De alguna manera, el príncipe Harry se está convirtiendo en el nuevo príncipe Philip

Philip anunció recientemente que se retirará de sus funciones públicas.

Etiquetas:

Después del reciente anuncio de que el príncipe Philip, de 95 años, se retirará de sus funciones públicas este año, inmediatamente quedó claro que el príncipe William, el príncipe Harry y Kate Middleton —al frente de la próxima generación de la familia real— se harán cargo de buena parte de las responsabilidades de Philip.

Ahora comenzamos a tener una idea de cómo ocurrirá esto. Según el Mirror, Harry remplazará a su abuelo a la cabeza de la Infantería de Marina. Esta decisión ha sido aprobada por el mayor general Rob Magowan, aunque aún debe ser confirmada por la reina. Philip ha servido como jefe de la Unidad desde 1953. Un oficial de alto rango de la Infantería de Marina comentó a la publicación que se espera mucho de Harry en su nuevo cargo, destacando que Philip será “un duro ejemplo a seguir”.

La fuente explicó que: “La invitación, en caso de ser aceptada, significa para el príncipe Harry ponerse el uniforme, apoyar a su abuelo y, eventualmente, convertirse en capitán general”. Como explicó el Daily Mail, se trata de un nombramiento de gran prestigio dentro de la Marina, puesto que Harry recibiría de manera regular reportes de todo lo que acontezca y trabajaría en los eventos de la organización. Philip frecuentaba la Infantería de Marina con regularidad, así como sus sedes en el país y en el extranjero.

Harry —que actualmente no tiene ningún papel honorífico en ninguna organización militar— tomaría el cargo con experiencia en la Infantería de Marina, tras haber pertenecido al Comando 40 en Helmand, en 2008, y haber piloteado helicópteros Apache, en 2012, como parte de una operación de monitoreo de líderes talibanes.

Recientemente Harry se ha mostrado como una persona pública más madura. Aparentemente está cerca de comprometerse con su novia, Meghan Markle, y sus días de juerga parecen estar cada vez más lejos. Hace poco se refirió a ciertos asuntos de salud mental con una apertura sin precedentes en un miembro de la familia real, declarando que había buscado la ayuda de un terapeuta después de la muerte de su madre.

La creación de los Juegos Invictus y otras acciones caritativas siguen siendo el centro de su vida pública. Continuar el legado de su abuelo portando un uniforme es sólo un paso más en la dirección del servicio público.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.