Amelia Windsor, la ‘royal’ que promete convertirse en la nueva chica ‘it’

Acaba de salir en la portada de una revista de alta sociedad británica a la espera de conquistar el trono de la moda.

Etiquetas:

Amelia Windsor bien podría ser la nueva supermodelo ‘made in England’ del momento. O también podría ser una hermana secreta de Kate Moss, pero en realidad pertenece a la realeza pese a que se le conozca más por salir en portadas de revistas que por acudir a actos oficiales. Su cabello claro, sus labios carnosos, su tez pálida y esa actitud aniñada, inocente y pícara a la vez tienen un algo en el que ya se han fijado los fotógrafos y periodistas más influyentes.

En una Casa Real de tan rancio abolengo como es la británica, en la que sus herederos se van haciendo cada vez más mayores y la presencia de Kate Middleton puede llegar a saturar, se agradece un chorro de aire fresco de la mano de esta joven de 20 años, nieta del duque de Kent, primo de la reina Isabel II.

Aunque nunca llegará a reinar, Lady Amelia Sophia Theodora Mary Margaret Windsor, ocupa el puesto 36 en la sucesión al trono de Inglaterra, por sus venas corre al 100% sangre de los Windsor y su padre, Jorge Windsor, es el actual conde de Saint Andrews. Pero aunque nunca llegue al trono, Amelia ya ha sido coronada por la prensa gracias a su portada en la prestigiosa revista Tatler, una publicación sobre la jet set de la isla británica y en la que antes que ella ya posó como covergirl otra Windsor, Eugenia de York, al cumplir los 18 años.

Debutante en París
A diferencia de Eugenia, Lady Amelia es mucho más guapa y tiene un allure que la hace muy interesante. Empezamos a saber de ella en el baile de debutantes de París de 2013, un encuentro de jóvenes casaderos europeos y no europeos en el que al cumplir la mayoría de edad se presentan en sociedad.

Este evento que suena bastante vetusto y propio de otras épocas sigue suponiendo uno de los actos sociales más importantes de la capital francesa. En la ciudad de la luz, Amelia desplegó todo su encanto con un maravilloso vestido con capas y capas de tul. No obstante hasta que la joven aristócrata no salió en la edición de Tatler del pasado abril su popularidad parecía que no acababa de despegar.

Lady Amelia forma parte de ese selecto grupo a las que ya se las llama BBB (Beautiful Blue Blood, chicas guapas de sangre azul) y en el que también entrarían otras royals como Olympia de Grecia o Carlota de Mónaco. En general a las BBB y a Amelia en particular les interesa la moda y no se pierden un desfile, actualizan su perfil de Instagram y lucen ropa de grandes diseñadores a partes iguales. De hecho, aunque aún está estudiando en la Universidad de Edimburgo, la joven nieta del duque de Kent ya está mirando prácticas en alguna empresa relacionada con la moda. Seguro que no le faltan las ofertas.

El idilio entre la moda y la realeza no es nuevo en su famiia y parece que la joven Amelia quiere seguir los pasos de alguien a la que conocenmuy bien: su tía Lady Helen Taylor, una de las grandes musas de Armani, embajadora en Inglaterra de la marca del modisto italiano y una de las más elegantes de la isla del norte de Europa.

Polémica con la religión de su madre
Pese a llevar el apellido Windsor, Amelia apenas tiene relación con el príncipe Carlos o con el duque de Cambridge y los vínculos con esta rama de la familia no son del todo buenos. De hecho la polémica llegó con su madre, Sylvana Palma,una divorciada católica por cuyo matrimonio, el padre de Amelia fue apartado de la línea de sucesión al trono británico. En Gran Bretaña los católicos o los casados con católicos están excluidos de la línea dinástica.

Aunque la joven Windsor quiere hacerse valer por sí misma y no por su apellido, ella es conocedora de que su ilustre linaje le puede abrir muchas puertas y más en el mundo de la moda, en el que marcas y diseñadores apuestan por princesas para que sean sus maniquíes. El tiempo dirá si Lady Amelia estará sentada en la primera fila de la pasarela de alguna firma de alta costura o sobre ella. Actitud y poderío le sobran.


Más notas:
Las nuevas solteras de oro de la aristocracia internacional
Mafalda de Bulgaria, la más ‘cool’ de las princesas