Jude Law y su odio por la lycra

Pudo haber hecho de Superman, pero vestir apretado no es lo suyo; el actor prefiere la comodidad a los millones.

Etiquetas:

Hay ocasiones en que la comodidad vale más que unos cuantos millones de dólares. O al menos eso le ocurrió al actor británico Jude Law, quien confesó que en 2006 le ofrecieron ser el nuevo Superman y dijo que “no gracias” porque la simple idea de llevar un traje ajustado lo aterraba.

A sus 43 años hizo esta confesión al conductor Stephen Colbert en el programa de televisión ‘The Late Show’: “Soy inglés y, no sé, simplemente parece que no era un papel para mí. Siempre estaba preocupado por el vestuario. Simplemente, no me sentí con ganas de hacerlo”.

Law explicó que Bryan Singer, director de ‘Superman returns’, deseaba que él fuese el protagonista e intentó convencerlo enviándole un traje nuevo para que lo probara: “Me llevé el traje al baño, me lo puse, miré a mi alrededor, me vi en el espejo y, de repente, era Superman. Y se hizo la música”. Pero esa revelación no fue suficiente.

Con el traje puesto, recuerda Jude Law, le vino a la mente una imagen de sí mismo encarnando al superhéroe y en millones de anuncios publicitarios por todas partes, entonces pensó “de ninguna manera”, no, no lo haría. Confiesa que tan pronto recorrió esa idea su mente, se lo quitó de inmediato “fui Superman durante dos minutos y fue suficiente”.

Al final, quien se llevó ese papel fue Brandon Routh, un trabajo que le valió volverse un famoso actor de series como ‘Arrow’, ‘The Flash’ y ‘Legends of tomorrow’. Jude Law prefirió la comodidad a la fortuna, ya que esa película que rechazó ha sido de las más taquilleras, con unos 52,15 millones de dólares recaudados en el primer fin de semana, suma nada despreciable que deja ver que la paga no sería nada mala.