Carrie Fisher: coincidencias con la vida y muerte de su admirada Dorothy Parker

La vida de la célebre actriz tuvo muchas similitudes con la de su escritora favorita, que se hizo famosa gracias a su agudo sentido del humor.

¿Qué pasa cuando tu fascinación por una persona trasciende a tu vida misma, a las decisiones que tomas, y hasta a tu muerte? Aunque podría parecer una cuestión metafísica con una respuesta sumamente profunda, resulta ser mucho más intuitiva. Al menos así lo refiere el caso de una actriz, y su especial fijación por la vida y obra de una escritora. Una serie de coincidencias les unieron mucho más que la simple admiración. Un suceso que sólo se podría dar en un par de vidas tan abundantes como las de Carrie Fisher y Dorothy Parker.

Carrie nació entre reflectores y paparazzis, porque sus padres eran estrellas del mundo del espectáculo. Su madre, la actriz Debbie Reynolds ocupaba las primeras planas de las revistas gracias a su participación en grandes películas como “Cantando bajo la lluvia” y “Rebelde sin causa”; y cada uno de sus movimientos expuestos al escrutinio público. Lo mismo sucedía con su padre, el cantante Eddie Fisher, que desarrolló una exitosa carrera durante la década de 1950, robando el corazón de miles de adolescentes con su voz barítona y suave a la vez. Resulta obvio considerar entonces, que el único fruto de la breve alianza entre estos dos titanes (que se disolvió cuando Fisher cometió adulterio con Elizabeth Taylor, recientemente enviudada del mejor amigo del cantante) se inclinara más hacia el lado “histriónico” de la vida, aun cuando no lo quería.

Fue por eso que a temprana edad se absorbió en la literatura; como un medio para escapar de la vorágine del showbiz que tenía como herencia maldita. Pero también para tener más puntos en común con su padre, quien se consideraba un ávido lector, y ponía a prueba el intelecto de su hija al regalarle obras de pensadores complejos como Arthur Rimbaud. Si bien su predilección eran los cuentos de Charles Dickens, ideales para alimentar cualquier imaginación inocente, fue hasta que leyó a la escritora Dorothy Parker, que encontró un verdadero sentido a la lectura. Los textos siempre inteligentes y punzantes sobre una amplia variedad de temas (que por supuesto, ninguno era apto para niños) le ganaron desde el primer momento; pero la verdadera obsesión de Fisher hacia la escritora estaba enfocada en su vida personal. Una vida por igual tormentosa y fascinante. Tal vez algo mucho más próximo a ella que los personajes de Dickens.

Pero, ¿quién es Dorothy Parker?

Una de las cronistas urbanas más reconocidas durante la primera mitad del siglo XX en la Unión Americana. Comenzó su carrera en 1914 publicando en Vanity Fair y Vogue; su peculiar estilo para destrozar las obras teatrales que reseñaba, y especialmente la narración de su desastrosa vida amorosa, en forma de pequeños y divertidos poemas, le ganó muchos admiradores. Durante la siguiente década publicó tres libros de poesía, siendo el más popular “Enough Rope”, una amarga colección de textos sobre el desamor. Fue precisamente este libro que cautivó a Carrie Fisher. Y tal vez de forma indirecta, siguió sus pasos hasta el final.

Similitudes.

1. Al igual que Dotty, Carrie se vio obligada a crecer antes de tiempo. Los papás de Dorothy Parker murieron cuando ella era aún muy pequeña, y tuvo que aprender a sobrevivir sola. En el caso de Fisher, sus papás estaban absortos en sus carreras y vida romántica, y esto propició que la niña se viera forzada a tomar sus propias decisiones desde niña.

2. Tal vez como mecanismo de defensa, las dos desarrollaron un sentido del humor muy particular, que se caracteriza por la franqueza para exponer su vida y adicciones (ambas padecieron de alcoholismo; y Carrie tuvo además una fuerte adicción a distintas drogas, que comenzó desde los 13 años) en una forma que se podría considerar hasta cáustica. Y publicaron sus memorias en libros que resultan hilarantes y dolorosos a la vez. En este respecto, Fisher fue un paso adelante, y escribió una exitosa rutina de Stand-Up Comedy, que después transcribió en su libro Wishful Drinking.

3. Ambas se casaron con hombres que resultaron ser homosexuales. Dorothy contrajo matrimonio con el actor y guionista Alan Campbell, que tenía la reputación de ser demasiado ligero de cascos. Y Carrie lo hizo con el caza talentos Bryan Lourd, con quien tuvo a su hija Billie. El matrimonio terminó cuando Lourd salió del closet para iniciar una relación con otro hombre.

4. Su habilidad para contar historias les llevó a escribir guiones cinematográficos. Parker coescribió el de “Nace una estrella”; y Fisher adaptó su novela semi autobiográfica “Postcards from the Edge”, estelarizada por Merryl Streep en el papel protagónico.

5. El motivo de la muerte de ambas fue una afección cardiaca. Dorothy murió a los 73 años; Carrie a los 60.

6. Su agudo sentido del humor les llevó a escribir singulares epitafios y obituarios. Mientras Dorothy Parker pidió que se inscribiera la frase “Excuse my dust” (que se podría traducir como “Disculpe por mi polvo”); Carrie Fisher escribió en su libro Wishful Drinking que su obituario podría ser “Me ahogué en la luz de la luna, estrangulada por mi propio brasier”, haciendo alusión a la ocasión en que George Lucas le pidió que se quitara la prenda para interpretar a la Princesa Leia, argumentando que en el espacio no se podría usar, por ser un riesgo para la salud.

Dorothy Parker (1893-1967)

Carrie Fisher (1956-2016).

Descansen en paz, en polvo y sin sujetador.