Irene Azuela celebra por partida doble

La actriz festeja su reciente nominación al Ariel, como Mejor Actriz, y su nueva maternidad.

Etiquetas:

Irene Azuela se encuentra en un momento maravilloso de su vida. En lo personal, la actriz recientemente dio a luz a su primera hija con su pareja, Enrique Rangel, suceso del que prefiere no hablar y atesorar sólo para ella misma. En lo profesional, Irene está nominada al Ariel a Mejor Actriz por su participación en Las oscuras primaveras, la cinta del director Ernesto Contreras en la que comparte créditos con José María Yazpik y Cecilia Suárez.

Aunque esta no es la primera vez que la actriz compite por el galardón –lo ganó en 2008 por Quemar las naves y en 2009 por Bajo la sal– ahora todo parece estar rodeado de un nuevo matiz, un nuevo significado y, opuesto al título de la película que le valió la nominación, para Irene la primavera luce más iluminada que nunca.

Platicamos con la actriz sobre lo que representó formar parte de una historia tan compleja como Las oscuras primaveras y cuáles son sus planes a futuro.

¿Que significó trabajar en un filme como Las oscuras primaveras?
Una celebración, porque es un proyecto en el que logré hacer equipo con gente muy querida, con gente que admiro y con la que me quedan las ganas de trabajar muchas veces más y que, además, logré hacer una amistad muy linda.

La película toca temas sensibles como la infidelidad, el deseo, la sexualidad… ¿fue un reto para ti?

Es una película que significó un riesgo muy grande, porque me permitió hacer un personaje totalmente ajeno a mí. Esos riesgos siempre son deliciosos, son importantes, están llenos de miedos e inseguridades, pero una vez que pasas por ellos la satisfacción es mucho más grande.

¿Qué fue lo más difícil de interpretar un personaje como el de Pina?

Que no es un personaje con el que yo me identificara. Ella es una mujer con una situación de vida muy distante a la mía. Es una mujer que vive la maternidad de una manera incómoda, que, a pesar de que hay amor, se siente frustrada y decepcionada de que su existencia se reduzca solamente a ser la madre de su hijo, y eso obviamente yo no lo conozco, no tengo esa experiencia. Por el otro lado, también fue tocar el tema del deseo, que, aunque es algo común en los seres humanos, se necesita de cierta valentía y cierto atrevimiento para entrar en él.

¿Cómo te preparas para dar vida a un personaje tan distinto a ti?

Trabajo con la imaginación. Disfruto mucho escribir cuando tengo personajes que me cuestan trabajo o cuando no me queda tan claro de qué se trata o por qué se comporta como se comporta. Específicamente para el papel de Pina, lo que hice fue trabajar en conjunto con Ernesto Contreras. Nos sentábamos e imaginábamos cuál era el posible pasado de esta mujer y eso nos ayudó muchísimo a construir el personaje. Creo que la imaginación es una de las herramientas mas increíbles que tenemos loas actores y en este caso fue fundamental.

Las oscuras primaveras habla sobre el instinto, ¿te consideras una personas más intuitiva o racional?

Creo que tengo las dos partes muy fuertes. De repente me dejo llevar más por la parte racional, pero también tengo una fuerza de instinto muy peculiar que me mueve y me dice hacia dónde quiero caminar, sobre todo en el trabajo, cuando es instinto lo siento muy presente, es una señal importante para mí.

¿Cual es tu percepción sobre la situación actual de la industria del cine en México?
De repente lo que se puso de moda fue quejarse de nuestro cine, esa era la mejor postura que podíamos tomar los que nos dedicamos a eso y yo creo que no. Creo que estamos viviendo una época para celebrar, pues, aunque faltan estímulos, muchas más producciones, gente que quiera invertir su dinero en películas nacionales y difusión y apoyo de parte de los exhibidores, se están logrando filmar historias que antes no conocíamos. Están surgiendo directores, productores, y talento en general que se dedica al cine, valiosísimo. Vamos por buen camino, falta muchísimo por recorrer, pero me parece que día a día estamos haciendo más sólida nuestra industria

Dentro de esos talentos emergentes que mencionas, ¿a quién recomiendas seguir?
Es una obviedad decirlo porque ya todo el mundo lo sabe, pero el trabajo de Alonso Ruíz Palacios (Güeros) me parece valiosísimo. Es un tipo muy listo que está haciendo una carrera súper sólida.

¿Que proyectos tienes a futuro?
Estoy leyendo propuestas que me han hecho. Tengo ganas de hacer televisión y me gustaría producir una obra de teatro este año, produje las dos ultimas obras que hice y me gusta mucho esa experiencia. Me gustaría pensar que para el segundo semestre de este año ya pudiera tener algo, pero no sé si me va a alcanzar el tiempo.

¿Cómo vas a compaginar tu carrera profesional con tu nuevo rol de madre?
Justo le atinas al tema en el que estoy ahora, averiguando de qué se trata mi nueva vida y disfrutando mucho a mi bebé. Entonces más bien, si te soy sincera, no me quiero apresurar. Estoy tomando las cosas con calma y confiando en que va a llegar el proyecto que me entusiasme y que pueda llevar de la mano con mi vida familiar

¿Con qué director te gustaría trabajar?
Me gusta mucho Michael Haneke, es de mis directores favoritos, no lo dudaría ni un segundo. Él tiene grandes películas y ganó el Oscar a Mejor película extranjera en 2013 con un filme que se llama Amour.

Por último, cuéntanos, ¿qué te inspira?
En general me inspiran los viajes, la gente que admiro. Me inspiran las personas que me enfrentan, me señalan y me ayudan a confrontarme conmigo misma. También estar a lado de la gente que quiero. Me inspira mi hija, ahora que estoy estrenándola.