¿Llevar o no llevar el velo? Esa es la cuestión

Angélica Rivera optó por seguir el protocolo de vestimenta durante su reciente visita a Arabia Saudita.

Etiquetas:

Porque más vale no buscarle tres pies al gato, sobre todo si hablamos de Relaciones Internacionales, durante su reciente visita a Arabia Saudita junto a su esposo, el presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera no quiso causar problemas innecesarios y optó por acatar las leyes islámicas que dictan que las mujeres que visiten el país deben utilizar un velo, también conocido como hiyab, para cubrir su cabello y portar vestimenta holgada que no deje al descubierto brazos y piernas. Así, la primera dama de México bajó del avión presidencial el pasado 16 de enero enfundada en un conjunto negro y azul marino, a juego con su respectiva mascada, y al día siguiente se dejó ver en un atuendo color beige en el que, nuevamente, destacó su velo.

Aunque en Arabia Saudita existen ciertas excepciones para figuras políticas y miembros de la realeza, se espera que las mujeres invitadas al país cumplan con el protocolo. Sin embargo, esto no siempre ha ocurrido. En 2015, Michelle Obama causó un revuelo al aparecer con la cabellera descubierta durante una visita exprés que ella y su esposo, Barack Obama, realizaron en el país para presentar sus condolencias por el fallecimiento del rey Abdullah bin Abdulaziz Al Saud.

En ese entonces, la primera dama estadounidense, quien siempre da de qué hablar por su acertada vestimenta, dividió opiniones, entre quienes consideraron el acto como una falta de respeto y quienes lo reconocieron como un statement político a favor de los derechos de las mujeres. De cualquier forma, la hazaña no fue más allá de miles de tuits de reclamo y la pesadez de algunos funcionarios del país, quienes optaron por ignorar a la esposa del mandatario estadounidense en vez de saludarla.

Otra primera dama de Estados Unidos que hizo caso omiso al protocolo fue Laura Bush, en 2006. La esposa del expresidente George W. Bush se paseó por Arabia Saudita con su corta cabellera al aire.

Condoleezza Rice , Hillary Clinton y la canciller alemana Angela Merkel son otras mujeres que se han rehusado a portar el tradicional velo durante su visita al país islámico. Hasta ahora, su “rebeldía” no ha causado más que uno que otro disgusto por parte de los musulmanes conservadores.