El top 20 de Madonna: sus 'singles' ordenados de peor a mejor

Analizamos y ordenamos más de treinta años de carrera de la artista más influyente de la historia. 'Time-goes-by so slowly!'

Estás a punto de comenzar a leer un ranking de los singles de Madonna. Antes es necesario explicar algunas ausencias: para descartar temas menos populares que fueron singles promocionales o solo se publicaron en algunos países nos hemos ceñido a incluir aquellos singles que tienen un videoclip rodado para su promoción. Eso deja fuera canciones como Hey you (a Dios gracias), Gambler o Dress you up (una pena). También hemos excluido a aquellos cuyo videoclip consiste en un montaje de imágenes de un tour de Madonna, lo cual deja fuera a singles como Miles Away. Pero ojo, hay excepciones de singles que no tuvieron vídeo pero son tan influyentes que tenían que estar, como Holiday. También hemos descartado las colaboraciones que fueron, en realidad, singles de otros artistas, como Me against the music con Britney Spears (otra vez, gracias a Dios). Aclarado todo esto, you can dance! For inspiration!

Si quieres ver una lista más extensa, aquí es dónde

20. RAY OF LIGHT
"And I feel like I just got home" debe de ser una de las mejores frases que ha cantado Madonna nunca. Cuando escuchamos Ray of light por primera vez no sonaba a Madonna, sino a Prodigy. Era feroz y agresiva, pero a la vez fluía suave como unas sábanas de hilo egipcio. Cuando uno la escucha en la elíptica y llega ese descanso hacia el final de la canción en el que la música se detiene y Madonna canta la estrofa únicamente sobre unas guitarras, uno parece haber alcanzado el cielo. Parece haber llegado a casa, efectivamente.


19. GET TOGETHER

La joya de Confessions on a dancefloor. Un tema clásico sobre bailar y enamorarse que pone al día Into the groove y que debería ser lo más celebrado y recordado de aquel disco y de aquella era si no fuese porque Hung Up se convirtió en un éxito gigantesco a nivel mundial. Cinco minutos y medio que se pasan en segundos. Que aprenda Frozen.


18. HOLIDAY
Ejemplo paradigmático de que menos es más y de que cuanto más simple es el concepto y la letra de una canción pop más juego puede dar. Nunca el título de una canción estuvo más en comunión con su espíritu: Holiday es relajada, divertida y adictiva como unas vacaciones. Un balón de oxígeno. Una canción que sigue sonando actual porque no es de pertenece al verano del 83, pertenece a todos los veranos de nuestra vida.


17. HUNG UP
Y cuando Madonna estaba acabada y su discurso mesiánico había dormido a la humanidad decidió llamar a Stuart Price, pedirle su mejor base y añadir un sample de ABBA. Es increíble como un sample puede elevar a la estratosfera una canción que sin él no era gran cosa. Pero Hung up funcionó, resucitó a Madonna, se convirtió en la canción disco más exitosa de la década y a día de hoy, cada vez que la vuelve a cantar en sus giras, deseamos en secreto que nunca hubiese ocurrido.


16. DEEPER AND DEEPER
Hubo un día en que Madonna era muy graciosa. Y cuando quiso homenajear a los fans gays que habían aupado y celebrado Vogue lo hizo con el número más abiertamente gay de su carrera, una canción dance con castañuelas que parece que habla de un hombre que acepta su homosexualidad con un título muy evocador. Pocas veces ha estado más energética y pocas veces ha parido un estribillo más irresistible.

15. EXPRESS YOURSELF
Harta de la imagen de Material girl, Madonna se marcó un cántico de revista femenina en el que dejaba claro que los collares están muy bien pero el respeto es lo más importante. Y como estaba furiosa –con Sean Penn, imaginamos– es posible que esta sea la mejor interpretación vocal de su carrera.


14. LIKE A PRAYER
Digámoslo de una vez: la producción original de Like a prayer es una vergüenza y suena a sardina en lata. Pero la melodía es tan atemporal y tan perfecta que sobrevive incluso a eso. Si no está más alto en esta lista es porque, a base de repetirla en cada gira y cada actuación, hemos acabado aburriéndonos de ella. Pero ¡ay de nosotros si la versión incluida en The Inmaculate Collection (mejorada y perfeccionada como una Gioconda restaurada) empieza a sonar en la pista! Lo que ocurre a partir del minuto 4:40 es celestial, efectivamente.



13. EROTICA
Esta canción es larga, sucia, confusa, adictiva, aparentemente sencillísima en su complejidad y siempre que parece que se va a acabar no se acaba y sigue. Vamos, todo lo que debería ser un revolcón, que es de lo que supuestamente hablaba. Uno de sus mejores momentos artísticos y sus peores momentos de popularidad. Pertenece tantísimo a su tiempo que no se sabe si ha envejecido bien o ha envejecido mal.


12. BORDERLINE
Es curioso que las letras de Madonna sobre el amor sean mucho más inspiradas en sus comienzos, cuando era una pizpireta que iba de cama en cama, que ahora, cuando ha vivido dos divorcios y muchísimas relaciones. Eso demuestra nuestra sospecha de que cuando uno canta sobre el amor debería cantar sobre una fantasía y no sobre ninguna realidad. Y es lo que hace aquí Madonna: equiparar amor a locura cuando todavía no había conocido ninguna de las dos cosas.


11. INTO THE GROOVE
Que nos aspen si esta canción no describe exactamente la relación de amor de tres minutos que surge entre un consumidor de éxtasis y una canción en la pista de baile. No es ningún amante el que invita a bailar (o a algo más), sino la propia canción. "Now I now you're mine". Lo dice la canción, lo dice el éxtasis y lo dice Madonna.


10. LIKE A VIRGIN
Madonna se hacía definitivamente überfamosa asociando ya para los restos sexo y religión. Hay tanta mitología sobre esta canción que da la sensación de que decenas de eventos le han hecho sombra: su presentación en los MTV Video Music Awards de 1984, en la que se revolcó por el escenario vestida de novia, hasta la teoría sobre el significado real de su letra que se muestra en Reservoir Dogs. Pero esa no se puede reproducir aquí. Búsquenla.


9. PAPA DON'T PREACH

Los violines más irónicos de los ochenta introducen una canción con una temática tan chiripitifláutica que se diría compuesta por Nacho y José María Cano: el aborto. Su temática hizo que Madonna dejase de pertenecer a la liga de Cyndi Lauper y entrase en la de Prince y Michael Jackson. Los antiabortistas la amaron porque se lo tomaron como un ataque al aborto y los proabortistas la amaron porque se lo tomaron como una broma. Madonna aprendió que iba a tener que moverse durante toda su carrera en la línea que separa el chiste del peligro.


8. BAD GIRL
Madonna compuso su mejor balada de los noventa cuando decidió dar voz a Laura Palmer. Bad girl habla de una chica que fuma demasiado, bebe demasiado, se acuesta con demasiados chicos y es incapaz de dar amor al único que la quiere de verdad. El r&b lento y elegante de Andre Betts suena más a marcha fúnebre que a romance y el vídeo, dirigido por David Lynch con un final y con un final trágico, es el mejor que ha hecho en su carrera.



7. OPEN YOUR HEART
El amor como una orden. Madonna se reveló como la mujer mandona que era con una canción con una de esas producciones que parecen surgidas de lo más profundo de un motor que funciona a la perfección. A estas alturas ya había aprendido un poco desde Borderline: el amor significa estar loco pero también ser vulnerable. Curiosamente pedía que alguien abriese su corazón, pero no le dio la gana de abrir el suyo hasta cuatro años después en Like a prayer.

 


6. CHERISH
Y el pop setentero de True Blue explotó aquí y se hizo harder, better, faster, stronger. La mejor canción de Like a prayer no pega nada en Like a prayer porque es naif, luminosa y esperanzadora. Una pieza perfecta que parece vacilona pero, ay, intente usted entonar la compleja melodía de sus estrofas en un karaoke y rece para que nadie escuche el resultado. Lo sé por experiencia.


5. MUSIC
Madonna ya había entonado su particular carta de amor a la música disco en Into the groove, pero aquí tocaba época espiritual y dejó a un lado el placer corporal para hablar de la música como elemento que cura y une a los pueblos. Fue su último gran número uno mundial y su producción, entre carísima y cacharrera, sigue siendo ultramoderna a día de hoy. Es minimalista y extraña y por eso funciona. ¿A que no tenia sentido alguno la primera vez que la escuchamos?


4. LIVE TO TELL
La primera gran canción adulta de Madonna habla de alguien que huye escondiendo un terrible secreto. Y su gran acierto formal es incluir silencios incómodos, vientos que suenan tras la puerta y una especie de redención final en la que la canción explota pero, ah, su protagonista sigue negándose a contar ninguna verdad. Es realmente emocionante y eso es mucho decir en Madonna, una artista que siempre ha hecho de la frialdad su gran valor en bolsa.


3. JUSTIFY MY LOVE
Y en 1990 Madonna llevó al número de todo el mundo una canción en la que no canta , sino que durante cuatro minutos enumera sobre una base repetitiva una serie de fantasías sexuales inconexas. Abría la época más controvertida y artísticamente rica de su carrera. Y comenzaba el momento más emocionante en la historia del pop, esos años en los que en los programas de debate de todo el mundo la gente se preguntaba si una mujer tenía el mismo derecho que Prince o Billy Idol a decirle al mundo que se moría de ganas de acostarse con alguien.

2. BURNING UP
Madonna le deja claro a su amante que esta dispuesta a arrodillarse a cambio de amor. Y en el videoclip, el que comenzó su romance con la MTV, arrastra sus piernas desnudas sobre el asfalto de la carrera. Madonna nunca ha vuelto a sonar tan energética como aquí. Ni en Erotica supo reflejar tan vivamente su ansia carnal. Burning up es una canción de 31 años rabiosamente moderna y su discurso sobre una mujer que está dispuesta a dar placer a los demás pero controlando cuándo y como debería ser reivindicado en tiempos de Miley Cyrus. Esta canción debería ser la primera de la lista, pero...


1. VOGUE
Pero nada puede estar por encima de la canción pop con la estructura, la producción y la estética más influyente de los últimos treinta años. No hay mucho que decir de Vogue. El diamante Hope del house, el Empire State Building del pop. Como se diría en el anuncio de un ático de lujo, mejor verlo: