8 motivos por los que el príncipe George es el verdadero protagonista de esta foto

La imagen conmemora el cumpleaños número 90 de su abuela, la reina Isabel II, pero ni quien se fije en ella.

Si algo heredó el príncipe George de Cambridge de su madre, Kate Middleton, es esa capacidad hipnótica para convertirse en el centro de atención cada vez que aparece en escena, ya sea en los eventos oficiales o en las fotografías conmemorativas, como la que publicó el Palacio de Buckingham para celebrar el cumpleaños número 90 de la reina Isabel II.

En la imagen, tomada por el fotógrafo Ranald Mackechnie, aparecen los cuatro herederos a la corona británica: la reina Isabel II, quien lleva 63 años en el trono; el príncipe Carlos, que nada más no ve claro; el príncipe Guillermo, que junto a Kate Middleton representa el prototipo ideal de monarca querido por el pueblo, y el príncipe George, quien todavía no está enterado de la responsabilidad que carga sobre sus pequeñísimos y regordetes hombros.

Por ello, aquí ocho teorías que sostienen por qué el príncipe George es quien más disfrutó el momento:

1. Es el único de los cuatro al que no le preocupa en absoluto el orden de sucesión al trono.
Vamos, que el príncipe Carlos lleva demasiados años esperando su turno –el cual le llegará en edad de jubilarse– y el príncipe Guillermo ya carga sobre sus hombros la responsabilidad de ser el futuro rey de Inglaterra. George, por lo pronto, se pregunta si esta noche le tocará un batido de chocolate o de fresa.

2. Tiene la mejor combinación de genes.
No diremos nombres, pero en las parejas que dieron a luz a los herederos de Inglaterra siempre uno de los dos padres es mucho más guapo que el otro. (cofff-coff, el Duque de Edimburgo, coff-coff, Lady Di). Sin embargo, en el combo Kate-Guillermo ambos tienen para presumir y compartir.

3. Es el más rubio de los cuatro…
Y todos saben que los rubios se divierten más.

4. Tiene el mejor estilo.
Nada dice más claro y fuerte “soy el futuro rey de Inglaterra” que una bermudita con calcetas altas. El atuendo del príncipe es de la firma Rachel Riley y tiene un precio de 59 libras (aproximadamente mil 500 pesos).

5. Es el único que no está casado.
Y eso en sí solo le ahorra muchos más problemas que a todos los demás.

6. Es obvio que él es el que tiene la mejor sonrisa.
De hecho, aún no definimos si ese gesto que hizo la reina Isabel cataloga oficialmente como sonreír.

7. No tiene que preocuparse porque le hagan Photoshop.

Ni en las piernas, ni en el rostro, ni en el autoestima, si de algo no tiene qué preocuparse el príncipe George es de que se le note la edad.

8. Aparece tomándole la mano al príncipe Guillermo.
Es un privilegio que tienen muy pocas personas: él es una de ellas y puede echárnoslo en cara.

Más notas
"Lo sé, soy adorable"
El príncipe George de Cambridge, futuro rey y ¿cadete militar?
La glamorosa guía para empacar de Kate Middleton