El 'resbaladizo' Diego Luna revela por fin detalles de Star Wars

En entrevista, el actor nos habló de la secrecía con la que se llevaron los detalles de la película. Nos confesó lo que menos le gusta de la fama, su divorcio y su vida sin una figura materna.

Etiquetas:

Fotos: Yu Tsai

Texto: Vanity Fair

Muchos de los admiradores mexicanos de la saga Star Wars estarán felices de que el primer mexicano en formar parte de ella por fin da cuenta de los detalles que rodearon esta producción.

Desde cómo fue el acercamiento con el director Garreth Edwards el día que le enseñó algunos parte del arte del filme y los escenarios, hasta la reacción de sus hijos cuando pudo compartir con ellos la noticia.

En una íntima entrevista, un Diego Luna que nunca ha sido fan de hablar sobre su vida privada, nos contó sobre el crecer con la ausencia de su madre, el haber conseguido ganar mucho dinero en su etapa adolescente y confiesa por qué no le guste hablar de su ex, Camila Sodi.

El encuentro se dio en Los Ángeles, las fotos las tomó el gran Yu Tsai, te dejamos ver a un Diego Luna como nunca.

Además en este número te presentamos una galería de con las fotografías más irreverentes del candidato republicano Donald Trump y una historia testimonio de Angelina Jolie, una diva al desnudo.

Mientras llega a tus manos esta edición impresa, te dejamos un extracto de esta entrevista exclusiva.

“Ni la vi venir. Me tomó tiempo relajarme, llegaba al set y me quería tomar foto con todo. El rodaje fue una putiza”, confiesa Diego Luna en cuanto hablamos de su participación en Rogue One: A Star Wars Story.

Es un miércoles de otoño en Los Ángeles y una ola de calor ha elevado los termómetros de Hollywood. Charlamos luego de más de cinco horas en las que Diego ha posado para la lente de Yu Tsai. Se ha desprendido de los trajes y aparece desenfadado, con jeans y una camisa a cuadros sobre una playera.

A inicios de año me reuní con él para hablar de Mr. Pig, su última cinta como director. En ese entonces, Luna aún tenía que “fingir demencia” para no revelar detalles de su papel en esta nueva entrega de La Guerra de las Galaxias. El resguardo ha representado una agonía para los fieles seguidores de la mitología detonada por George Lucas. ¿Habrá héroes de otras cintas? ¿Darth Vader tendrá un papel primordial? ¿El Halcón Milenario volará nuevamente? Diego rompe los blindajes para Vanity Fair. “Está llena de referencias, pequeños homenajes y personajes que por la cronología aquí sí pueden estar”, adelanta para calma de los fans de la fuerza.

Hasta ahora solo se sabe que en esta nueva historia su protagonista es Jyn Erso (Felicity Jones) y que la trama se desarrolla entre el Episodio III y el Episodio IV. “La historia se ve a através de ella”, adelanta. Diego da vida al capitán Cassian Andor, integrante de un grupo rebelde que intenta robar los planos de la Estrella de la Muerte.

Fue hace dos años cuando el director Gareth Edwards tuvo un primer acercamiento. Le citó en un restaurante un domingo a las seis de la tarde y ni la agente del actor tenía claro el motivo; pensaban que se trataba de una de esas breves citas que ocurren cuando una producción está gestándose. “Salí a las 10:30 de la noche. El estacionamiento estaba cerrado y tuve que dejar mi coche ahí... Era claro que no era algo de paso”. Las condiciones eran extremas: Diego no podía hablar del encuentro con nadie y se restringía el uso de celulares a pesar de estar en el área privada del local. “Cada que venía alguien, (Gareth) cerraba la computadora para que nadie viera. Me estaba enseñando el arte, lo que había diseñado, los escenarios. Me empezó a contar la historia como si yo fuera parte de ella. Y dije: ‘¡Ay, cabrón esto va en serio!’”.

Diego ordena un platillo de vegetales y lo acompaña con un vodka que apenas sorberá mientras describe su papel como el de “un capitán de inteligencia acostumbrado a estar siempre en la lucha”. Hay una afinidad inmediata entre él y Cassian Andor, pues no recuerdo alguna rueda de prensa en las que el actor no exprese su opinión sobre algún tema social.

—¿Gareth te dijo por qué pensó en ti?

— Me echó unas flores, me dijo: “Quiero traerle a esta película una naturalidad, un realismo que sea palpable, que los personajes sean de verdad y que no haya un tono de cine fantástico, sino al revés, un cine intimista y real, muy próximo”. Es un tipo que ve el cine como yo lo veo, que viene de un mundo independiente. Era padrísima la idea de que un director así iba a hacer Star Wars.

— ¿Cómo reaccionaste?

— Cuando me echó ese rollo estaba feliz. Dije: ‘A huevo, de aquí soy’. Creo que de todas las películas que se han hecho de Star Wars hasta ahora la nuestra es la más real, la que trata de la gente, sobre el pueblo. Los personajes son muy parecidos a nosotros y los héroes no tienen poderes, lo que tienen es una convicción y ganas de cambiar su realidad, es un movimiento social en este sentido.

—¿Tienes alguna línea en español?

—Solo puedo decirte que el proceso fue muy abierto, nos dejaban improvisar.
Medita cada respuesta asegurándose de no transgredir confidencialidades. Me cuenta que su amigo, el productor Luis Felipe Ybarra fue el primero en enterarse que obtuvo el papel y después sus hijos Jerónimo y Fiona. “A ellos se los dije cuando se hizo público. Mi hijo estaba vuelto loco”.

El rodaje le llevó a Londres por siete meses, donde atestiguó la efervescencia del Brexit y sus pequeños le acompañaron el verano entero. Aunque aclara que no todo fue en la comodidad de un set. “Viajamos por varios lugares: islas, hay mucha agua, desierto. Un poco de todo”. Describe también el reparto multirracial. “Parece uno de esos chistes en los que estaba un alemán, un chino, un japonés y un mexicano... casi así suena”.

En el viaje intergaláctico fueron cómplices la británica nominada al Oscar, Felicity Jones, y el comediante Alan Tudyk, quien encarna a K-2SO, un “droide” que los rebeldes reprograman. “Estaba subido en unos zancos y vestido con una pijama rara con puntitos por todos lados, bastante ridículo y con una extensión de brazos y manos mecánicas”. Jones les sirvió como una especie de guía. “Fue muy importante para encontrarme en esa realidad: Alan y yo éramos los que veníamos de afuera, Felicity era como nuestra guía de turistas”.