Si me dejas, te cobro

65 mil dólares mensuales, un Picasso y la casa en Aspen es lo que le costará a Antonio Banderas el divorcio con Melanie Griffith.

Lo único más emocionante que las películas de Hollywood son sus divorcios, en donde abogados, contratos, mansiones, dinero, hijos, obras de arte, automóviles de lujo y reputaciones se disputan durante meses, o incluso años, garantizando una historia llena de acción, drama y –en ocasiones– finales felices. Y uno de los divorcios que parece haber llegado a una conclusión por las buenas es el de Antonio Banderas y Melanie Griffith.

Los actores, que se casaron en 1996 y anunciaron su separación en 2014, al fin pudieron llegar a un acuerdo sobre cómo se dividirán los bienes que comparten desde 2004, cuando al parecer cambiaron su contrato de bienes separados por uno de sociedad conyugal, quizá por aquello de creer en el amor eterno.

De acuerdo con información del sitio TMZ, la pareja dividirá a la mitad todo el dinero que haya ganado por las películas realizadas de 2004 a 2014 y las ganancias por la venta de su mansión en Los Ángeles. Por su parte, Melanie recibirá la obra original de Picasso, “El pintor y la modelo”, la mansión de Aspen y la nada despreciable cantidad de 65 mil dólares al mes, con lo que esperamos siga pagando el tratamiento para borrarse de una vez por todas ese tatuaje con el nombre de Antonio dentro de un corazón.

El actor español no quedará desamparado, pues mientras Melanie se refugia en las montañas nevadas de Colorado, él podrá asolearse con su novia, Nicole Kimpel, bajo el sol de Marbella, en donde se encuentra la mansión que compartía con su ex y que ahora le pertenece únicamente a él. En el departamento de arte, Antonio conservará un dibujo a lápiz de Picasso y otro de Diego Rivera.