Todo lo que sabemos sobre el Super Bowl LI... y que no tiene que ver con deporte

El partido es el plato fuerte pero la tradición de la publicidad es la más irresistible, deliciosa y esperada botana. ¿Qué tan apetecible se ve en 2017?

En cada Super Bowl no solo se enfrentan los dos equipos que lograron dominar la temporada regular del futbol americano profesional, también las marcas lo hacen —de manera extraoficial— en una disputa brutal por conseguir el mejor anuncio del evento. Por supuesto que no participan con uno regular; para esta ocasión especial es mandatorio ser sobresaliente e impactante. Si no cuentan con un gran ingenio, humor o una buena historia, pueden siempre recurrir a una celebridad triple A, o por qué no, a ambos para obtener un combo infalible aunque eso sí, nada barato.

Si de por sí la producción de cada una de las ideas resulta costosa (según Fortune se necesita alrededor de un millón de dólares o más para realizarla), el pago por el espacio para exhibir con orgullo a ese bebé tampoco es tan accesible.

En diciembre del año pasado, Variety publicó que un comercial de 30 segundos oscila en 5 millones de dólares. Así que no importa de qué se trate; automóviles, comida rápida, joyería, ropa interior, bebidas o dulces, todos ellos cubren la misma cuota en promedio, aunque no forzosamente la expectativa. Para este Super Bowl de 2017, esperan recaudar 500 millones de pesos en 50 minutos que se repartirán entre los dueños de la NFL y Fox Sports, cadena que posee los derechos de transmisión, explica el diario El Universal.

¿Cuál es el buzz hasta ahora?

Será la primera vez de Nintendo. Y no queremos adelantarnos, pero tal vez no pueda ser considerada como el debut esperado. A pesar de contar con un portafolio de reconocidos y divertidos comerciales, este, por desgracia, se queda corto y no ofrece algo nuevo (solo el producto, el Nintendo Switch). ¿Distintas personas en varios escenarios divirtiéndose en solitario, vía remota o con algún compañero? Muy bonito, pero ya lo hemos visto antes.

La fruta prohibida por Donald Trump tendrá una digna y muy merecida aparición. La táctica de ‘Avocados from Mexico’ es sencilla pero astuta y hasta ‘chistosa’. Sin necesidad de contar qué sucede durante un minuto y 39 segundos, este clip pasará a la historia como uno controversial por la situación actual y porque no le caerá en gracia al actual presidente de los Estados Unidos. La grandeza del aguacate se une a otros secretos mundiales: no solo es rico, también es bueno para la salud. Eso sí, como bien dicen, que alguien le diga al magnate que cuando haga un coraje, lo evite… o mejor sí se coma uno.

Una doble jugada divertida es la que veremos con Buick. Tener a una estrella es una clara anotación, contar con dos es sinónimo de poderío. Si además se incluye un poco de sarcasmo infantil muy del estilo “Ay, sí, y mi papá es Superman” en una estrategia de cambio de identidad e imagen, cualquier coach de la publicidad podría sentirse satisfecho con los resultados. El quarterback Cam Newton y la supermodelo Miranda Kerr ‘protagonizan’ esta joya que, literal, al no alejarse del campo, mantiene el interés y el mood del momento.

El clásico sigue dando de qué hablar y lo hace ahora con un discurso con tinte político. Este año, Budweiser presenta la lucha por cumplir un sueño; el de su creador. No importa qué tan difícil sea, cuántos obstáculos se tengan que librar, el número de personas que digan “no es posible” o los nacionales que expresen “no eres bienvenido”. La determinación de un individuo puede llevar al triunfo y con él a que generaciones gocen de una gran cerveza… o comerciales. A pesar de que Anheuser Busch haya sido un inmigrante alemán, la identificación con el sueño americano y el ‘you can do it’ son la clave de su éxito.

A diferencia de Telcel, T-Mobile sabe cómo entretener a la gente. Hace dos años, Kim Kardashian se burló de ella misma (¡aplausos!), en 2016 Drake y su ‘Hotline bling’ fueron utilizados por la compañía para echarle tierra a sus crueles competidores, y ahora le tocó el turno a Justin Bieber. Sin embargo, el intérprete de ‘Purpose’ tiene la difícil tarea de superar a sus antecesores, por más que siga una fórmula ya probada por la esposa de Kanye West. Entre lo que causa confusión: ¿a quién se le ocurrió vestirlo como Justin… Timberlake? No es que se vea mal, solo luce demasiado elegante. Otra duda, ¿es de verdad ‘el’ bailarín… como Timberlake?

En esta ocasión, la firma Tiffany fichó a —nada tontos— la estrella del Super Bowl, bueno, si hablamos del espectáculo. Lady Gaga no solo se llevará el momento estelar de la noche con el show de medio tiempo, sino que también es la imagen de esta casa joyera, quien ha comprado el nada despreciable espacio de un minuto de comercial. En el hablará de su pasión por la firma así como también de su proceso creativo. Aunque no se ve que vaya a ser el anuncio más creativo o divertido, sí será de los más costosos de este evento.

Hagan sus apuestas, ¿qué marca será la que se lleve la ovación del público este año?