Un nuevo disco, sueños de niñez y familias no convencionales, una charla con Miguel Bosé

En entrevista exclusiva para Vanity Fair México, el cantante español habla de su vida pasada y presente.

Etiquetas:

A estas alturas uno pensaría que Miguel Bosé ya lo ha hecho todo, artísticamente hablando. Sin embargo, su nuevo disco Bosé MTV Unplugged lo enfrentó a terrenos antes desconocidos, y él mismo confiesa que había ido atrasando este proyecto por temor: “Yo habitualmente trabajo con ordenadores y ese es uno de los rasgos de identidad del sonido Bosé”. El resultado de este acústico es “fascinante y muy divertido”, describe el propio cantante, quien se entregó a esta aventura musical al lado de amigos como Juan Luis Guerra, Pablo Alborán y Natalia Lafourcade.

¿Qué otros miedos has enfrentado cuyo resultado te haya sorprendido positivamente?

Esta profesión implica afrontar temores a diario. Pero, como siempre, los temores son del reino de lo irracional, con lo cual una vez que te pones a la faena, te das cuenta de que no era para tanto, sino todo lo contrario. El proceso [de este disco] fue pasar como de la cola a la cabeza en pocos días. Es un proyecto especial, por lo cual todo en ello iba a ser especial.

El dueto con Marco Antonio Solís nos sorprendió.

Yo quería a alguien muy mexicano. Él tiene una música que es conocida desde Alaska hasta la Patagonia; sin embargo, es más de raíz. Me apetecía. Ya tenía la canción: ‘Olvídame tú’ y le encantó. Le dije: “Marco Antonio, es que esta la tendrías que cantar tú siempre porque te pega más a ti que a mí”. Yo la canté en un proyecto especial, que es sinfónico. Tuve que aprender a cantarla porque yo no hago ese estilo, era muy distinto. Pero a Marco Antonio le va muy bien. El dueto es fantástico.

¿Cómo convives con canciones que te han acompañado durante tanto tiempo?

¿Sabes que siento? Que ya no son mías, son vuestras. Yo las hice y ya una vez que se publican dejan de ser tuyas y le pertenecen a quien las agarre. ‘Nada particular’ para ti tendrá un valor que será diferente para otras personas. Cada una tiene un registro diferente. Pero cuando yo las canto, lo hago como algo que ya no es mío. Os canto esta canción que es vuestra y que vosotros hicisteis grande.

¿Qué talento no tienes aún que le gustaría tener?

Me gustaría ser un gran arquitecto y construir puentes. Los puentes me gustaban desde pequeño. El puente es el que distribuye las fuerzas y hace que todo encaje… esa cosa totalmente mágica y sostenida que une. El mundo cambió con la construcción de los puentes. Fíjate, el Papa se llama “el sumo pontífice”, pontefice (pronuncia en italiano), o sea “el sumo hacedor de puentes”.

Hablando de unir, ¿piensas que el internet une o distancia a las personas?

Yo creo que hace las dos cosas. En el entorno personal nos da mucha inmediatez, pero nos aísla muchísimo. No hablamos. He visto a mi sobrina estar con otros adolescentes sentados chateando uno al lado del otro sin hablar. ¡Qué es eso! Hablad que, si no, vamos a evolucionar y las próximas generaciones no tendrán necesidad de cuerdas vocales. Nacerán con un teléfono móvil y el teclado insertados (bromea).

En México hay un grupo ultraconservador que recientemente ha salido a marchar en pro de la familia tradicional. Tú has demostrado que una familia no tiene que seguir los esquemas conservadores para ser funcional…

¡Qué miedo! Es absurdo. Yo soy un ejemplo de lo que es una familia diferente. Padre soltero. En el segundo año de escuela de mis hijos, en Madrid, me gané el premio al mejor padre. Veían a cuatro niños y decían: “Son los niños más felices, los más amados”. Yo termino de trabajar, que es algo que también hago para ellos, y no tengo mejor plan que estar con mis hijos. Y me hablan, y me cuentan, me vuelven loco, me revientan la cabeza, me agotan… y no hay mejor plan. De lo que estaba seguro en determinado momento de mi vida era que no podía hacer ese proyecto con una pareja, porque soy hijo de divorciados y he padecido el manejo de ser arma arrojadiza. Son míos y no habrá separación que me los pueda arrebatar, no tendré que pelear por custodias. Pero yo soy una familia y una madre soltera es una familia. Dos hombres, dos mujeres... Familia es amor. Una persona con amor es una familia.

Has expresado claramente tu opinión sobre Donald Trump. ¿Cuál de tus canciones te gustaría dedicarle?

‘Sol forastero’ —dice de inmediato y empieza recitar parte de la letra—. Pero qué libertad, qué clase de cultura. Pero que gringo mandingo ni que polla dura. Pero qué presidente ni qué rascacielos Pero qué sociedad que vive sin camelos…

¿Quién es tu héroe de amor?

Mi padre. Yo le amaba, él a mí no (ríe). Yo le amaba mucho. Al final de su vida nos hicimos muy cómplices.