Tras meses de silencio y especulaciones, Kate del Castillo revela su verdad

La actriz habló por primera vez sobre la visita que ella y Sean Penn realizaron a 'El Chapo' el pasado enero.

Después de que en enero de este año se publicara una entrevista acompañada de una imagen donde el actor Sean Penn presumiera un estrechón de manos con el mayor capo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, se supo que la actriz Kate del Castillo estaba detrás de ese encuentro que ni la policía de México o Estados Unidos había podido lograr.

Días antes, el 8 de enero, el líder del cartel de Sinaloa había sido detenido por el gobierno mexicano en una redada que, se encargaron, fuera lo más mediática posible. Y así lo fue también la entrevista que apareció en las páginas de Rolling Stone, que seguida de un video de 17 minutos, se vio que El Chapo era una decepción como superhéroe de la mafia, algo que solo restaba a su imagen, pero ni a su poder ni a los problemas que este material representarían para Kate del Castillo; se supo entonces que ella fue la gestora del encuentro con el actor de Hollywood. De todo esto, Sean Penn salió bien librado.

En la entrevista con The New Yorker, mes y medio después de guardar silencio, Kate del Castillo revela puntos importantes que cuentan cómo se dio verdaderamente el contacto con El Chapo y la decepción que siente hacia engaños de Sean Penn.

1. El contacto con el narco

Después de dos años de haber tuiteado que ella creía más en El Chapo que los políticos mexicanos, la gente del capo la contactó en el verano de 2014 por medio de correo electrónico. Al principio ella hizo poco caso a esos avisos porque se presentaron como productores cinematográficos que le ofrecían un proyecto. Fue hasta que uno le dijo que era “licenciado del señor Joaquín Guzmán Loera”, y que querían hacer una película biográfica de él, cuando llamaron su atención.

Era oro molido, le ofrecían plena libertad para hacer una película o documental de ficción, una serie, un libro, "lo que tú quieras", le dijeron, y además le cedían los derechos de autor. El Chapo le hizo saber eso por medio de una carta escrita por él mismo, quien también le manifestaba su admiración por la actuación en la serie ‘La reina del sur’. La pregunta era "¿por qué a mí?", se preguntaba Kate.

La respuesta fue que ella era "una mujer que siempre decía la verdad y lo que sentía", como en sus tuits. Además de eso, El Chapo era fan de Kate.

2. Amiga de Sean Penn
Tras ese escape de película que tuvo El Chapo, en julio de 2015, la actriz conoció a Penn por medio de su amigo el productor argentino Fernando Sulichin, de las únicas personas que sabía sobre el contacto de ella con el narco. La intención era que el actor participara en la película, pero no aceptó, lo único que él quiso de ella fue ver cara a cara a Guzmán Loera para hacerle una entrevista.

El trato que ofreció El Chapo no incluía a Penn entre los planes, pero su gente lo convenció de aceptar esa charla por tratarse de una estrella de Hollywood. Fue entonces, el 2 de octubre de 2015, cuando los actores hicieron ese comentado vuelo de Los Ángeles a Guadalajara y después la travesía a Sinaloa para el encuentro con el narcotraficante. Este vuelo, aseguró Kate a The New Yorker, costó 33 mil dólares, suma que se dividió entre ella y el actor.

3. Nunca supo que se publicaría
Tal vez una de las declaraciones más fuertes de la entrevista que ofreció Kate del Castillo es que ella nunca supo que la intención de Sean Penn era publicar esa entrevista, y menos que ya tenía un acuerdo con la Rolling Stone.

Para ella esa fue una traición. Se enteró de ese plan justo cuando Penn le pidió que tradujera sus palabras a El Chapo, le dijo que él estaba ahí para escribir una entrevista para la revista y que tal vez haría un serial.

Sin embargo, ella se prestó a ser el canal para que Sean Penn enviara la versión final de la entrevista a El Chapo y él la aprobara para su publicación. Incluso, ya puesta en página antes de ser lanzada, el actor se la mostró en su teléfono para que Kate le echara un vistazo mientras cenaban en una reunión con amigos en un restaurante de Hollywood. Aunque no lo mostró por completo, ella estaba molesta por las acciones de Penn.

 

4. Un momento de miedo
Kate relata el encuentro con Guzmán Loera, donde ella y Penn hablaron de política y de si era él popular o no en Estados Unidos, algo vital para el ego de este hombre que pretendía quedar inmortalizado en un filme de alto presupuesto.

En ese encuentro, la actriz narra que Joaquín Guzmán la llevó a un cuarto con muchas camas. Al temer que pudiera intentar algo con ella, le dijo: “sabes porqué vine, sabes que eres un hombre muy poderoso y puede hacer el bien. Hay un hombre bueno dentro de ti”. El Chapo le dijo que por razones de seguridad, él no dormía donde estaban sus invitados, y la tensión se dispersó. Aparte de eso, le agradeció por “uno de los mejores días de su vida” y se fue.

5. La mentira de Penn
Dos meses después del impacto que causó una entrevista —que muchos criticaron por no haber sido tan bien lograda—, Kate del Castillo explica que una de las escenas que narra Sean Penn, nunca ocurrió. Se trata de ese momento cuando unos soldados pretendían hacer una revisión al vehículo en el que iban rumbo al encuentro con El Chapo y que los dejaron ir, se arrepintieron al darse cuenta de que iríran con el narcotraficante.

La versión de la entrevista que del Castillo revisó y mandó aprobar con El Chapo no era la misma que se publicó.
 

6. Temía ser perseguida por la justicia
El 19 de diciembre de 2015, del Castillo habló con el prominente abogado criminal Alonso Aguilar Zinser sobre aquel encuentro con El Chapo, la reunión con Sean Penn y la publicación que saldría en la revista Rolling Stone. Tenía miedo de ser acusada, pero el experto en derecho le explicó que ella no podía ser culpable de ningún delito.

Un día antes de la recaptura del capo, Zinser le dijo a Kate que no podría tomar su caso por cuestión de conflicto de intereses.

7. Se sintió morir
Del Castillo contó a The New Yorker que cuando recapturaron a El Chapo, la procuradora Areli Gómez dijo a la prensa que el gobierno había estado rastreando el paradero de Guzmán Loera durante meses y que por fin lo lograron gracias, en parte, a interacciones que había tenido con personas que no tenían ninguna conexión obvia con el imperio de la droga. Ella sabía que hablaban de sus mensajes con el capo y se sintió morir.

Más notas

Kate del Castillo: de la narconovela a la realidad
Los narcotraficantes también tienen su corazoncito
Esto es lo que aprendimos de las narcoseries de televisión