Tren a Marte: por el camino de terracería

Los reyes del "charlespop" regresan con su segundo disco, 'Karma para el alma'.

Etiquetas:

Resumir una mañana con Allan y Edgar García, Christian Carrillo (Titi) y Allan Fuentes (Árbol) no es tarea sencilla. Si bien su fuerte es la música, su habilidad para la comedia no es nada desdeñable. En 2010, estos cuatro amigos –que bien podrían ser hermanos– pisaban el Auditorio Nacional de la Ciudad de México con un estilo que renegaba de la normalidad. Seis años y una nominación a los Latin Grammy después, el "charlespop" de Tren a Marte se prepara para un nuevo disco. ¿Estás listo para una sesión de 'Karma para el alma'?

V.F.: ¿Qué es el "charlespop"?
E.G.: Es una fusión del charlestón de los años 20 y el pop actual.
A.G.: El que no arriesga no gana. No estamos tan alejados del pop, pero poco a poco tratamos de meter nuestro sello. Estamos evolucionando dentro de nuestro género.

V.F.: ¿Qué esconde 'Karma para el alma'?
A.G.: Es como si estuvieran viendo un espectáculo en vivo solo con escuchar una canción, trae baladas pero también más ‘charlespop’ que el primero.

V.F.: ¿Cómo sobrevive hoy en día una banda independiente?
A.G.: No estamos peleados con las disqueras pero en este momento no es nuestro interés. Tenemos una gran ventaja en relación a otros grupos; un show de covers que nos mantiene a flote y nos da la posibilidad de inyectarle a nuestra prioridad, que es Tren a Marte.

¿Cuál es el secreto del éxito de esta boyband atípica?

A: Entre nosotros nos hemos peleado pero pelearnos va mucho más allá que deshacernos de la banda.
E: A veces me dan ganas de matar a Allan, pero es mi hermano y mis papás me regañarían.
A: Para resumir, tiene mucho que ver la hermandad que hay entre nosotros, tener claros los intereses de la banda y hablar con la verdad. Nunca nos permitimos, sobre todo entre nosotros cuatro, que alguien se quede con algo.
E.G.: Compartir el mismo gusto por la música también une mucho.

¿En qué estación se encuentran ahora?

A.G.: El 2015 nos unió mucho más y musicalmente estamos en otro nivel. Tren a Marte es una banda muy bendecida y nos pasan cosas inesperadas. Nuestro primer álbum 'Tercera llamada' significó comer sopa instantánea y latas de atún a diario. Cuando pensábamos que no había funcionado, nos nominaron a los Latin Grammy...

V.F.: ¿Qué pasará cuando el Tren llegue a Marte?

E.G.: Cuando no estás acostumbrado a los aplausos te pueden volver loquísimo, por eso es importante ser bien aterrizado.
C.C.: Hemos visto tanta gente perder los pies.
A.G.: Nos han sucedido cosas bien perras y no nos hemos dado cuenta, tomarlo así es lo que nos ha ayudado a mantener los pies en la tierra. Hay dos formas de hacer una carrera: por la autopista, en la que puedes ir a 170 kilómetros por hora y en cualquier descuido te puedes estrellar y deshacerte, o te puedes ir por el camino de terracería, vas lento pero constante y llegas a tu destino. Nosotros vamos por el segundo...
 

*Entrevista publicada en nuestra edición impresa de marzo 2016.