Tenemos que hablar de Beautiful People, el sitio de citas que sólo admite gente 'bonita'

¿Se trata de un ejemplo superficial más de una página de Internet que fomenta la discriminación? Aquí te damos diversos puntos de vista.

Si el negocio de citas fuera un club, Beautiful People sería el salón VIP. Sólo puedes ingresar a esta página de citas si eres alguien “atractivo físicamente”. Un concepto superficial y discriminador, para muchos, que su creador Greg Hodge defiende. “El sitio se creó desde un principio muy básico de la naturaleza humana”, dice en entrevista con Vanity Fair México. “Todos, al menos románticamente, queremos estar con alguien guapo o que goce de un buen estilo de vida”.

Para satisfacer ese deseo, la página exige que obtengas el voto a favor de algunos de los miembros de Beautiful People, como la mexicana Jacqueline McNulty, quien hace cuatro años se dedica a marcar tache o palomita en la descripción y en la foto de perfil que subas a la página. Ella prefiere a los hombres con facciones finas, voz grave, altos, delgados, bonita nariz y dientes, además de aventureros, cultos y altruistas.

Aunque, claro, “la primera impresión es lo que importa. No puedo negar que la página sea algo elitista, sé que suena horrible, pero estoy siendo honesta”, confiesa Jacqueline, modelo tapatía de 25 años. “Esta plataforma me ha ayudado a conectarme con personas que se inclinen más a mi profesión y ambiente, y no a cualquier equis de Tinder”, agrega.

Como ella, otras 30 mil personas alrededor del mundo validarán tu belleza en un voto, en un periodo de 48 horas después de subir una foto y breve descripción en la página de citas. Desde su creación en 2001, Beautiful People cuenta con más de 70 mil miembros, en su mayoría de países como Estados Unidos, Dinamarca y Francia. Pese a que México suma el 17% de gente admitida, le han negado el acceso a más de 50,000 personas.

Los nidos de las inseguridades

Por esa razón, algunas mujeres se han hecho cirugías muy drásticas para ser aceptadas. Para Jacqueline McNulty, también psicóloga de profesión, páginas como Beautiful People no afectan directamente la autoestima de las personas que son rechazadas por su poca belleza física. “Si te conoces y te aceptas, no tendrías ningún problema. No todas las personas están traumatizadas”, sentencia.

Según estadísticas hechas por Beautiful People, muchas mujeres que nacieron en los países “menos atractivos” para el hombre provienen de Inglaterra, Polonia y Rusia. A diferencia de otras mujeres “más atractivas”: Suecia, Dinamarca y Brasil. En el caso de los hombres, los “menos atractivos” serían de Inglaterra, Nueva Zelanda y Australia; versus los “más guapos” de Noruega, Suecia e Islandia.

¿Qué sucede en México? En palabras de Greg Hodge, creador de la página, “al hombre le importa cuán reveladora sea la foto de perfil de la mujer. Para ella, la atracción proviene de un buen sentido del humor o el hecho que tenga mucho dinero”.

¿La costumbre del rechazo?

Pero no se 'preocupe' si su foto de perfil no fue aceptada por culpa de sus anteojos, kilos de más o traje, siempre puede volver a aplicar.“Como sociedad estamos acostumbrados al rechazo y espero que la gente no se moleste por eso. El rechazo empieza desde pequeño y continúa toda la vida”, explica Hodge. Un rechazo que, insisten, para sus miembros vale la pena. Si eres aceptado en la página (y desembolsas un pago promedio de 12 dólares por mes), podrás recibir no sólo mensajes de otros miembros, sino también acceder a eventos exclusivos. Por ejemplo: un pase de ingreso al bar “Beautiful People” en Londres, donde hay estilistas para las mujeres todo el tiempo.

“No es superficial. No vas a un bar, caminas por el lugar y dices: ‘Mira a esa mujer o chico, ¡qué hermosa alma o espíritu tiene!’ Así no funciona”, aclara Greg. “Hay páginas de citas allá afuera que te discriminan por la religión, el color de piel, y eso me parece más ofensivo”. Cuestión de enfoques. El tema es legal, sí. Pero el dilema se encuentra en el territorio ético, donde se puede cuestionar si cualquier tipo de “filtro” es admisible en la sociedad contemporánea, cuando se ha luchado en las últimas décadas –casi sin tregua- en la celebración de las diferencias y la no discriminación.

Sin embargo, al preguntarle si recomendaría su página de citas a sus dos hijas contestó con una simpática sonrisa: “Ellas son muy pequeñas aún. Cuando crezcan, espero que la página ya no esté funcionando. Además, su madre y yo les enseñaremos que no todo lo que importa es la belleza física”.

¿Siempre no?