Lupus, depresión y ansiedad, la dura historia de la enfermedad de Selena Gomez

Tras cancelar su gira, la cantante se mantiene en un centro de rehabilitación para recuperarse anímicamente de una enfermedad que afecta a millones de personas.

Selena Gomez es sin duda una de las artistas jóvenes más famosas del planeta, no por nada, logró una hazaña que nadie en el mundo digital había logrado: superar los 100 millones de seguidores en Instragram, eso con todo y que se ha mantenido alejada de la red social al haber tenido que poner como prioridad número uno su salud.

La cantante decidió ingresar a un centro de rehabilitación debido a la depresión y ansiedad que padece como efecto secundario del lupus que le fue diagnosticado en 2013.

El lupus es una enfermedad que afecta a cinco millones de personas alrededor del mundo; crónica y autoinmune, puede dañar cualquier parte del cuerpo, desde la piel hasta las articulaciones y órganos del cuerpo.

Crónica significa que dura más de seis semanas y en muchas ocasiones, años. Autoinmune quiere decir que el sistema inmune no es capaz de distinguir entre agentes extraños y los tejidos propios del cuerpo humano por lo que los tejidos sanos comienzan a ser autodestruidos.

En 2015, Selena dio una entrevista a Ellen DeGeneres en la que habló de su enfermedad así como del bulllying que ha vivido en redes sociales.

El lupus no es contagioso y no se relaciona con el cáncer como algunas personas piensan, en la mayor parte de los casos con buenos cuidados médicos los pacientes pueden vivir una vida plena.

De acuerdo con sus propias declaraciones, Selena ha sufrido de depresión y ansiedad como consecuencia de su enfermedad.

Según información del sitio Lupus.org, la enfermedad puede enfrentar a los pacientes a distintos retos a la hora de adaptarse a los síntomas que día con día pueden ser inciertos, lo cual se traduce en frustración, enojo y/o tristeza.

Los sentimientos más comunes de depresión ante el lupus son: sensación de tristeza o desesperanza, llanto sin razón, insmonio y sensación de no descanso ó dormir demasiado, cambios de apetito, sensación de irratibilidad y ansiedad, dificultad para concentrarse, indecisión, falta de interés en cosas que previamente se disfrutaban, falta de energía, confusión y pensamientos sobre la muerte o el suicidio, entre otros.

 

 

Hasta el momento no ha habido un comunicado oficial que confirme el status de la cantante, sin embargo, la semana pasada algunos de sus admiradores la reconocieron mientras comía en un restaurante en Tennesse, lugar donde se encuentra el centro de rehabilitación. Allí, una de sus admiradoras se tomó una foto con ella haciendo notar que lucía un poco delgada y melancólica.

Con información de Lupus.org