Jennifer López y Alex Rodríguez guían a los paparazzi en sus vacaciones por Europa

La pareja fue fotografiada la semana pasada en yates y bailando por París.

Etiquetas:

Todos necesitan un respiro de vez en cuando; unos pocos días sin los niños o las responsabilidades, para relajarse, dejarse ir y recordar cómo se ve el sol allá afuera. Con el verano a todo lo que da —¿no puedes casi saborear las salchichas calientes que servirán en el festival anual del 4 de julio de Taylor Swift?— no hay mejor tiempo que el presente para una vacación rapidita. Lo mereces, probablemente. A no ser que hayas hecho algo verdaderamente terrible o seas el tipo que dirige el país, sí, lo mereces.

Pero no eres la única. Jennifer López es igual a ti. Ella también se ha ganado un descanso. Es una de las mujeres que más duro trabajan en la industria cinematográfica, en la música y la televisión; es jurado de baile, juega a los policías y ladrones, y revive sus grandes éxitos, una y otra vez, en Las Vegas. ¿No puede una workaholic pedir un tiempo extra? Buenas noticias: ¡claro que sí!

López y su galán, Alex Rodríguez (exjugador de los Yankees y tipo que aparentemente nació para vestir trajes), volaron de Miami a Niza, Francia, la semana pasada. Después dieron el paseíto a Mónaco, abordaron un yate de lujo y luego cruzaron a Èze, en la Costa Azul, y se detuvieron a echar un bocado. Al día siguiente, según E!, se fueron flotando a Antibes, Cannes y luego a Saint-Tropez para hacer algo de yoga y cenar en un yate. Luego, el viernes, viajaron a París para hacer una breve visita al Louvre y a cenar. Se fueron la tarde del lunes en hora parisiense.

Los paparazzi, quienes también son personas, seguramente también tienen vacaciones. O quizás los paparazzi sólo saben de vacaciones de trabajo. Pagan su camino de vacaciones fabulosas gracias a las celebridades que capturan en el camino. "Compra un teleobjetivo y viajarás en abundancia", según reza el dicho.

Si ese es el caso, entonces qué amables se vieron Rodríguez y López de guiarlos en ese viajecito por Europa tan... ¿rico? Al menos los paparazzi pudieron quitar de su lista de deseos el navegar en yate y visitar el Louvre. Y no perdieron un centavo. Pueden contar a sus hijos aquella vez que capturaron a J. Lo en un monokini y A-Rod echándose un clavado de bola de cañón en la costa de Antibes. Qué dulce, igual que la relación simbiótica entre los paparazzi y las celebridades y de lo que llaman vida en pareja. Sólo que J. Lo y A-Rod están realmente de vacaciones, lo cual es la mejor opción, si se puede escoger. Todos esos viajes en yate se ven muy relajantes.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.