Suri Cruise es más cool que tú y no dudará en demostrarlo

Reunimos 8 motivos por los que la hija de Tom Cruise y Katie Holmes ha logrado brillar en sociedad.

1. Tiene el rostro de Tom Cruise, pero jamás la veremos perder la cabeza en el show de Oprah. Al igual que Katie, asumimos que Suri tiene la capacidad zen de mirar las cosas en perspectiva y pensar antes de actuar, o hablar, o subirse a brincar sobre un sofá en televisión en vivo.

2. Es inmune a los paparazis. Ha estado frente a ellos desde que tiene uso de razón, por lo que ver una estampida de fotógrafos con cámara en mano corriendo desenfrenada hacia ella le da totalmente igual. Es más, quizá hasta les regale un bostezo.

3. ¿Tienes problemas para terminar tu rutina de pesas en el gimnasio? A Suri Cruise eso no le sucede. A juzgar por la fotografía en la parte superior de esta nota, la niña es capaz de cargar el doble de su peso, siempre y cuando sea en una bolsa de colores brillantes. ¿Qué llevará ahí dentro? ¿Un kit de maquillaje, otro cambio de ropa, un hámster bebé, su futuro? Quizá nunca lo sabremos.
 

4. Es la única persona en el mundo que se llama Suri, o al menos no hemos conocido a nadie más con ese nombre. Lo cual representa una gran ventaja si algún día quiere seguir la carrera de sus padres en el showbusiness. Basta con preguntarle a Shakira, Madonna o Cara: no hay nada más increíble que ser reconocida sólo por tu nombre de pila.

5. Es dueña de un estilo increíble. Si repasas cualquier lista de los hijos de las celebridades mejor vestidos, inevitablemente, hallarás el nombre de Suri Cruise. La hija de Tom y Katie comenzó a elegir su ropa desde que tenía año y medio de edad y lo ha hecho fenomenal. No es nada extraño verla enfundada en abrigos de piel, botas con tacón y sombreros, siempre con un toque súper femenino.

6. A Caitlyn Jenner le tomó 65 años y una cirugía de reasignación de sexo salir en el cover de Vanity Fair, pero antes de ella, en 2006, Suri ya había protagonizado la portada de la versión estadounidense de nuestra revista. ¿Sus méritos? Ser la bebé de Tom Cruise y Katie Holmes, lo cual nos parece más que suficiente.

7. Se libró de la Cienciología. No que tengamos algo en contra de la religión, pero después de ver el documental Going Clear: Scientology and the Prison of Belief dirigido por el ganador del Oscar, Alex Gibney, parece ser que Katie le hizo un gran favor a su hija al dejar de criarla bajo los estatutos de dicha iglesia.

8. Tiene un futuro brillante asegurado, pues, aunque apenas tiene nueve años de edad, tiene los apellidos, la belleza, la inteligencia y la riqueza para lograr lo que sea que se proponga. O para no hacer nada y que aún así sigamos fascinados con ella, algo que conocemos como el efecto celebrity o el mal de las Kardashian.