¿Qué está pasando con los Grammy 2017?

La celebración podría contar con… notables ausencias.

Los Grammy, una de las más importantes entregas de premios a lo mejor de la música, se encuentra en crisis en el 2017. Su situación se asemeja a la de #OscarsSoWhite (no necesariamente porque se le dijo adiós a LL Cool J después de haberlos conducido por casi un lustro), y aunque desde hace mucho tiempo esta academia se ha destacado por tener categorías en las que dominan los afroamericanos, parece que esto ya no es suficiente, por lo menos no para el rapero Frank Ocean. En una entrevista con The New York Times, considera que estos reconocimientos “ya fueron” (o sea, son anticuados) y en su opinión no representan una autoridad que exponga al talento negro joven.

Puede que mucha gente al leer su declaración piense que está dolido o “ardido” porque no obtuvo nominación alguna. En efecto, no existe tal porque —siendo fiel a su pensamiento— decidió no ‘inscribir’ su material en la competencia, uno que, según expertos, pudo bien llevarse el gramófono a mejor álbum del año. De esta manera, Ocean ha dejado claro que no necesita de una institución que avale o celebre su trabajo.

Parece que solo basta uno para que ocurran otros brotes de rebelión y unidad, aunque no necesariamente se den por las mismas razones. Mientras que Kanye West puede darse el lujo de no ir por estar enojado al nunca haber ganado frente a un cantante blanco, Drake estará bastante ocupado dando un concierto en la Manchester Arena. ¿Quién más se une a la lista de no asistentes? Justin Bieber, nominado a los premios más importantes. Según TMZ, para él los Grammy ya son irrelevantes (aunque no se ha perdido las últimas premiaciones). Ojo, lo que bien puede parecer un boicot en realidad carece de organización, pero con un elemento clave compartido por los tres: la falta de interés.

Entre los que sí veremos en el escenario el próximo 12 de febrero están Lady Gaga actuando al lado de Metallica, a The Weeknd junto con Daft Punk, Alicia Keys y Bruno Mars. Hasta ahora, estos intérpretes ya se comprometieron, lo cual aunque no es garantía, por lo menos no comparten el sentimiento de desdén. Adele y Beyoncé, las más nominadas no se han unido a los que desprecian este galardón.

Como sea (la lista de ausentes podría aumentar en cualquier momento), pero con o sin ellos, hay que recordar que “el show debe continuar”. Ya sean #GrammysSoOld o #GrammysSoOut, el mundo todavía necesita al llamado “Oscar de la música”. Además, ¿a alguien le gustaría perderse la participación de James Korden? ¿Verdad que no?