¿Es Kendall Jenner la nueva Cara Delevingne?

Son jóvenes, modelos, millonarias y mejores amigas, pero sólo una puede ser la consentida del 'fashion world'.

El mundo de la moda, con su insaciable hambre de novedad, parece haber encontrado su ‘sabor’ de temporada: Kendall Jenner, la hermana menor de Kim Kardashian que, con tan solo 19 años de edad (1995), tiene a la industria fashionista comiendo de la palma de su mano.

Aunque gracias a su fama en Keeping Up With The Kardashians Kendall consiguió ser imagen de varias marcas y aparecer en la portada de importantes revistas desde los 14 años, no fue hasta 2014, cuando debutó en las pasarelas de Fashion Week, que comenzó a ser conocida por su faceta de modelo y no de estrella de reality show. Ahora es imposible ir de compras al centro comercial, abrir una revista o caminar por la ciudad sin ver su rostro en, absolutamente, todos lados.

En los últimos seis meses Kendall ha aparecido en campañas para Calvin Klein, Balmain, Fendi, Estée Lauder y Marc Jacobs, y modelado para más de 10 marcas durante la semana de la moda prêt à porter, además de los desfiles de alta costura.

Y ahora son las Jenner las que vienen con todo

Este fenómeno de la explotación de la chica ‘it’ del momento no es algo nuevo, el fashion world lo conoce y domina a la perfección. Basta ver la sobredosis de Cara Delevingne que nos ha recetado a lo largo del último par de años.

En 2012 una delgada chica londinense de 1.76 de altura, intensos ojos azules y gruesas cejas se convirtió en la imagen oficial de la marca Burberry y captó de inmediato la atención de la gente del medio. Desde ese momento la carrera de Cara despuntó hasta convertirse en la modelo obligada de toda revista, pasarela y marca de moda, un privilegio que parece estar a punto de delegarle por completo a su amiga Kendall ahora que ella se centrará en su carrera como actriz.

Pero, ¿qué tienen en común la vieja y la nueva reina del modelaje?

Síndrome de la pobre niña rica
La familia de Cara, los Delevingne, es una de las más conocidas de la sociedad londinense (su abuela materna era dama de compañía de la Reina Margarita) y siempre se ha movido en las altas esferas. Para Kendall la situación es similar, pues el suyo es el clan más mediático de la televisión. Ambas provienen de un entorno en el que las oportunidades y el dinero nunca han faltado. Sin embargo, han tenido que demostrar que, más allá de su árbol genealógico, son capaces de conseguir éxito por sus propios méritos.

Bajo la sombra de sus hermanas
El nombre de Poppy Delevingne es indispensable en las listas de los mejores eventos. La socialité y fashionista ha sido embajadora de marcas como Chanel y Louis Vuitton y es miembro del British Fashion Council. Cuando Cara comenzó a hacer sus pininos en el modelaje todos la ubicaban como "la hermanita de Poppy". Lo mismo sucedió con Kendall, quien ha luchado por superar la fama de Kim, Khloé y Kourtney y deslindarse del estigma de ser una Kardashian.

15 looks que transformaron a Kendall Jenner en una modelo

No necesitan apellidos
En el modelaje sólo hay una Naomi, así como sólo hay una Kate, y cuando Cara apareció en ese mundillo no había nadie con ese nombre a quien superar. Sucede lo mismo con Kendall, su nombre es tan particular y su fama tan evidente que no necesita acompañarlo con un apellido.


Musas de Karl Lagerfeld
Cada temporada haute couture una modelo tiene el honor de cerrar la pasarela de Chanel portando el tradicional traje de novia que Karl Lagerfeld diseña. En la de primavera 2014 Cara tuvo dicho privilegio. Sin embargo, un año más tarde ha sido Kendall a quien hemos visto liderando el grand finale de la firma francesa en un traje de dos piezas color crema. Además, apenas unos días después de su presentación en París, Kendall fue anunciada como la nueva imagen de Fendi, otra marca cuyo director creativo es el diseñador franco alemán.