Volver al futuro

Hoy sale a la venta ‘Nada vale más que tú’, el nuevo álbum de Kinky.

"El disco le va a volar la cabeza a todo el mundo”, me asegura Gil Cerezo, vocalista. A su lado, Ulises Lozano —tecladista y acordeonista de eternas gafas raras y corbatas— escribe un mensaje en su celular. No lo interrumpo, quizás esté tratando algo importante con su esposa, la cantante Amandititita. Alrededor están también César Pliego —el bajista de sombrero y botas vaqueras—, Omar Góngora y Carlos Chairez, es decir, la formación completa del combo electrónico que se ostenta como el más importante del país.

“Soy muy fan”, me asegura Chairez señalando mi camiseta alusiva a una gira de Echo and the Bunnymen. Me sorprende que al guitarrista de un grupo eminentemente fiestero y electrónico le gusten esos tipos británicos tan, digamos, melancólicos y deprimentes. “Somos muy inclusivos, nuestra actitud es no cerrarle la puerta a nada. Más que cuando estamos de mal humor, pero eso casi nunca pasa”, asegura Gil. Desde el día cero, a Kinky le ha gustado cuestionar en sus letras; tanto, que una de sus canciones del pasado planteaba: “¿De qué color es nuestro presidente?”, y ahora en su nuevo disco hacen preguntas como: “¿Cuánto cuesta un átomo o un segundo de vida?”. Gil lo explica: “Tomamos en cuenta elementos existencialistas, esas dudas que se puede plantear cualquiera. Todo eso se fusiona y da lugar a nuestra música. Un signo de nuestros tiempos es que el mundo se está resquebrajando, y va a lugares que no sospechábamos, hacia la ultraderecha o el racismo, y de eso hablamos en el disco”.

El grupo se ha presentado como invitado especial de Flaming Lips, Beck e incluso Shakira. También en los programas de David Letterman, Craig Ferguson y Jimmy Kimmel. “¿Cómo los han tratado en esos famosos late night shows?”, pregunto. Gil Cerezo toma la palabra nuevamente: “Unos bien, otros mal. Letterman ni nos saludó. ¿Será porque somos mexicanos? No sé, no creo. Kimmel sí fue muy amable, tiene hasta un patiño mexicano en su programa”. Nada vale más que tú cuenta con colaboraciones, como la de Pepe Aguilar. “Teníamos en la mente el concepto de un ‘charro negro’, que es ese ser fiestero mexicano que vive dentro de cada uno y que se activa con un tequila”, comenta Ulises.

En el video del sencillo Te vas, Ana Claudia Talancón fue la invitada especial. Adrián Dárgelos, de Babasónicos, fue otro de los convidados al festín sónico, aportando su voz en Pastillas, mientras que la chilena Mariel Mariel le pone su sabor a Acento en la U, tema que acerca a Kinky a los terrenos de la música urbana. “Cuando fusionamos algo, no es de manera forzada. Es con base en un gusto, pero luego le damos nuestro toque bizarro”, asegura Ulises.

En los premios MTV LA de 2002, Kinky cantó al lado de Paulina Rubio una versión de I Was Made for Loving You, de KISS. “Se oía bien futurista, aunque en su momento fue arriesgado”, comenta el baterista sobre la combinación. “Ahora otros lo hacen, ya ves a Metallica haciendo lo mismo con Lady Gaga. La verdad a nosotros nos salió mejor”, asegura César. Gil toma la palabra para finalizar: “Hacíamos música del futuro en su momento y hasta ahora estamos llegando al tiempo en que la gente por fin nos entiende. No es que estemos regresando a nuestras raíces, como muchos medios dicen, es que en su momento estábamos adelantados y con este disco nos estamos poniendo a mano”.  
 

*Este artículo ha sido publicado en la revista impresa de julio 2017.