Conoce al hombre más odiado por las mujeres de Hollywood

…Y tal vez el favorito de los curiosos que disfrutaron ver las fotos íntimas robadas de los celulares de las famosas.

Se llama Ryan Collins, tiene 36 años, vive en Lancaster, Pensilvania, Estados Unidos, y ya podría pertenecer a elencos como el de ‘The hateful eight’ y bien ser “el noveno más odiado”, por que fue él quien reveló las fotos más íntimas de las famosas como Jennifer Lawrence, Kate Upton, Kirsten Dunst, Kaley Cuoco, Avril Lavigne o McKayla Maroney.

Collins, un ideático y perverso hacker, desató uno de los escándalos más bochornosos de Hollywood, el conocido Celebgate, en el que se puso en la mesa el tema tanto de la seguridad de las cuentas de iCloud y Gmail como de los valores éticos y la sexualización de las mujeres.

Pero, ¿cómo logró esta hazaña? Sencillo —para él, claro—, simplemente envió mensajes por correo electrónico a sus víctimas y se hizo pasar por Google o Apple y desde ahí pidió sus datos para entrar a las cuentas. Ryan Collins creó direcciones electrónicas como email.protection318@icloud.com, noreply_helpdesk0118@outlook.com ysecure.helpdesk0119@gmail.com, que diseñó para parecer seguras en los diferentes medios, esto se explicó en los archivos dados por el tribunal que lo enjuició.

¿Qué hace en su vida Ryan Collins?
Pues además de hackear cuentas de actrices famosísimas, este hombre está casado, tiene dos hijos y le ha hecho de chef privado. Según información de su cuenta de Facebook y LinkedIn, estudió en la Universidad James Madison en 2003 y tiene un posgrado en Tecnología Integrada.

Actualmente trabaja como project manager creativo en Listrak, una empresa de comercio en línea en Lancaster, y antes de eso fue director de arte y webmaster.

Su condena aún está por definirse, pero Collins enfrentará una multa de hasta 250 mil dólares, aunque según el informe presentado, el costo del material robado podría ser de 5 mil dólares y podrían obligarlo a pagar por los daños. No obstante, él no ha sido acusado por difundir o hacer públicas las fotos y videos, solo de bajarlas de las cuentas privadas.

¿Podrán estar contentas las víctimas?
“Al entrar de forma ilegal a detalles íntimos de la vida personal de sus víctimas, Collins violó su privacidad e hizo que muchos sufrieran angustia emocional, vergüenza y sensación de inseguridad”, declaró en un comunicado David Bowdich, director adjunto del FBI en Los Ángeles.

Lo hecho por Collins es un delito que las actrices, modelos o cantantes no podrán ver recompensado ni con una cadena perpetua. El hacker descubrió las fotos más íntimas de ellas y de ahí que se exhibieran ante todo el mundo, incluidas sus parejas actuales, las que recibieron esas imágenes, sus familiares y más.

Sin embargo, la justicia humana sí establece condenas, y la del autor del Cebegate llegó a un acuerdo con las autoridades y el martes por la tarde se declaró culpable en un tribunal de Los Ángeles. Violó la ley de fraude y abuso informático y fue acusado por dos cargos, uno por hackeo cibernético y otro por entrar sin autorización a cuentas protegidas para obtener información personal.

Collins confesó que tuvo acceso a más de 100 cuentas (18 de ellas de celebridades) entre noviembre de 2012 y septiembre de 2014. Mediante sus métodos logró robar las claves de usuario y contraseña de las famosas. Y aunque los cargos pueden llevarle a una condena de hasta cinco años de cárcel, los fiscales recomendaron que cumpla una sentencia de 18 meses tras el acuerdo legal que alcanzado.