Sri Lanka: donde organizar un concierto te puede costar algunos latigazos

Tras el alboroto que causó Enrique Iglesias en la isla, el presidente, Maithripala Sirisena, sugirió azotar a los organizadores con la cola de una raya venenosa.

Etiquetas:

Aunque la historia de los fans que pierden el control ante la euforia de ver a su ídolo en un concierto no es nueva, algo que ha llamado la atención esta semana son las consecuencias que provocó la reciente presentación de Enrique Iglesias en Colombo, la capital de Sri Lanka, donde el español se presentó el pasado 20 de diciembre como parte de su gira "Love and Sex World Tour", que solo con el nombre debió haber dado a los organizadores una idea de lo que podían esperar.

Manual del fan: ¿qué no hacer frente a tu artista favorito?

La isla es famosa por sus estrictas políticas sobre la demostración de afecto en espacios públicos, por lo que el hecho de que las mujeres brincaran, gritaran y le tiraran el brassiere al intérprete de "Bailando" fue algo que no le cayó nada en gracia al presidente de la región, Maithripala Sirisena. Y sí, aunque aventar una prenda íntima al escenario puede resultar un acto un tanto cavernícola y desvergonzado, la reacción del mandatario fue totalmente desproporcionada.

Aunque Sirisena consideró que la culpa de todo el alboroto en el concierto no fue de las fanáticas –que simplemente se dejaron llevar por sus hormonas–, sentenció que los organizadores del evento, aquellos incitadores del pecado que permitieron que se sirviera alcohol y las mujeres subieran al escenario para darle uno que otro besito a Iglesias, deben de ser castigados… ¡con azotes de cola de una raya venenosa!

“Es un comportamiento incivilizado que va contra nuestra cultura"
, mencionó el mandatario, según reportó el periódico El País. "No digo que se azote con la cola de una raya venenosa a estas mujeres incivilizadas que se quitaron el sujetador, pero sí a quienes organizaron tal evento”, agregó.

¿Para qué poner una multa si se puede recurrir a una de las más tradicionales prácticas de castigo de la nación budista? La empresa Live Events, encargada de la organización del concierto, ya ofreció una disculpa pública por el revuelo y los contratiempos que causó el evento. Ojalá que eso baste para cambiar o aminorar la sanción (de 10 a 5 latigazos, ¿tal vez?). Por lo pronto, estamos seguros de que pasaran muchos años antes de que Enrique Iglesias vuelva a poner pie sobre Sri Lanka.

Descubre qué otros famosos se han convertido en personajes non gratos en algunos países.