Clavadistas en problemas

Pese a los años de preparación, los nervios traicionaron a estos atletas durante los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

Los Juegos Olímpicos representan la justa deportiva más importante para cualquier atleta y los nervios muchas veces pueden ser sus peores enemigos ocasionando equivocaciones que los llevaron a quedar al fondo de los tableros. Aquí, los casos de los que más se habló en Río.

La clavadista rusa Nadezhda Bazhina cayó de espaldas al intentar un clavado cuya ejecución ni su propio entrenador podía creer.  

 

Por su parte, Ilia Zakharov, también de Rusia y quien obtuviera medalla de oro en Londres 2012, esta vez decepcionó con un clavado fallido que dejó todos sus números en cero.

 

El competidor Amsyar Ahmad Azman de Malasia hizo también una de las peores ejecuciones cuando perdió el equilibrio en el trampolín de tres metros resultando en un muy mal aterrizaje.

 

El brasileño Luiz Felipe Outerelo perdió la concentración en un clavado de bajo nivel de dificultad en el que no logró enderezar las extremidades para caer en posición vertical durante la competencia de trampolín de tres metros sincronizado.

 

Más notas:

La entrevista de Paola Espinosa que dividó opiniones
¡Vamos por la medalla de oro número 14!