Bienvenidos al mundo de Nic

Amante de Superman —su hijo menor se llama Kal-El—, Nicolas Cage parece ser de otro planeta. Aquí algunas claves para descifrar el comportamiento de uno de los actores más subvalorados de Hollywood...

Nicolas Cage está arruinado. Debe más de 13 millones de dólares en impuestos a Estados Unidos, de los que ha pagado apenas la mitad. Su último éxito de taquilla fue El aprendiz de brujo (2010), que recaudó cerca de 250 millones de dólares, pocos, comparados con los 500 millones que ingresó Face/Off (1997). En 2011, su entonces esposa, Alice Kim, lo demandó por violencia doméstica. Se separaron finalmente el año pasado. ¿Por qué causa tanto morbo un hombre así, que hizo de un pulpo su mascota? ¿Qué tiene Nic que llama tanto la atención? A saber.

SI EN VERDAD ESTÁS LOCO, GASTA COMO TAL

Las deudas de Nicolas no son gratuitas: gasta más que el Sha de Irán —incluso es dueño de su Lamborghini rojo, valuado en casi medio millón de dólares. Posee una isla, Leaf Cay, en las Bahamas, de 16 hectáreas; sus vecinos son Tiger Woods y Johnny Depp (otro que anda cerca de la ruina por sus lujos extravagantes).

En 2007 se libró una batalla épica y prehistórica entre Cage y Leonardo DiCaprio por el cráneo de un Tiranosaurio Bataar (primo del T. Rex) de 67 millones de años de antigüedad. Cage la ganó cuando pagó 267 mil dólares por el fósil, pero lo tuvo que regresar en 2015 porque era robado. Problemas de millonarios.

Como ya habrás notado, Nicolas Kim Coppola —su nombre real y, sí, es sobrino del cineasta Francis Ford Coppola— es un asiduo coleccionista de… cosas. Es dueño de varias Tzantzas (las cabezas reducidas de pigmeos), dos cobras albinas, un tiburón, un pulpo, un cocodrilo y cómics, muchos cómics, como el primer número de Superman, de 1938, que vale un millón de dólares.

¿Ya dijimos que era amante de los cómics? Cambió su nombre a Cage por el superhéroe de Marvel, Luke Cage, y su hijo menor se llama Kal-El, el nombre con el que bautizaron a Superman antes de salir de Kriptón. Hay una fuerte conexión con el personaje creado por Shuster y Siegel: el buen Nic iba a ser el superhéroe de la capa roja en la película Superman Lives, que iba a dirigir Tim Burton en 1997. El proyecto se frustró, pero ya tiene un documental.

UN NIC EN EL AMOR

Ay, Nic. Te has casado tres veces, pero lo has intentado. Vaya que sí. A mediados de los años ochenta, Cage conoció a Patricia Arquette y se enamoró de ella. La actriz de Lost Highway (1998) puso sus condiciones: saldría con su colega si le conseguía un autógrafo del impenetrable escritor J.D. Salinger y una inexistente orquídea negra. Amante de los retos, Nicolas —no está claro cómo lo hizo, seguro es de otro planeta— consiguió ambas cosas. Arquette no sólo aceptó la cita, sino que se casó con él, en 1995. Se separaron en 2001. El Oscar al Mejor actor que ganó por interpretar al borracho inolvidable de Leaving Las Vegas (1995) se lo dedicó a ella:

Entre las muchas obsesiones de Nic está Elvis Presley. Así que era cuestión de tiempo para que el destino juntara a nuestro héroe con la mismísima hija de El rey, Lisa Marie Presley, con quien se casó el 10 de agosto de 2002, en Hawái, uno de los tantos reinos de Elvis, a los 10 días de haberla conocido. El matrimonio duró casi como una canción de rock and roll y la pareja se separó después de sólo tres meses. Algunos tabloides, principalmente británicos, sugirieron que Nic se divorció porque sentía celos del ex de Lisa Marie, el otro rey, este del pop, Michael Jackson.

En enero de 2016, tras meses de rumores, Nicolas y Alice Kim pusieron fin a su matrimonio de 11 años y un hijo juntos, Kal-El Cage (Supermancito). La pareja se conoció en un restaurante de Los Ángeles, donde ella trabajaba como mesera.

Hubo varios episodios polémicos durante la relación, tanto que Alice demandó a Cage por violencia doméstica en 2011, luego de que la jaloneara. En abril de ese año, cámaras de seguridad captaron al actor, borracho —eso de la borrachera se le da muy bien: recuerden que ya tiene un Oscar por eso—, afuera de un local de tatuajes en Los Ángeles, discutiendo ríspidamente con Kim. La policía tuvo que intervenir.

ESTE NO PUEDE SER EL FINAL, NO

En enero pasado, Nicolas Cage se presentó, de manera sorpresiva, en la cuarta edición del Festival CAGED, que se celebró en Austin, Texas. ¿Qué tiene de especial esto? Pues que el CAGED es un evento exclusivamente dedicado a las películas del actor. Nic no defraudó a sus fans y respondió sus preguntas y les leyó “El corazón delator”, de Edgar Allan Poe.

Alguna vez, el fallecido Roger Ebert —acaso el crítico de cine más famoso de la historia— dijo: "A menudo hay una lista de las grandes estrellas de cine: De Niro, Nicholson y Al Pacino... ¿Con qué frecuencia se ve el nombre de Nicolas Cage? Él siempre debe estar ahí". Esperemos que así sea. Siempre.