'Los 4 fantásticos': anatomía de un desastre

Un director con mucho ego, conflictos en el rodaje y un guion inexistente han dado lugar a la peor película de superhéroes de la última década.

El criterio de Marvel para elegir actores suele basarse en su obediencia durante el rodaje y lo bien que quedan con la cámara girando alrededor de ellos en cámara lenta. Pero Fox no es Marvel, aunque le encantaría. Y eso que ellos fueron los que resucitaron el subgénero de superhéroes con X-Men (2000), arriesgándose mucho después de que Batman y Robin convirtiese la franquicia en la Gala Drag Queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

Ante el éxito de X-Men 2, Fox apostó por Los 4 fantásticos, temerosos de que la huida de Bryan Singer de la saga X-Men para cumplir su sueño de arruinar Superman afectase a la franquicia. Mientras Singer había impactado al retratar el rechazo y discriminación que sufren los mutantes, Tim Story (director cuyas credenciales se reducían a Taxi: derrape total) prefirió centrarse en lo divertido que era tener superpoderes, sobre todo si eras guapa y latina de mentira como Jessica Alba.

Los 4 fantásticos fue un éxito, gracias a que iba claramente dirigida a un público más infantil. Su tono ligero y de "comedia de colegas" de hecho se parece más al universo actual de Vengadores. Su secuela, Los 4 fantásticos y Silver Surfer, también hizo dinero, sin embargo era tan horrenda que mató la franquicia automáticamente. Al igual que otras películas asesinas de sagas como Spiderman 3 o X-Men 3, fue un taquillazo pero el estudio tenía la certeza de que era tan mala que el público nunca iría a ver la siguiente entrega.

Pero también como aquellas, los derechos de adaptación cedidos por Marvel debían ser renovados con una nueva película cada 5 años o si no los personajes volverían a pertenecer a Marvel. Esta cláusula deja claro que Marvel quiere dominar el mundo, pues se asegura de que los estudios producirán nuevas entregas de sus personajes constantemente. Hoy está claro que el plan de Marvel siempre fue fundar sus propios estudios primero y esclavizar la raza humana a medio-largo plazo después.

Es necesario entender este panorama para explicar por qué ahora se estrena una película de Los 4 fantásticos que nadie ha pedido. Fox está viendo como Disney-Marvel se lucra de una moda que empezaron ellos hace 15 años, y quiere su trozo del pastel (o en este caso, pizza recalentada).

La esperanza de Fox es que el público crea que Los 4 fantásticos (o como se promociona para atraer a los adolescentes, Fant4stic) es de Disney-Marvel. Para ello han seguido la estrategia de moda en el cine comercial actual: fichar a un director de cine independiente que esté tan alucinado con rodar un blockbuster que se dejará mangonear por el estudio. Por desgracia, Josh Trank (Chronicle) es joven pero tiene un ego del tamaño de Hulk.

Los rumores de problemas en el rodaje de Los 4 fantásticos fueron contenidos por Fox hasta el día de su estreno. Solo se sabía que Trank había sido despedido del spin-off de Star Wars sobre Bobba Fett y que el estudio había rodado 40 minutos adicionales (sin contar con Trank) en junio para paliar el tono trágico y deprimente. La película dura 100 minutos en total, y se puede adivinar qué escenas rodaron sin Trank porque ni siquiera le compraron una peluca buena a Kate Mara. Las críticas han sido demoledoras, coronándola como la peor película de superhéroes desde El motorista fantasma 2: El espíritu de la venganza. El público tampoco ha mostrado interés, y solo se ha hablado de cómo Josh Trank ha dinamitado el control de daños de Fox pegándose un tiro en la cara profesionalmente.

El tweet de Trank aseguraba que “hace un año tenía una película de Los 4 fantásticos que les habría encantado, probablemente nunca la verán”. Lo borró al instante, pero ya era demasiado tarde. La verdadera tragedia era la de Josh Trank y era lo único de lo que queríamos hablar. De cómo Fox le había reducido el presupuesto, de cómo empezaron a rodar sin guión, de cómo Trank indicaba a los actores cuándo parpadear y a qué ritmo respirar, de cómo les envió un e-mail diciendo que 4 fantásticos era una gran película a pesar de todo y uno de ellos contestó “probablemente no”. De cómo todos sabemos que fue Miles Teller.

Lo más interesante de este reboot (que significa "remake que debe generar secuelas", lo cual siempre huele a desesperación) es su reparto, que ha apostado por actores desconocidos para el gran público (Jamie Bell, Kate Mara, Michael B. Jordan y Miles Teller), pero que han demostrado tener talento para darle profundidad a sus personajes. No hay estrellas, lo cual es arriesgado para la taquilla, pero hay mucho actor con instinto.

Si quieres conocer a fondo a los protagonistas de esta película haz clic aquí