North West Kardashian, dos años siendo mejor que tú en todo

La pequeña cumple dos años, y te damos las razones por las que su corta vida es más interesante que la nuestra.

A North West Kardashian se le ha acabado el chistecito y la pobre no lo sabe. La niña mimada de Kim y Kanye celebra hoy su segundo cumpleaños, el último como hija única. Y aunque sus padres volverán a tirar la casa por la ventana organizando una fiesta desproporcionadamente cara para que todos tengamos algo de que hablar durante los próximos días; lo cierto es que la próxima vez que la pequeña Nori sople las velas lo hará sabiendo que el universo no gira en torno a ella.

Anticipándose a la que se puede montar cuando se entere de tan cruel realidad, los Kanye van a mandar a la niña a unas clases especiales de transición para que aprenda a ser una hermana mayor sin sentirse desplazada. Unas clases que, según se ha publicado, cuestan cerca de 300 euros la hora. Calderilla en los mundos de Kanye.

‏En cualquier caso, el matrimonio podría ahorrárselo simplemente enseñándole a la pequeña North un álbum con fotos de sus primeros dos años de existencia. ¿De qué se podría quejar alguien que en 24 meses ha vivido mucho más de lo que gente como tú y como yo no podremos experimentar jamás en la vida? Lo de abajo son solo algunos pequeños ejemplos para que tú también lo compruebes con ella. Ejemplos de sus logros que nos obligan a plantearnos una pregunta: si dicen que un año en la vida de un perro equivalen a siete años humanos… ¿A cuantos equivaldría un año de North West Kardashian?

Guía: el clan de los Kardashian explicado para principiantes

Cerrar Disneylandia para ella (o al menos hacérnoslo creer)
Si tenías pensado ir hoy a pasar el día a Disneylandia en Los Ángeles, ve tranquilo: el parque no ha cerrado para que North celebre su cumpleaños. Después de que el año pasado Kim y Kanye organizaran en el jardín de su casa una fiesta inspirada en el festival de Coachella para que su hija soplara su primera vela; los rumores afirmaban que el matrimonio podría superarse pidiendo que cerraran el parque temático para disfrutarlo sin tener que aguantar las dos cosas que más odian en este mundo: los paparazzis y esperar una cola. Sobre todo lo último.

‏Para no perder clientes, la compañía ha tenido que emitir este fin de semana un comunicado anunciando que el parque estaría abierto en horario normal y que, en caso de celebrarse una fiesta privada, no afectaría al resto de visitantes. Para futuros interesados, el parque si puede alquilarse una vez que cierra sus puertas, como ya hicieron Miley Cyrus para celebrar su 16 cumpleaños o Mariah Carey para renovar sus votos matrimoniales con Nick Cannon. Pero montar un after para celebrar el cumpleaños de una niña de dos años es algo que no le parecería buena idea ni a Kanye. O eso queremos creer… ‏

Ser bautizada en Jerusalén
Si practicas la fe cristiana, que te bauticen en Jerusalén debe ser algo así como que te gusten los casinos y pasar un día en Las Vegas: una máquina tragamonedas es igual allí que en el bar de la esquina, pero el contexto cambia por completo la experiencia. Por eso el día de mañana North podrá presumir en el colegio que sus padres no la bautizaron en una parroquia cualquiera levantada en Los Ángeles, sino que ya que estaban de vacaciones por Armenia decidieron escaparse un par de semanas a Israel para que la bautizaran muy cerca de donde nació Jesucristo, el hijo del único Dios hasta que Kanye llegó a este mundo.

Y el segundo hijo de Kim y Kanye se llamará...

Salir en un videoclip de Kanye West
Claro que si tu padre es Kanye West lo tienes mucho más fácil. Pero lo importante es que ella ya lo ha conseguido y tú no.

Viajar por el mundo
Pases donde pases las vacaciones este verano, tenlo en cuenta: es posible que North ya haya estado allí antes que tú. La pequeña ha acompañado a sus padres en viajes internacionales a los rincones más insospechados para alegría de Kim, quien poco antes de que naciera su hija aseguró que “estaba deseando enseñarle el mundo”. “Quiero que viaje mucho. Es importante que vea que existen diferentes culturas y estilos de vida. Se aprende mucho. Yo no empecé a viajar al extranjero hasta que fui bastante mayor y ahora me arrepiento bastante de no haberlo hecho”. Desde luego, nada como tener un avión privado para cumplir algunos sueños. ‏

Acudir a desfiles de alta costura
North es la envidia de cualquier bloguera de moda. Ellas matarían por tener la oportunidad no ya solo de sentarse en el front row de los desfiles de las semanas de la moda de París o Nueva York; sino simplemente de poder acudir como invitadas en el peor asiento disponible en todo el espacio. Pero North pasa de desfiles y, mientras las modelos lucen diseños sobre la pasarela, ella se permite el lujo de berrear en la cara de la mismísima Anna Wintour. Algo que, por cierto, a esas blogueras también les encantaría hacer alguna vez en la vida. Qué mala es la envidia. ‏

¿Qué otras cosas maravillosas ha hecho North West en sus dos años de vida? Descúbrelo aquí.