MBFW México: 10 años de potenciar al talento mexicano

Mercedes Benz Fashion Week México cumple 10 años de promover la moda nacional y lo celebra de la mano de Eva Hughes, CEO & Directora General Condé Nast México & Latinoamérica.

Hay una emoción sin igual cuando entras a un desfile, tomas asiento, se apagan las luces y esperas a la primera nota musical que indica el comienzo de la pasarela. Mercedes-Benz Fashion Week México, al igual que las principales semanas de la moda del mundo, es un evento mediático, una forma de expresión de tendencias y la mejor tarjeta de presentación de un diseñador. Pocas cosas hay más emocionantes cuando se trabaja en moda que ver ideas brillantes y en un desfile hay que tomar nota de todo lo que se ve porque la moda es como el arte. Lo que se ve, se siente.

Se necesita mucho más que talento, determinación y visión para hacer de la moda un negocio o para hacer moda”. Esta frase la decía durante una conferencia en 2010 y representa el gran desafío de lo que es para los diseñadores llegar a saborear el éxito y hacerse un nombre en el codiciado mundo de la moda. La pasarela puede ser un final pero el comienzo empieza mucho antes para un diseñador. Por el otro lado, sin pasarela no hay espacio donde el diseñador pueda presentar su punto de vista frente a editores de moda, compradores y fotógrafos.

Siempre he pensado que no se puede mirar al futuro sin entender el pasado ni vivir el presente. El 2 de mayo de 2007, se llevaba a cabo la primera edición del Mercedes-Benz Fashion Week. El hotel Sheraton del Centro Histórico, hoy bautizado el Hilton Centro Histórico, era la sede principal. Para la segunda edición, el World Trade Center era el lugar donde se reunían para celebrar lo que ya era una cita ineludible para diseñadores y editores. La carpa llegó después, el Campo Marte, en el Hipódromo de las Américas y en Santa Fe.

El año pasado y como parte de una evolución natural de la semana de la moda y tomando en cuenta que la moda también es ciudad, los desfiles se llevaron a cabo en cuatro lugares icónicos de la ciudad: El Colegio de las Vizcainas, La Casa del Lago, Ex Cine Las Américas y Fashion Lab. Desde su primera edición hasta la última, se han llevado a cabo cerca de 400 desfiles.

Lo dije en aquel entonces “Si algo creo saber de grandes proyectos relacionados con la industria de la moda, es que las oportunidades generadas siempre saben mejor cuando se comparten con talentos basados en el esfuerzo, el compromiso y la búsqueda constante de nuevas fuentes de inspiración. Por ello, el propósito principal, el objetivo que nos une, es que México y el mundo conozcan el talento de los diseñadores nacionales cuyas colecciones recorrerán nuestra pasarela en los siguientes días” Hoy, en Condé Nast México y Latinoamérica, seguimos creyendo en el talento nacional, y prueba de ello es que tres de nuestros títulos han publicado más de 8,000 fotografías del Mercedes-Benz Fashion Week, en sus plataformas impresas y digitales, con la cobertura de las ediciones de las que hemos sido testigo a lo largo de todos estos años.

Parece que fue ayer que estábamos inaugurando aquella primera edición del Mercedes-Benz Fashion Week en México por Vogue, la fecha: octubre de 2007, el lugar: Antara Fashion Hall. Los más importantes diseñadores de moda mexicanos del momento presentaban sus colecciones primavera/ verano 2008. Aún recuerdo el color del listón que con gran emoción cortábamos ese 16 de octubre: era violeta, el tono de la temporada.

Con gran expectación 400 invitados se dieron cita para ser testigos de lo que iba a suceder sobre esa pasarela de 36 metros de largo, podría decir que no faltó nadie, allí se dieron cita las más importante personalidades del jet set mexicano que no querían perderse aquel evento sin precedentes. Ya estando ahí parecía todo tan fácil, pero fue resultado de muchos y arduos meses de trabajo de un gran equipo.

Horas de reuniones, conferencias telefónicas, revisando una y otra vez todos los detalles y la logística de un evento de tal magnitud.

El desfile inicial fue organizado por Vogue, de la que entonces, y por más de 10 años fui Directora Editorial. Participaron en esa pasarela todos los diseñadores locales e internacionales invitados aquel año, en una muestra bajo la gama tonal violeta, inspiración del evento. Los modelos internacionales Eva Padberg, Lily Cole y Andrés Velencoso, invitados especiales, pisaban por primera vez una pasarela en México. Con ese desfile, Vogue, la Biblia de la Moda, tuvo la visión y el honor de ser aliado clave en el lanzamiento de esta plataforma que hasta hoy sigue siendo la más importante del país y que ha dado cabida, así como potenciado, a una gran cantidad de talento nacional en la industria de la moda.