¡Atención! Lady Gaga ya es una persona normal

Algunas famosas pierden la vergüenza y la ropa en su ascenso a la fama, otras, como Lady Gaga, la encuentran.

Etiquetas:

Mientras que algunas famosas pierden el camino, la ropa y la vergüenza en su ascenso a la fama, otras, como Lady Gaga, encuentran “normalidad”. Quizá hace un par de años la cantante se golpeó la cabeza al caerse de sus enormes plataformas y se le acomodaron los tornillos que traía sueltos. ¿Quién se iba a imaginar que sería seleccionada para cantar el himno nacional de los Estados Unidos en el Super Bowl 50 en lugar de ser la estrella del espectáculo de medio tiempo? Aunque ambos son un privilegio, digamos que el show con luces, rayos laser, pirotecnia, ejército de balarines y botargas, entre otras cosas, era el core business de la extravagante cantante y compositora. ¿Es ese el precio que tuvo que pagar por convertirse en una artista un poco más… tradicional?

Este 2016, la protagonista de 'American Horror Story: Hotel' se une a la lista de grandes y poderosas voces femeninas que han entonado 'The Star-Spangled Banner'. Entre ellas, Diana Ross, Natalie Cole, Whitney Houston, Jewel, Cher, Mariah Carey, Christina Aguilera, Beyoncé, Alicia Keys, y el año pasado, Idina Menzel. El perfil es claro: ninguna de ellas se ha aparecido en una alfombra roja envuelta en trozos de carne o con una órbita espacial girando a su alrededor.

La culpa la tuvo Tony Bennet... and All That Jazz
Después del penoso desempeño de 'Artpop', su tercer disco, Gaga –o sus managers– pensaron que era momento de hacer algo diferente musicalmente. Y así fue. En 2014, Lady Gaga grabó 'Cheek to Cheek' (o sea, cachete con cachete) un álbum de jazz junto a Tony Bennett. Esta apuesta le valió un Grammy y una gira que recaudó 15.3 millones de dólares (con 27 conciertos). Nadie dudaba de su calidad vocal, solo necesitaba una oportunidad para ser tomada más que como un producto de la mercadotencia.

Nos volvió a dejar con el ojo cuadrado cuando interpretó su homenaje a Julie Andrews y 'The Sound of Music' en la entrega 87 de los Premios de la Academia. ¿Era eso de verdad lo que esperábamos? Parecía que Gaga se había tomado unas pastillas de recato antes de salir al escenario. A esta participación le siguió la de la ceremonia de apertura de los BAKU 2015 European Games, con una versión en piano del clásico 'Imagine' de John Lennon. Toda una Lady Sorpresas. Y la que viene, pues será la responsable de llevar a cabo el homenaje al icono y leyenda, David Bowie, en la próxima entrega de los Grammy.

El título de Reina del Pop no importa cuando ya se tiene uno: Lady Gaga. Suponemos que un poco de sensatez, amor de pareja y cambio de manager la llevaron a conseguir muchos logros y premios, más allá de la fama. Aunque ya no es quien solía ser a principios de su carrera, su éxito no ha desaparecido, solo mutado, y su esencia o personalidad también.

Que no nos “agarre en curva” que en algunos meses deje atrás su título nobiliario y el Gaga para que comencemos a llamarla Angelina Germanotta –su nombre real– o lo cambie por algo más romántico como Lady Kinney, el apellido de su futuro esposo.


Más notas:
Del escenario a la TV: 10 cantantes que dieron el salto a la pantalla chica
Honestamente, deberíamos ser los wedding planners de Lady Gaga