Cómo sobrevivir a la Ciudad de México sin morir en el intento

Desde evadir la comida picante hasta entender un albur, el galán español Iván Sánchez ha hecho (casi) de todo.

Regresó a Madrid en octubre pasado al terminar de grabar Señorita pólvora, pero en noviembre volvió a tierras aztecas para rodar una película al lado de Ana Claudia Talancón y Andrés Almeida. Actualmente se encuentra grabando la telenovela Lo imperdonable en el Distrito Federal, por lo que el ir y venir a nuestro país se ha convertido en su nuevo modo de vida.

Platicamos con "El Gallego" de La reina del sur, quien nos compartió algunos consejos para sobrevivir a la cultura capitalina cuando eres extranjero y nos habló de las característica que ha descubierto de la Ciudad de México.

Aprenda a leer entre líneas

Es muy importante poner atención a lo que no se dice. "Lo que pasa es que los extranjeros (como los españoles) somos muy directos, y aquí es complicado que alguien diga 'no', así que recomiendo hacer segundas lecturas a las respuestas que nos dan, porque a veces ser tan directo puede causar problemas", explica Iván.

Cuidado con el albur

El típico juego de palabras de los mexicanos suele ser uno de los mayores temores de los extranjeros. "Yo caigo en los que tengo que caer, pero ya estoy un poco entrenado (risas). No los uso porque no sé cómo hacerlo, pero me sé algunos refranes españoles."

Sáquele la vuelta al tráfico (lo más que se pueda)

Es muy importante tener paciencia. Según el actor, ésa es la clave para no terminar desquiciado después de pasar unas cuantas horas en el Periférico. Lanzarse al cine más cercano hasta que pase la temida 'hora pico', es también una buena opción.

Celebre con todos y por todo

Los mexicanos no necesitamos una razón de peso para hacer fiesta, así que lo mejor será adaptarse y festejar (aún cuando no entienda el por qué). "La verdad es que yo nunca he sido muy fiestero, sobre todo porque cuando estoy aquí es de trabajo, de hecho en mi vida personal no soy mucho de salir en la noche, pero me adapto a todo", asegura.

Diga "¡salud!" y levante su copa (o tarro o caballito)

Los locales siempre le va a pedir que brinde por todo, así que siga la corriente. "Esto nunca ha sido un problema para mí, de hecho en Madrid tengo una colección de tequilas y en este momento estoy aprendiendo a beber mezcal."

Cuidado con el chile (sin albur)

Recuerde que cuando un mexicano dice "pica poquito", lo que significa realmente es que "está enchilosísimo". Lo mejor es preguntar si lo que está a punto de comer tiene chile entre sus ingredientes, sobre todo si quiere evitar problemas intestinales. "Los platillos picosos y yo no nos llevamos nada bien, así que ya no caigo en eso de "¡ándale, ponle tantita salsa!", cuenta.

No confíe en el clima

Tómelo con calma; los caprichos de la naturaleza están a la orden del día, así que no está de más cargar con alguna chamarra en la cajuela y, sobre todo, con un paraguas, a menos que disfrute de protagonizar una escena improvisada de Cantando bajo la lluvia versión Reforma e Insurgentes. "Yo, por ejemplo, nunca lo llevo porque prefiero mojarme", dice Sánchez.

Invierta su tiempo libre

La situación geográfica del DF permite 'pueblear' en los cuatro puntos cardinales. Tome la carretera a Cuernavaca o a Querétaro y descubra los alrededores capitalinos. "Disfruto mucho viajar a lugares cercanos que resulten interesantes. Si sólo tengo una tarde libre, hay varios barrios en la ciudad que vale la pena visitar", recomienda el actor.