Fails de la publicidad: Luces, cámara, ¡qué oso!

Mientras Paris Hilton y Kim Kardashian hicieron lo esperado en sus respectivos comerciales, a estos famosos no les fue bien.

Brandon Routh
Campaña:
Got Milk
Año: 2006
Es un pájaro, es un avión… ¡No, es Superman con un bigote blanco! Muchos famosos personajes ficticios y de la vida real han figurado en anuncios de Got Milk, los cuales han destacado por ser divertidos y hasta sexy. Sin embargo, el que protagonizó el actor que diera vida a uno de los peores Superman de la historia dejó mucho que desear. Puede que haya sido el traje o la pose, pero Routh lucía ridículo. *Después de su publicación, la venta de leche cayó un 40%, o eso suponemos.

Dakota Fanning
Campaña:
Marc Jacobs
Año: 2007
El 50% de la culpa la tuvo su madre, quien quería forzosamente que incursionara en el mundo de la moda. El otro 50% quien confeccionó el wardrobe, pues aunque fue mandado a hacer para ella, las imágenes nos muestran a una niña jugando a ser grande; captada infraganti por su mamá a la que está a punto de decirle: “No vuelvo a tomar tu ropa”. En 2011 la actriz lo reconoció a Jezebel: “Tenía 12 años (…) Cuando hice la campaña no contaba con la edad suficiente para vestir esas prendas”.

Nicolas Cage
Campaña: Sankyo
Año: 2010
Tener una mala reputación en el cine no le impidió que en otros países como Japón lo consideraran para hacer una serie de ‘cortos’… de mala calidad. ¿Quién más sería el candidato ideal para protagonizarlos? Un gran combo si a eso se le suma el concepto creativo, tal vez para los locales facilísimo de entender y hasta chistoso. Por supuesto que el actor imprimió su sello, haciendo lo mejor en cada papel: ser él. Misma cara, mismos gestos, mismo Cage.


Jenson Button
Campaña: Head & Shoulders
Año: 2011
El campeón británico de la Fórmula Uno 2009 quiso compartir con el público lo que le pasaba por la cabeza en diferentes situaciones de su vida… Sin imaginar que su lado cómico no era tan bueno como se lo había dicho su mamá. De verdad que el menor de los males que le podía pasar en el comercial era tener caspa. Apuesta segura que cuando vio el resultado de este proyecto lo que pensaba era: “¡Qué pena!”.


Uma Thurman
Campaña: Schweppes
Año: 2011
Una nueva versión de Poison Ivy resucitó en este comercial, desafortunadamente no una mejor. Esta vez, en faceta de la chica dorada, con una enorme flor en la cabeza y en pose de Cleopatra, la rubia fracasa en su papel de diva seductora para dar pie a una intoxicada, en un viaje sin pronto regreso. Para rematar, cuando le da un sorbo a la bebida, al espectador le pasa por la mente si sucederá una transformación tipo Dr. Jekyll & Mr. Hyde. Lo bueno es que es actriz. Ve el clip aquí: 


Luis Figo
Campaña: Just for Men
Año: 2011
¿Qué tan difícil puede ser que un hombre se tiña el cabello? Ahora bien, ¿qué tanto puede ser que lo haga con un tono negro azabache? ¿Puede entonces que se anime si es fan del exfutbolista del Real Madrid? ¡Bingo! Eso fue lo que seguramente pensaron los creativos, mostrándolo pintoresco y como si le hubiera caído en el cuero cabelludo la fuente de la juventud.



Mary J. Blige

Campaña: Burger King
Año: 2012
Entendemos la felicidad que causa comer una hamburguesa, al punto de querer cantar. Ella lo hizo al ritmo de su hit ‘Don’t Mind’, pero en esta ocasión la letra rezaba los ingredientes de una nueva opción en el menú de la cadena. La comunidad afroamericana satanizó el material por la forma en la que se le representaba en él. Dos meses después de que el comercial se transmitiera por primera vez, la intérprete ofreció una disculpa y declaró a Rolling Stone: “No volveré nunca más a tomar a la ligera cantar sobre pollo y alitas”.


Brad Pitt

Campaña: Chanel 05
Año: 2012
Fue considerado uno de los hombres más atractivos de Hollywood por mucho tiempo, por lo que no resultaba una sorpresa que fuera elegido por una marca de lujo… Que ¿buscaba? por fin poner en tendencia el ‘homeless chic’ en una fragancia. Todavía no entendemos cómo es posible que un look pulcro haya sido descartado por una melena y barba sin estilizar. Por si fuera poco, el monólogo ‘profundo’ se convirtió en un enigma para todos, hasta para el mismo director del comercial.