Las canciones de Cerati ordenadas de peor a mejor

Se cumplen dos años de la muerte del artista argentino y para recordarlo reunimos 35 temas que seguro todavía cantas en tu mente.

Etiquetas:

A dos años de su partida, recordamos a Gustavo Cerati. El artista se tuvo que ir —tristemente— a dar una vuelta por el universo, pero afortunadamente nos dejó un legado de canciones que acá ordenamos de la peor a la mejor.

35. ‘Te hacen falta vitaminas’
No es que sea tan mala, pero en México la conocimos primero por obra y gracia de Vitorino (aquel robusto cantante de “150 kilos de rock and roll”) y como que se nos quedaba ese saborcito. La canción, incluida en el disco debut de Soda Stereo, es un inofensivo ska con una letra cándida que seguro luego avergonzó al mismísimo Vitorino… perdón, a Cerati.

34. ‘Canción animal’ ( y cualquier versión sinfónica)
Como casi cualquier tema de ese disco en cuya puesta en escena Cerati aparecía ataviado de El Principito, las canciones suenan tan barrocas y grandilocuentes que desentonan con su espíritu original. No queremos imaginar la pesadilla que será Soda Stereo en versión Cirque du Soliel…

33. ‘Dietético’
En esta canción, que es una especie de declaración de principios, Cerati presentaba a Soda Stereo como “un conjunto dietético”, que cantaba “canciones de amor con sacarina”. En cierta parte, la letra dice: “Te quiero pero estás tan gorda, presiento que no eres moderna”, todo un manifiesto lírico de música ligera (anticipándose a su hit homónimo) un tanto forzada.


32. ‘Imágenes retro’

Museos de cera, telarañas, sonámbulos, pliegues en la pared. En una buena canción, pero no salva de los clichés darkies ochenteros, esos de “ando con gabardina negra y los ojos pintados aunque haga calor (y se me corre el maquillaje)”.

31. ‘Mi novia tiene bíceps’
¿Cómo? ¡Pero si todos hemos tenido una novia que levanta pesas y usa esteroides! (sustituye esta palabra por “asteroides” y sería una canción de Zoé). Cerati era “el complemento de sus pesas” y nos advertía: “mi novia tiene bíceps, ojo con lo que le dices”.

30. ‘Señales luminosas’
Parecía complicado, pero en algún momento Cerati hizo una letra tan intrascendente e insulsa, que incluso un tuit de Jodorowsky suena profundo a su lado (bueno, sin exagerar). Evítala si tienes su disco solista “Siempre es hoy”.

29. ‘En el borde’
Podría ser una buena canción pero lleva un rap en inglés metido con calzador que, en vivo, Zeta (el bajista de Soda) llegó a cantar con resultados de pena ajena. En el video se puede ver como Cerati reprime la risa al ver a su colega sonando como Caló. El mismo Carlos Alomar (ex guitarrista de David Bowie y productor del disco “Doble Vida”, donde se incluye la canción), quien cantó el rap en la canción original (idea de Zeta) declaró alguna vez: “Juré que sería la única vez que haría algo así en una canción y gracias a Dios, no he vuelto a hacer algo semejante”.


28. ‘He visto a Lucy’
Cuando Cerati se pone místico es cuando menos bien librado sale. Y si bien esta canción incluida en su último disco solista, Fuerza natural, está influenciada lo mismo por los Beatles del Sgt. Pepper (¿Lucy es la misma del cielo de diamantes?) igual tiene elementos, digamos, alquimistas que no cuajan del todo y el resultado es fallido.

27. ‘De música ligera’
Está canción en su versión en vivo (en la gira del adiós) es la culpable de que tengamos que aguantar que cualquier grupo de dudosa categoría nos recete la frase “gracias totales” o qué decir de los memes donde a la foto de una adormilada señora preparando quesadillas frente a un comal, le agregan la frase “ella durmió al calor de las masas”. Fuera de esos abusos consecuencia de la modernidad, se trata es una canción de brillante power-pop que nos anticipaba la fuerza de ‘Canción animal’, el disco con el que Soda Stereo llegaba a los años 90 rompiendo con su pasado.

26. ‘¿Por qué no puedo ser del Jet-Set?’
Antes de ser tan moderno y poético, sus letras tenían cierta carga social, como esta, en la que alude a las celebridades sociales y el jet-set con frases irónicas como “tengo el bolsillo agujereado, pero al menos tengo un Rolex, lo he logrado”. O sea, una caricatura del escalador social que se vuelve de sangre azul gracias a sus trucos y apariencias. “Lo que para arriba es excéntrico, para abajo es ridiculez” remata.

25. ‘El Cuerpo del delito’
“Ni la CIA ni la KGB ni el FBI podrán encontrar el cuerpo del delito” dice la letra de esta canción incluida en el segundo disco de Soda Stereo. Años después, ya como solista, Cerati grabaría una canción adhoc líricamente hablando, pero mucho mas brillante: 'Crimen'.


24. ‘Prófugos’
Canción de amor y de escapismos donde Cerati lo mismo critica los convencionalismos religiosos, que le hace un homenaje velado a 'Heroes' de David Bowie. Ah y se da el lujo de acuñar frases como área “desvastada”. Nos dejó “desvastados…” con ese error.

23. ‘Juegos de seducción’
Un disco tan sexual como Nada personal, no puede prescindir del sadismo, luego perfeccionado en Canción animal (aunque en este último disco, mucho tuvo que ver Daniel Melero). Si el single ‘Nada personal’ hablaba de muñecas inflables y ‘Estoy azulado’ (escrita por su colega Richard Coleman), de asfixia sexual tal y como la que sufrieron Michael Hutchence de INXS y David Carradine, ‘Juegos de seducción’ hablaba de un romántico y salvaje cambio de roles sexuales en el que ser “el violador de una señora bien” era divertido y provocador.

22. ‘Zona de promesas’
Se dice que cuando una canción es buena, así la despojes de todos los artificios y ornamentaciones va sonar bien. Eso pasa con esta canción sólo disponible en un compilado de rarezas y remixes de Soda Stereo. Años después, la folclórica argentina Mercedes Sosa la grabó (en un dueto con el mismo Cerati), y sí, sigue siendo una buena canción.

21. ‘Danza rota’
Canción incluida en el segundo disco de Soda, Nada personal, versa sobre un tipo que buscaba desesperadamente a su pareja en la pista de baile, como un vampiro agonizante que no soportaba las luces de la discoteca. El teclado inicial era tan hipnótico que lo usaron de intro para un programa mexicano llamado Estrellas de los 80.
 

 


20. ‘No existes (versión ‘Me Verás Volver’)

“La polaroid sobre la silla, brillante truco de apariencias”, si la versión de estudio es densa y oscura, en vivo, durante la gira del regreso, suena renovada y energética. Triste la letra cuasi premonitoria: “temí por mi cerebro aprisionado, en una trama vulgar”. En ‘Signos’, el grupo se vuelva más adulto “¡Cambian totalmente de ritmo… ¿por que?!” les reclama Verónica Castro en la vista del grupo a su programa ‘¡Mala noche no!’ en los 80.

19. ‘Cosas imposibles’
En la vena más bailable del artista, también explotada más en forma con sus proyectos alternos como Plan V. Esta canción no deja de ser pop pese a su base dance y sus samplers; las guitarras están ahí junto a frases como “Mi pasión del porvenir es la eternidad, no me hablen de esperanzas vagas persigo realidad”.

18. ‘Cuando pase el temblor’
Incluido en su segundo disco, se trata de esos temas sencillos (una especie de dark andino), pero envolventes, cuyo video mostraba el romance que el grupo iniciaba con el look a la The Cure a mediados de los 80. Lo malo es que esta canción sirvió como pretexto para que cualquier godínez aplicara el chiste de hacerse el gracioso cuando temblaba en la vida real (aunque el propio Cerati se cansara de decir que el temblor se trataba de un espasmo emocional y no telúrico) o hacer bromas con la condición de salud del artista. En alguno de sus últimos conciertos, Cerati sí tuvo mucha gracia cuando le cambió la letra a la canción: “despiértame cuando pase... el reggaetón”.
 

 


17. ‘Puente’

Una bocanada de aire fresco y una canción de pop existencial en el segundo sencillo post-Soda del artista, en el que se atreve a cantar: “desordené átomos tuyos, para hacerte aparecer”.

16. ‘Deja Vu’
Uno de sus últimos singles, recuperaba el ímpetu de sus primeros trabajos, pura fuerza natural (como el título de ese disco de 2009) “vuelve la misma sensación, esta canción ya se escribió” dice la letra irónicamente y al final del video, aparece la palabra “continúa”, como en esas viejas series ochenteras que nos dejaban el capítulo a la mitad.

15. ‘Cozumel’
Escrita a medio camino con su amigo Daniel Melero e incluida en el disco que sacaron en conjunto en 1992, esta canción es una atmosférica oda a una travesía donde el mar y el espacio se funden… y bueno, así escrito suena tan, tan cursi que mejor no diremos más.

14. ‘Sueles dejarme solo’
Rockera y un tanto cruda, este tema le decía adiós definitivamente al new wave y los excesos de producción. Una muestra de que su grupo podía hacer hard rock serio y minimalista y salir bien librado.

13. ‘Zoom’
Hipnótica y conceptual, sin duda una de sus canciones mejor logradas. Suena espacial y terrenal a la vez, y sus referencias cinematográficas calzan excelente con el espíritu voyerista polaroid casi omnipresente en las letras de Cerati.
 


12. ‘Lago en el cielo’
Significativa, porque fue la última que el artista cantó en vivo, previo a su fatal accidente cerebrovascular. Se trata de una balada atemporal (“el tiempo es arena en mis manos” dice), incluida en Ahí vamos, su cuarto disco ya sin Zeta ni Charly Alberti al lado (“a veces no puedo con la soledad”, reza otra parte de la letra).

11. ‘Té para tres’
Muchos pensábamos que era una canción sobre una infidelidad, pero en realidad esta lánguida balada que suena mejor en el disco Unplugged confort y Música para volar, está dedicada al momento que platica con su familia sobre la grave enfermedad que padece su padre.

10. ‘Persiana americana’
Una de las joyas de la corona de Soda Stereo, popularmente hablando, ya que los hizo despegar continentalmente. Curiosamente, la detectivesca y voyerista letra no la escribió Cerati, sino alguien ajeno al grupo: el escritor y artista plástico llamado Jorge Antonio Daffunchio, quien ni quiera era fan del grupo pero que a la fecha, sigue recibiendo regalías por escribir la canción.

9. ‘Primavera cero’
“Goles suenan a la distancia”. Esta frase, si viene de Argentina, país donde hay hasta una iglesia de Maradona, debemos tomarla muy en serio, sobre todo si está enmarcada en una energética canción de rock que los emparentaba con las nuevas generaciones a las que el delineador no conmovía tanto como los sonidos distorsionados que hacían de colchón a ligeras melodías pop. Así fue concebido Dynamo, su disco más incomprendido. En el álbum, la punta de la pirámide fue “En remolinos”, quizás el momento más claro en que el rock en español abrazó al shoegaze.
 

 


8. ‘Sweet Sahumerio’

“Poesía circular, pez espada, puedo verla de perfil ondulándose en el mar”. En un disco lleno de noise y de texturas como “Dynamo”, la balanza la pone esta canción lenta y reflexiva, como de un junkie del ruido haciendo meditación trascendental.

7. ‘Crema de estrellas’
Se le daban bien los temas ensoñadores, y esta canción de Soda Stereo incluida en su último disco de estudio parece que influenció toda la carrera de bandas como Zoé, ya que las estrellas y constelaciones son los elementos constantes en esta letra que reposa sobre una instrumentación sobria y aterciopelada.

6. ‘Lisa’
Para su primer disco como solista, Amor amarillo, Cerati se inspiró en su hija aún no nacida. O eso dice la leyenda, ya que tres años después, vio la luz Lisa, producto de su relación con la chilena Cecilia Amenábar. Esta canción de melancólico dream-pop destaca en aquel disco solista que destilaba modernidad y que también incluía “Te llevo para que me lleves”, otra de sus mejores canciones en cuyo video, podíamos ver a una hermosa Cecilia embarazada y cantando a dúo con el artista.
 

 


5. ‘Un Millón de años luz’

“Nos revolcamos en el jardín por donde nadie pasa” ok, eso es suficiente, tenemos una gran canción. Junto con ‘Cae el sol’ y ‘Hombre al agua’, es uno de los mejores temas de aquel disco con alma animal.

4. ‘En la ciudad de la furia’
Canción sexual y misteriosa, ambientada un “Buenos Aires tan susceptible” (como se describe la capital argentina en la canción). Desde su lanzamiento en 1989, la canción inspirada en los ángeles bíblicos, el mito de Ícaro y en la imagen de un superhéroe vampírico volador, se convirtió en uno de los himnos de Soda Stereo.

3. ‘Vuelta por el universo’
Si por su cabeza pasó hacer la combinación perfecta de rock y electrónica, esta canción a medias con Melero en el disco que publicaran juntos en los 90, es la muestra perfecta de melancolía con intensidad de las que más orgulloso debió haberse sentido Cerati.

2. ‘Corazón Delator’
Cualquier canción con nombre cuento de Edgar Allan Poe tendría la obligación de ser buena, queremos pensar. Este oscuro track sobre los celos y la culpabilidad (lo sentimos Daniela Romo, pero tu ochentera canción ‘Celos’ es un chiste si la comparamos) es, según él mismo Cerati, una de sus mejores canciones.

1. ‘Signos’
El momento cumbre, la canción perfecta de Cerati que sonaba tan acuática y misteriosa como elegante. ¿Que qué diablos queremos decir con eso? No lo sabemos, simplemente que a una canción con esa instrumentación, esa carga emocional y una letra que dice en algún momento “si algo cedes, calmaré tu histeria, con los dientes, rasgaré tus medias” no se le puede reprochar casi nada.