¿Es Morgan Freeman la persona que más trabaja del mundo?

Ha interpretado al presidente de EE.UU, a Nelson Mandela y a Dios. Así triunfó el actor más hiperactivo de Hollywood.

Etiquetas:

Nadie consigue interpretar al presidente de los Estados Unidos, a Nelson Mandela y a Dios por casualidad. Morgan Freeman, concretamente, ha sido esos tres personajes por una mera cuestión de probabilidad: ha aparecido en 70 películas en 28 años. Freeman es uno de esos actores que parece que siempre ha sido viejo, porque empezó su carrera en el teatro y la televisión y por lo tanto nuestro primer encuentro con él fue en 1987. El reportero de la calle 42 le dio su primera nominación al Oscar con 50 años. Desde entonces, se ha convertido en el mejor ejemplo de "actor que nunca te acuerdas que salía en esa película".

Morgan Freeman no dice que no a nada. Comedias (Ted 2), acción (Objetivo: la Casa Blanca), ciencia-ficción (Oblivion), infantiles (Winter el delfín) o dramas históricos (Amistad). Si uno pone una película al azar, es más probable que Morgan Freeman salga en ella a que no. De hecho, al consultar la web NotStarring (que indica qué películas rechazó cada actor) Julia Roberts tiene 30 papeles rechazados, Tom Hanks 25… y Morgan Freeman tres. Y una de ellas es Million Dollar Baby, en la que acabó interpretando a otro personaje. ¿Quién rechazaría aparecer en dos escenas de Oblivion y cobrar 2 millones? (Morgan costó 10, 000 dólares por palabra de diálogo) ¿Quién diría que no a Winter el delfín 2? Hay gente que paga por nadar con delfines. A Morgan le dan millones por ello.

Su ubicuidad se debe a su presencia reconfortante. Cada vez que Morgan aparece en pantalla (e insisto, sucede cuando menos lo esperamos) la solemnidad y la integridad inundan la sala de cine. Nunca podría hacer de mala persona, y ni lo intenta. Él está ahí para entender a los demás, sin juzgarles; para dar sabios consejos, sin imponerse; y para dejar claro con una mirada lastimosa que él ha visto cosas en la vida que nunca podríamos imaginar. Es el único personaje de la película que sabemos que no va a traicionar al héroe. En definitiva, Morgan está ahí para decir cosas importantes y decirlas bien despacio y sin alterarse. Porque cualquier cosa que diga parece abrumadora sabiduría milenaria.


Continúa leyendo sobre la carrera artística de Morgan Freeman.