Las buenas acciones de Rebecca de Alba

Una cena con los mejores chefs y sommeliers de México, en pro de los enfermos con cáncer, es su próximo proyecto altruista.

Etiquetas:

El evento será este 12 de mayo, en el restaurante Astrid&Gastón de Polanco, donde la guapa conductora se unirá a expertos de la cocina como Eduardo Palazuelos, Martha Ortiz, Yerika Muñoz y Lula Martín del campo, entre otros.

A menos de dos semanas de la cena "Chefs y Sommeliers uniendo sabores, cocinando esperanzas", conversamos con Rebecca, quien nos dio algunos detalles del evento, cuyos fondos recabados serán destinados a personas de escasos recursos que padecen cáncer.

¿Cómo han sido todos estos años de ayuda?

Fundación Rebecca de Alba está por cumplir ocho años de ayudar a niños con cáncer, pero como este sector está prácticamente cubierto en el país, decidimos extenderlo también a los adultos o jóvenes mexicanos. Hacemos campañas de prevención, damos pláticas y demás, con la idea de evitarlo al máximo. A los ya enfermos se les apoya con medicamentos y terapias en hospitales de la Ciudad de México y el interior de la república.

Esta es la tercera edición del evento, pero la primera a favor de tu fundación ¿cómo ha sido esta experiencia?

No sabía que estaban buscando a una organización que estuviera dirigida por una mujer, pero que además fuera humilde, y eso me halagó muchísimo. No doy nada por hecho, pero soy una persona muy agradecida por todo y con todo. Soy una mujer de mujeres, porque mi abuela, mi madre y mis hermanas son muy luchonas y fuertes, así que cuando alguien habla de perder el piso y esas cosas, lo que puedo decir es que empecé a los 21 años y me parece que el éxito nunca es una razón para ser especial o dejarle de hablar a alguien.

¿De qué manera se puede ayudar en un evento como este?

Estamos a muy poco de agotar los lugares, porque se trata de una cena en la que nuestros invitados son amigos y desconocidos, te digo esto porque hace unos días me acerqué a tres abogados que me encontré en la calle, y les vendí seis entradas (risas). Son ochenta lugares en total.

¿Quiénes cocinan esa noche?

12 chefs y cinco sommeliers, quienes prepararán cinco platillos con igual número de vinos para el maridaje. Tendremos a los chefs de lugares como Dulce patria, Nico´s, NickSan, Guadiana y Astrid&Gastón, entre otros. El común denominador de los platillos es el chile seco, que tiene que estar en todo lo que se cocine.

¿Entrarás también a la cocina?

Me gusta cocinar, pero sería un sacrilegio modificar algunos de sus platillos (risas). Si me piden que les asista a la hora de prepararlos, lo haré feliz. Hace como 20 años quise abrir un restaurante con Patricia Quintana, quien es mi amiga, así que empezamos a planearlo, pero finalmente no se concretó. En ese entonces me di cuenta de todo lo que requiere cocinar para los demás a gran escala.

¿Qué te gusta cocinar?

Mínimo cinco días a la semana, o cuatro, yo misma me hago de comer, cenar o desayunar en mi casa. Hago un pollo al horno que me queda muy rico. Le pongo un poco de naranja y papas cambray. Mi sopa de fideos es otro de mis platillos favoritos a la hora de meterme a la cocina, porque realmente lo que hago es muy casero.

Cuéntanos alguna anécdota que tenga que ver con la cocina...

Lo primero que aprendí a hacer eran los postres, porque empecé a ayudar a los 14 años, y fue cocinando con el famoso recetario Nestlé (risas). La idea era ayudar a unos niños que jugaban futbol, pero que no tenían tenis. Vivían en lo que ahora es un hotel cinco estrellas en la zona centro de Zacatecas, pero que antes era una vecindad, y por la que yo pasaba todos los días para cortar camino a mi casa. Ahí conocí un mundo que era muy distinto al mío, porque aunque yo crecí en una clase media en la que no me faltaba nada, también tuve prestado.