Las canciones en películas de Tarantino, ordenadas de peor a mejor

Una lista de esos temas inmortalizados por uno de los directores de cine con mejor gusto musical.

Además de esos diálogos infinitos, de esas tomas largas y sangrientas, de las referencias al cine western o japonés, las películas de Quentin Tarantino (27 de marzo de 1963) se han distinguido por la música que aparece en ellas. Y aunque las canciones que utiliza son buenas por sí solas, el haberse conjugado con su cine las hizo aún más exitosas.

Junto con Sofia Coppola, Danny Boyle o Wes Anderson, Tarantino es considerado de los directores de cine con mejor gusto musical. Tan importantes son los soundtrack para sus películas que en 2011 le reconocieron con el premio Music and Film en los Critics' Choice Awards.

Además de los temas maravillosos que ha escrito Ennio Morricone para películas de Tarantino, hay canciones que se han vuelto muy populares por lograr una conjunción perfecta con ciertos momentos de sus filmes.

Y como es difícil e injusto decir que hay algunas peores o mejores que otras, enlistamos solamente las 10 canciones que consideramos más icónicas dentro de sus películas.

10. ‘Chick habit’, de April March, en ‘Death proof’
Una fiesta que está muriendo bien puede revivir si algún listo pone a sonar fuerte esta canción. El grupo tal vez no figuraría en el mapa de la música mundial si este cover a ‘Laisse tomber les filles’, original de la francesa France Gall, no hubiera aparecido en la banda sonora de esta película de 2007 (sin embargo, ‘Chick habit’ también estuvo en la comedia adolescente de 1999, ‘But I'm a cheerleader’).

 

9. ‘Cat people (Putting out fire)’, de David Bowie, en ‘Inglourious basterds’
Este tema marca el momento cumbre de la película, cuando Shosanna (Mélanie Laurent) se está arreglando para una gran actuación donde… mejor no decimos, por si no la has visto. Basta decir que esa voz de David Bowie acompaña a la perfección un momento de transición dramática. Si bien esta canción ya había aparecido en la película homónima de Paul Schrader, en el filme de Tarantino es retomada con más fuerza.

 

8. ‘Misirlou’, de Dick Dale & The Del Tones, en ‘Pulp fiction’
Otra canción vieja que Tarantino rescata para una de sus máximas obras en el cine. ‘Misirlou’ fue escrita en los años 20, pero Dick Dale decidió lanzar un cover en 1962 y luego otras bandas como los Beach Boys y The Ventures hicieron su versión. Después de esos remakes, esta canción quedó un tanto en el olvido hasta que Quentin la usó para musicalizar los créditos de inicio ‘Pulp fiction’. Tan famosa se volvió que hasta los Black Eyed Peas hicieron una nueva interpretación (de esta no es justo culpar al director).

 

7. ‘Twisted nerve’, de Bernard Herrmann, en ‘Kill Bill vol. 1’
El famoso compositor de ‘Psicosis’ creó este tema basado en una melodía silbada para la película de terror ‘Twisted nerve’ (1968). Con dicho background, Tarantino la retomó para ese momento en que la villana Elle Driver (Daryl Hannah), disfrazada de enfermera sexy, llega al hospital donde se recupera Beatrix Kido (Uma Thurman). Tal fama tuvo en su momento, que la convirtieron en ringtone y fue innumerablemente sampleada en canciones de música electrónica (lo sentimos canción, es el precio de la fama).

 

6. ‘Girl you'll be a woman soon’, de Urge Overkill, ‘Pulp fiction’
La canción fue obra de Neil Diamond en 1967, pero se volvió un hit en 1994 gracias a esta banda que hizo la versión que aparece en ‘Pulp fiction’. La música acompaña una escena súper fuerte donde Mia Wallace (Uma Thurman) la pone en un reproductor y comienza a cantarla extasiada en la sala de su casa; mientras tanto, en el baño, Vincent Vega (John Travolta) debate si acostarse o no con Mia, quien está a punto de hacer algo que la puede matar.

 

5. ‘Woohoo-oo-oo-oo’, de The 5.6.7.8's, en ‘Kill Bill vol.1’
La banda japonesa de 1968 revivió gracias a esta canción rockabilly de los 50 que fue empleada para restar un poco de tensión —o poner más, depende como se vea— en esta película. Ellas mismas aparecen tocándola en la escena donde Mamba Negra (Uma Thurman), ataviada con ese traje amarillo, pretende enfrentar a “Los 88 locos” que protegen a O-Ren Ishii (Lucy Liu).

 

4. ‘Django’ (Main Theme), de Luis Bacalov, en ‘Django Unchained’
Aunque toda la música de esta película es genial, destaca el tema principal que compuso el pianista y director de orquesta argentino. La canción apareció en el spaghetti western italiano, ‘Django’, de 1966 y, como es costumbre de Tarantino, la retomó para hacerla un emblema musical de esta cinta. Como curiosidad, dos de las canciones de Bacalov, ‘The grand duel’ y ‘Summertime killer’, aparecen en Kill Bill.

 

3. ‘Down in Mexico’, de The Coasters, en ‘Death proof’
Un lap dance es el encargado de dar vida a esta canción que resurgió de los años 60. En la escena donde suenan sus notas y esos coros pegajosos, Stuntman Mike (Kurt Russell) recibe un baile sensual por parte de Arlene (Vanessa Ferlito) en un viejo bar. Seguro esta canción la conocieron nuestros padres y abuelos, pero a nosotros llegó por Tarantino.

 

2. ‘You never can tell’, de Chuck Berry, en ‘Pulp fiction’
Tan famosa es esta escena musical que ha quedado inmortalizada hasta en figuras de cera en un museo de Los Ángeles, California. La melodía de los años 60 nos lleva a ese baile inesperadamente grato donde Mia Wallace (Uma Thurman) y Vincent Vega (John Travolta) deciden subirse al escenario de un restaurante para participar en un concurso de baile. Sin zapatos y con pasos un tanto ridículos, esta pareja hizo aún más popular este tema también conocido como ‘C'est La Vie’ o ‘Teenage Wedding’.
 


 

1. ‘Stuck in the middle with you’, de Stealers Wheel, en ‘Reservoir dogs’
Difícil decisión, pero le damos el número uno a esta por conjugar esa violencia extrema muy a la Tarantino con un gran tema musical. ¿Alguien diría que se podría reír al ser testigo de cómo le cortan parte del rostro a un hombre? Pues al ver esta escena es posible que suceda. En ‘Reservoir dogs (Perros de reserva)’, el sádico Mr. Blonde (Michael Madsen) inicia una tortura a Nash (Kirk Baltz), pero pone una canción para ambientar su crimen; la baila y canta al tiempo que corta la oreja de su victima. Las notas y la voz de Stealers Wheel nunca sonaron tan tragicómicas como en esta escena.