Demasiado tarde para decir ‘sorry’, Justin Bieber

El cantante y su grupo de amigos fueron expulsados de la zona arqueológica de Tulum por su mal comportamiento.

Etiquetas:

Justo cuando el mundo comenzaba a creer que Justin Bieber por fin se había deshecho de su inmaduro comportamiento de niño engreído y fuera de control, el cantante se aventuró a realizar su primer travesura de 2016. ¿El escenario? La  zona arqueológica de Tulum, playa en la que vacacionó durante varios días con un grupo de amigos y, por supuesto, Hailey Baldwin.

De acuerdo con un oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Justin Bieber fue expulsado de las ruinas mayas debido a su grosero comportamiento. Quizá el canadiense esperaba que su experiencia en la zona arqueológica fuera menos ceremonial y más sprinbgreaker, pues se puso furioso cuando no lo dejaron entrar con cerveza en mano, desnudarse, ni subirse a las ruinas arqueológicas en las que está prohibido el paso.

Para Justin, acostumbrado a que el mundo gire a su alrededor, ha de ser difícil que las cosas no siempre salgan como él quiere. En su expediente de comportamientos inapropiados se encuentra
conducir a toda velocidad en zonas residenciales, participar en carreras clandestinas en Miami bajo los efectos del alcohol, orinar una cubeta de limpieza, comenzar una pelea con Orlando Bloom en la discoteca Cipriani, en Ibiza, y arrojar huevos a la casa de su vecino, un acto considerado vandálico en California que le costó 80 mil dólares de multa, una condena de dos años de libertad provisional, cinco días de trabajo comunitario y terapia de control de ira.

La época en la que los artistas debían portarse bien para cuidar su imagen ha quedado en el neolítico. Los discos y boletos para sus conciertos se siguen vendiendo a pesar de tener actitudes conflictivas o groseras, así que han de pensar, ¿qué más da? Además, a estas alturas dudamos que la mamá de Justin se pare frente a él y le diga: “Te vas a tu cuarto sin cenar”.