porque se celebró los 90 años de la monarca del Reino Unido.

Los miembros de la familia real británica estaban en el balcón del Palacio de Buckingham observando el desfile militar cuando el príncipe Guillermo bajó a la altura de su hijo, el príncipe George, para explicarle algo de los aviones que surcaban el cielo. Y entonces sucedió esto…


Fueron solo unos golpecitos los que el príncipe recibió en el hombro seguido de un “levántate, Guillermo”, para que él no dilatara un segundo en obedecer a la que no es solo su abuela, sino la mujer más poderosa de todo el Reino Unido y anfitriona de ese evento.

Por si alguien había pensado en que Isabel II es una dulce y tierna abuelita, sí, puede serlo en ocasiones, pero eso no la desprende de su papel de reina y de seguir el protocolo real. Pero bueno, Guillermo, no es para tanto, ya quita esa cara de regaño.