Una chica peligrosa: Ariana Grande se presenta en México

La cantante se presenta el 12 y 13 de julio en El Palacio de los Deportes, como parte de la gira 'Dangerous Woman'.

Etiquetas:

La artista juvenil llega precedida por su música, su activismo, la tragedia de Manchester, sus logros artísticos y sí, ciertamente bajo la sombra de sus pequeños escándalos mediáticos. A continuación algunas razones por las cuales un concierto de esta ‘sencilla chica de Florida’ —como se define a sí misma— es un espectáculo de nuestros tiempos que merece la pena ser presenciado por las huestes musicales modernas. Después de todo, Ariana Grande es una de las herederas en pugna por la corona del pop, ¿o no?

Posee el ADN de las divas del pop.
Las nuevas divas ya no son tan solo chicas materiales como lo fuera Madonna en los años 80, ni tampoco esclavas del escándalo como Lady Gaga, Miley Cyrus o —en menor grado en el termómetro de la polémica— Katy Perry. Ariana viene empoderada, además de por su innato talento musical y esa indiscutible presencia alimentada por el aparador mediático, por esas cualidades que solo las princesas del pop poseen, mismas que sin duda la colocan cada vez más cerca del trono de la música moderna contemporánea. Aunque el camino no es fácil.

Su variedad musical trasciende el pop ‘millennial’.
Pop divertido, entretenimiento juvenil en escena que no deja fuera ninguno de los géneros musicales de la era internet: dancehall, R&B, house, electropop, soul, hip hop, ritmos urbanos o balada pop. Cobijada por un séquito de bailarines que enmarcan el show, así es la puesta en escena de la gira Dangerous Woman, en la que la cantante interpreta en promedio 23 canciones en las que la variedad de ritmos trascienden géneros.

Ariana es punto y aparte.

A diferencia de las mencionadas Madonna, Lady Gaga o Miley (y sumémosle a Britney y demás exposeedoras efímeras del cetro), Adriana Grande no recurre al escándalo escatológico como detonante de su éxito. Bien pudo estirar y sacarle mucho provecho mediático al rumor de su romance con otro chico malo de la cuadra, Justin Bieber, pero en lugar de eso, Ariana apostó por la música…y, claro, por lamer donas ajenas.

Porqué todo se lo puedes perdonar (hasta que lama tus donas).

Este incidente acaecido cuando Ariana fue grabada in fraganti en el momento que se le ocurrió deslizar su húmeda lengua por unos azucarados donuts, fue un pequeño desliz que, si bien le acarreó muchas críticas (sobre todo por que también dijo que “Odiaba América” es ese mismo episodio registrado en video), fue una nimiedad de la era Trump que de hecho le sirvió para agregar unos cuantos miles de seguidores más a su cuenta de millones de followers. Recomendación: Por si las dudas, mejor no compres donas en negocios a muchos kilómetros a la redonda del concierto, no vaya a ser que a Ariana se la haya ocurrido pasar ahí camino al show.

Porque ella no ama el playback como Selena o Justin.
Los verdaderos artistas sí cantan (si no, luego les quitan su Grammy como a Milli Vanilli). Aunque en ocasiones especiales Ariana recurre al playback en sus conciertos masivos, la cantante asegura que canta en vivo. Incluso hace algunos años se dio el lujo de burlarse de Selena Gomez cuando a esta le falló la sincronización de la voz grabada en un evento donde compartían escenario. “Al menos yo canté en vivo” publicó en su Twitter (aunque luego se retractó). Las presentaciones de Ariana Grande en México prometen ser shows en los que sus admiradores podrán apreciar su voz soprano al natural, y no una grabación sobre la coreografía (eso claro, si los gritos histéricos de los fans de al lado los dejan oír).

Apoya a sus amigos…y sus amigos la apoyan a ella (y eso es de reinas).

A pesar de su supuesta rivalidad mediática , la cantante ha reiterado su apoyo a sus colegas como Miley Cyrus. “La gente es cruel, ella puede hacer lo que le dé la gana, tiene una gran vibra” comentó en su defensa. También apoyó a Selena Gomez contra las fans de Bieber que la atacaban (y se metió en problemas). Pero sus amigos famosos (la misma Miley, Justin, Robbie Williams, Take That, Katy Perry, Coldplay y hasta Liam Gallagher) también la apoyan, como cuando el mes pasado realizó el concierto One Love to Manchester, el homenaje musical tras el lamentable atentado terrorista que ocurrió justo en uno de sus shows en la ciudad inglesa en mayo. Claro que además de ISIS, la cantante tiene otras enemigas más cercanas y menos mortales (a pesar del veneno), como Lindsay Lohan, quien alguna vez la atacó en Instagram con un mensaje sobre su supuesto exceso de maquillaje.
 

Ni princesa ni esclava. Simplemente mujer (y una muy peligrosa).
Y es que muy atrás están los años en que la cantante era una “niña Nickelodeon”. Hoy día Ariana ha demostrado que puede ser toda una mujer sexy y mostrarse sensual a sus 24 años (recién cumplidos) para cautivar a los jóvenes y los papás de los jóvenes. Tal como en el video de su canción Dangerous Woman. Sí, poco a poco la princesa se va convirtiendo en reina de la colmena.

Su cualidades humanas y artísticas.
Vegana convencida, activista social, feminista y enemiga de las políticas de Trump, la artista estadounidense de raíces italianas y mexicanas, además de esas cualidades humanas que han hecho que las chicas de todo el mundo se sientan identificadas, posee un rango vocal de soprano que abarca cuatro octavas y un semitono. Eso la pone en el mismo nivel de Mariah Carey y otras divas del pop-soul moderno. Cuenta la leyenda que fue descubierta por Gloria Estefan cuando la escuchó cantar en un crucero en el que Ariana, de 8 años, viajaba con su familia. Además, es una bailarina destacada, diseñadora y actriz. Así, ¿cómo no desmarcarse de las otras aspirantes a la corona pop? Ya es suya.