Esto es todo lo que hemos aprendido de Caitlyn Jenner

Hace un mes que se presentó al mundo en la portada de Vanity Fair. ¿Qué ha ocurrido en estos treinta y un días?

Etiquetas:

Se cumple un mes del movimiento sísmico provocado por la salida a los quioscos del número de Vanity Fair cuya portada mostraba a Caitlyn Jenner. Una imagen y una frase (Call me Caitlyn) que ya forman parte del folclore popular y han sido objeto de homenaje y parodias. También forman parte de nuestra publicación. Por eso queremos repasar todo lo que se ha transformado en su vida y los cambios que, de manera casi directa, ha provocado en las de todos los demás.

1. Hemos aprendido su nombre de manera veloz

No es un hecho baladí. Caitlyn Jenner es, en apenas un mes, uno de los nombres más relevantes y conocidos del mundo y probablemente el que más interés despierta ahora mismo en el universo celebrity. El grado de reconocimiento de su nombre y su rostro son altísimos, y el hecho de que en apenas 30 días Caitlyn haya hecho olvidar a Bruce sólo puede valorarse como un triunfo. Seguro que hasta Clint Eastwood ya se ha enterado de quién es.

Caitlyn Jenner, una mujer orgullosa en Nueva York

2. De pronto Kim Kardashian le cae bien a mucha más gente
Fue a su uber-célebre hijastra la primera familiar a la que Caitlyn le habló de su cambio y proceso de transformación. La empatía, comprensión y apoyo demostrados por ella han conseguido, de rebote, que la percepción que el gran público tiene de Kim mejore de manera sustancial. Puedes seguir el camino de ser una celebridad excéntrica al pie de la letra y convertirte en el máximo símbolo del estilo de vida de los ricos y famosos, pero la gente sólo te amará de verdad cuando te enfrentes a temas conflictivos, reales y humanos, y sepas salir airoso de ellos.

3. Caitlyn se ha convertido en un ejemplo de estilo
Hordas de paparazzis la siguen a todas partes dejando testimonio gráfico de cada uno de sus pasos. ¿Y qué vemos ahí? Tacones de aguja, faldas tubo, vestidos cruzados con estampado de leopardo, gasas en túnicas grecorromanas y estampados en prendas que podrían pertenecer a la Nanny Fran Fine. Catilyn está desarrollando un estilo de vestir como mujer, y éste es tremendamente femenino y marcado. Es la feminidad representada por una mujer transexual dejando testimonio gráfico en los tabloides y revistas de moda de un modo que la teoría queer sólo puede encontrar deliciosamente estimulante.

¿Por qué la portada de Caitlyn Jenner ha roto Internet?

4. Nos ha obligado a reflexionar sobre qué significa realmente ser mujer
No hay una única manera de ser mujer ni una única manera de ser mujer transexual. Caitlyn tiene una presencia e influencia mayor que las de cualquier anónimo. Su presencia ayuda a cambiar percepciones, pero sólo es ejemplo de una vida: la suya.

¿Es pintarse las uñas? ¿Es llevar maquillaje? En su polémico artículo del New York Times, la oscarizada periodista Elinor Burkett se preguntaba por esta y otras controvertidas cuestiones, como por el discurso extendido de “ahora que soy mujer mi sensibilidad ha cambiado” o por si siempre se ha vivido como un varón privilegiado (y se ha disfrutado de las ventajas inherentes que esto conlleva), basta con los cambios físicos para “ser”, de verdad, mujer.

Y, en otra muestra de cómo la forma en la que vestimos es uno de los mensajes más importantes que lanzamos, se interroga acerca de por qué una mujer que subvierte las nociones tradicionales y patriarcales de género, sexo e identidad, tiene que hacerlo ataviada en una revista con corsé, tacones y vestidos ceñidos, precisamente los más estereotipados ejemplos de cómo el heteropatriarcado viste y presenta a las mujeres.

En otras palabras: cuando has vivido toda tu vida como hombre sintiéndote e identificándote como mujer, ¿es la única forma de expresarte, ahora que por fin lo eres públicamente, vestir del tradicional modo –sexy, elegante, agradable a la vista– en el que se espera que una mujer lo haga? ¿Las mujeres amamos los tacones porque nos encantan o porque la sociedad nos ha enseñado a que nos encanten esos objetivamente incómodos artefactos? El debate originado no puede ser más apasionante.

Si quieres conocer qué otras grandes lecciones nos ha dado Caitlyn Jenner, entonces haz clic aquí.