El discurso de la reina

Helen Mirren lleva décadas como estandarte del feminismo sin proponérselo. A punto de cumplir 72 años, da un paso al frente por las mujeres con humor, sin dejar de trabajar y con mucho erotismo.

Etiquetas:

La nota sobre el Monte Carlo TV Festival de hace unas semanas no la dio la homenajeada sino su acompañante. Durante su paso por la alfombra roja, Helen Mirren se paseó del brazo de 50 Cent. Fuera de la extraña combinación, lo que llama la atención fue lo que expresó el rapero en sus redes sociales y que reprodujeron varios medios impresos días después: “Creo que la amo. No puedo dejar de mirarla, ella tiene eso que no puedo describir”. Así se refirió a la actriz este hombre intimidante de 1.83 m y nueve balazos en el cuerpo.

 

Me and the queen, @Helenmirren chilling. Taking over Monaco for tonight.

Una publicación compartida de 50 Cent (@50cent) el

Caemos todos rendidos.
50 Cent no es el único que ha caído rendido ante los pies de Mirren, es solo el último caso. En 2016, la actriz dejó mudo al conductor Stephen Colbert al plantarle un beso en su programa.

Antes de eso, hizo lo propio con el actor Paul Rudd en The Graham Norton Show, mientras que la noche que recibió su Oscar a la Mejor actriz por The Queen (2006), Will Ferrell, John C. Reilly y Jack Black le dedicaron un número musical para tratar de seducirla y “llevársela a casa”: “Helen Mirren And An Oscar Will Be Coming Home With Me”, cantaron los tres.

En medio de un debate en Hollywood sobre el feminismo, Helen Mirren se lo toma con calma. Es un lujo que se puede dar a punto de cumplir los 72 años —el 26 de julio próximo— y décadas y décadas en el entretenimiento mundial. 

Y es un lujo que puede darse, también, porque la originaria de Londres puede presumir ser la única actriz que se ha desnudado en pantalla en varias décadas distintas. Helen se ha quitado la ropa en los años sesenta (Age of Consent, 1969), setenta (Calígula, 1979), ochenta (The Cook, the Thief, His Wife & Her Lover, 1989), noventa (The Passion of Ayn Rand, 1999) y más (The Roman Spring of Mrs. Stone, 2003): es algo así como el Mix 106 del erotismo cinematográfico. Pero cuidado con insinuarle si su físico le dificultaba ser una actriz respetada. Nuestra estrella le plantó cara al periodista británico Michael Parkinson y sus cuestionamientos machistas en una entrevista —ya legendaria— de 1975.

El sistema no las quiere mayores.
En Hollywood, donde después de los 35 años te consideran “vieja”, Helen Mirren es una rara avis que sigue trabajando como si tuviera 20 y se niega a ir al gimnasio o hacerse cirugía estética porque “no se quiere”. O que sigue sorprendiendo por imágenes como la publicada en el Dayly Mail, durante unas vacaciones en Puglia, Italia. O que no tiene empacho en posar solo con la bandera de Estados Unidos para la revista Esquire

Pero también es una activista casi sin proponérselo. En el discurso que pronunció por el fin de cursos de la Universidad Tulane, en Nueva Orleans, en mayo pasado, Helen se asumió, por primera vez, como feminista: "En todos los países que he visitado, desde Suecia hasta Uganda, de Singapur a Malí, me he dado cuenta de que cuando se respeta a las mujeres y se les da la libertad de cumplir sus sueños y ambiciones, la vida mejora para todo el mundo. No me definía como feminista hasta hace poco pero siempre había vivido como tal", dijo la actriz, esposa del director de cine Taylor Hackford (The Devil's Advocate y Ray). 

Hoy, a días de cumplir los 72 y con 134,000 seguidores en Instagram, Helen Mirren es la reina de Hollywood no solo por sus actos, sino porque no se toma muy en serio, como cuando participó en un concurso de Twerking en Harvard. Y la siguen escuchando.