¿Por qué todo el mundo ama a Cate Blanchett?

La actriz casi llegó al medio siglo de existencia este 14 de mayo. ¿A sus 48 años está en su mejor momento? Quizás sí, y para celebrarlo recordemos juntos algunos momentos en que nos deslumbró.

Etiquetas:

Porque no disimula su edad.

Y algo debería aprenderle Madonna, quien parece estar obsesionada con no envejecer. Blanchett —a quien algunos medios que seguramente extrañan el glamour del Hollywood de antaño han tachado de anti-diva—, ha renegado en múltiples ocasiones del botox, ha exigido que sus fotos no lleven retoques en photoshop y además ostenta sus (escasas) arrugas con orgullo, afirmando que son “surcos de su experiencia y de su paso por el mundo”. Y de esta última lección, quizás Meg Ryan debió haber tomado nota hace mucho tiempo.

Porque además de buena actriz, es activista.

Esa agua que te estás tomando, quizás sea indirectamente, cortesía de Cate. La actriz se toma muy en serio su papel de activista por un mundo donde el agua potable sea un derecho de todos. Blanchett además apoya causas que pugnan por reducir las emisiones de CO2 y es embajadora de la Fundación Australiana para la Conservación y SolarAid.

Porque hace papeles riesgosos.

“I´m Not There”, la biopic en la que varios actores interpretan a Bob Dylan no hubiera sido lo que fue, sin la espigada presencia de la australiana. Pocas son las actrices capaces de tomar el riesgo y ella lo hizo más que solventemente en esta película de 2007. Esto le valió el Globo de Oro a mejor actriz de reparto por su caracterización del músico ganador del Nobel de Literatura.

Porque tiene sus ideales bien puestos.

Y lo demostró al encarar públicamente a Donald Trump (está bien que eso ya es deporte nacional en Estados Unidos, pero aún así es loable). En enero pasado, Cate Blanchett asistió al programa de Jimmy Fallon a promover la obra “The Present” y aprovechó para decir que era “absurdo y ridículo” que un tipo como Donald Trump, que ha llevado al quiebre a cuatro corporaciones, sea quien esté a cargo de la economía más poderosa del mundo. A nosotros lo que nos preocupa es que también le dejaron los misiles nucleares, Cate.

Porque sabe volver locos a los hombres, pero se da su lugar.

Como al actor Val Kilmer, quien recientemente ha declarado estar obsesionado con ella, tanto así que más de una vez ha tuiteado cosas bastante atrevidas sobre su devoción por Blanchett. Como por ejemplo, que ha tenido sueños sexuales con ella o que le gustaría quedar en una cita con la actriz sin que su esposo esté presente. Ella no ha comentado al respecto (que muchas voces dicen que es acoso), porque seguramente está acostumbrada a que se enamoren de ella sin que esto afecte su matrimonio de casi 20 años con el dramaturgo Andrew Upton.

Porque mantiene los pies sobre la tierra (y hace teatro)

La actriz quien confesó que en su casa no hay espejos más que en la ducha, es una de las pocas afortunadas que ha sido premiada con todos los galardones soñados: Un BAFTA, un Globo de Oro y dos Oscar. A pesar de su estatus de sucesora de Meryl Streep, Cate Blanchett no duda en trabajar lo mismo en una gran producción como Lord of the Rings o en una película de Martin Scorcese o Woody Allen, así como en una pequeña película independiente como Coffee and Cigarettes y de paso, hacer teatro. Pronto la veremos en la nueva versión de Thor donde hará el papel de una villana que en las fotos luce tan guapa, que no dudamos que Val Kilmer ya las tenga de fondo de pantalla en su celular.

Porque no le teme a la polémica.

Mientras que otras actrices viven en una burbuja de cristal, sobreprotegidas por sus agentes de relaciones públicas, Cate afronta la vida sin miedo. Ha aceptado papeles fuertes con los que comulga, como el de la periodista que destapa una red de pederastia eclesiástica en la película “Truth”, o el de la señora enamorada de una hermosa joven en “Carol”, aceptando las criticas negativas (de las pocas que se han dado…porque todo mundo ama a Cate Blanchett, no lo olviden), con buen humor. Además, ha realizado algunos proyectos interesantes como directora y ha hablado sin prejuicios (aunque luego aclare que fue malinterpretada) sobre su sexualidad y experiencias amorosas del pasado.