Lash Fary, el extravagante Santa Claus de Hollywood

Viajes por el mundo, cirugías y juguetes eróticos: él se dedica a conseguir los mejores regalos para las celebridades.

Etiquetas:

Con las bolsas Everybody Wins (todos ganan) que da Lash Farry, los nominados a premios como los Oscar, los Grammy, Emmy, no se van con las manos vacías si no ganan; este hombre tipo Santa Claus moderno se ha encargado de dar obsequios que les consuelen, algo así como una “bolsa” acumulada de premios que puede llegar hasta los 3.7 millones de pesos. Nada despreciables, ¿no?

Lash Farry es el fundador y presidente de la empresa Distinctive Asset, la cual tiene un giro de marketing, pero un muy especial, ya que se dedica a pactar con marcas que ofrecen servicios y productos para ofrecerlos “gratis” a los más famosos del mundo del entretenimiento.

Esta idea nació en 1999, y se remitía un showroom para diseñadores de vestuario en programas de televisión, ahora es una empresa que lo mismo se cuela a los Oscar que a los Tony, los Grammy, American Music Awards, premios MTV, Kids’ Choice Awards, BET Awards y los Academy of Country Music Awards. Los premios que ofrece varían y suelen incrementar su valor año con año, pero la fórmula es la misma: ofrecer a los famosos diversos productos élite para que, en un arranque de antojo, quieran promocionarlo y las marcas ganen una publicidad jugosa.

Desde su fundación, la empresa de Farry ha crecido. Ahora, en la próxima entrega de los Oscar darán este saco de prestaciones a cada nominado en las categorías de interpretación y dirección y el valor de los obsequios asciende a 3.7 millones de pesos e incluye: un viaje en primera clase a Israel, un Audi de lujo durante un año, una excursión de 15 días a Japón, y otras cosas extrañas como juguetes eróticos o un lifting de senos sin bisturí (para quien desee usarlo, claro está).

Por su empresa y su carisma, Farry es súper conocido en Hollywood, sus bolsas de regalos son populares. Él luce encantado y presume premiación con premiación esos combos de lujo que parecen el sueño de todo consumidor, pero solo los más famosos pueden acceder a ellas… o rechazarlas, porque quien la acepte, debe declararla al fisco.

El trabajo de Lash Fary versa en saber a la perfección quién es quién en la industria del entretenimiento y así introducir productos y servicios para desarrollar promociones orientadas a celebridades y eventos. Así, por años, los más grandes de Hollywood han dado y recibido regalos elegidos por él, quien también es toda una personalidad: aparece con frecuencia en numerosos programas de televisión como "invitado experto" y es citado regularmente en publicaciones.

Lash estudió Negocios en la Universidad de Virginia. En su biografía se declara un hombre con “pedigrí” y se autodefine como “autor, conductor, empresario, inventor, sultán y gurú de regalo”.

¿Quién diría que ser fanático de los famosos y juntar eso con una buena idea de negocios, no podría hacer el sueño realidad de alguien?