No todo fue de terror: 7 cosas buenas que pasaron en 2016

Algunos lo catalogan como el peor año de la historia, pero entre tragedia y tragedia hubo momentos para sonreír y recordar.

Este año nos está haciendo sudar hasta el final. Justo cuando pensábamos que ya estábamos del otro lado- a pocos días de un 2017 de borrón y cuenta nueva- nos cae la noticia de que Carrie Fisher, la legendaria y única Princesa Leia, no estará con nosotros en la próxima vuelta al sol.

Una a una, muchas de las grandes estrellas mundiales cayeron víctimas de la maldición 2016. David Bowie fue el primero que falleció, a causa de un cáncer en Nueva York. A tan solo ocho días (el 18 de enero) y como si se tratara de un efecto dominó, Glenn Frey, el fundador de la banda de rock Eagles, abandonó este planeta, y unos meses después lo siguió Prince, por una sobredosis accidental. Para entonces, el mundo ya empezaba a inquietarse, sin saber que la mala racha apenas comenzaba. Junio se llevó a Muhammad Ali, agosto a Juan Gabriel, noviembre a Leonard Cohen, y navidad- como si se tratara de una mala broma- a la voz de ‘Last Christmas’, George Michael.

Pero no es que fuera un tema personal en contra de la industria del entretenimiento: el año golpeó a todos y parejo. Triunfó el terrorismo en manos de Estado Islámico y arrasó con vidas en Bruselas, Niza, Normandía, Múnich, Estambul, Berlín, entre otros. Siria siguió protagonizando un campo de batalla con cerca de 50 mil víctimas mortales en lo que va del año y el número de refugiados en el mundo alcanzó cifras históricas: más de 65 millones para el segundo semestre.

Como cereza del pastel, la extrema derecha, acompañada de ideas xenófobas y excluyentes, triunfó en más de una región, con el sorprendente éxito del Brexit, el referendo por el que votó Gran Bretaña a favor de que el país saliera de la Unión Europea, y la victoria del hombre que quiere construir muros entre países y despachar a los inmigrantes que no le gustan, Donald Trump.

Pero antes de tachar para siempre este año del calendario, recordemos los momentos que nos hicieron seguir de pie. Van las buenas noticias que sacaron la cara por 2016.

El mundo se tomó en serio por primera vez el cambio climático

Aunque Donald Trump se esfuerce por revertirlo, este año le trajo nuevas esperanzas a la Madre Tierra. En noviembre entró en vigor el acuerdo histórico contra el cambio climático que se pactó a finales de 2015, con 195 países como testigos y con el glamoroso París como escenario. A partir de este año naciones desarrolladas y en vía de desarrollo unirán esfuerzos por primera vez para conseguir que la temperatura media del planeta se mantenga por debajo de los 2 grados centígrados. Y más vale que sea así, si queremos seguir presentes para deleitarnos con los pocos ídolos que nos quedan vivos.

Un presidente de EEUU visitó Cuba después de casi un siglo

Sabemos que, dadas las circunstancias, todo tiempo pasado parece mejor, incluyendo todo lo que tenga el sello de Barack Obama. Quizás uno de sus mayores logros fue su acercamiento con Cuba, que aunque empezó en 2015 (aquellos tiempos gloriosos), tuvo un momento histórico en marzo de 2016, cuando el entonces mandatario aterrizó en La Habana. Fue la primera vez en casi un siglo que un presidente del país norteamericano pisó la isla, y el primero desde que Fidel Castro declaró la revolución cubana. Lo hizo, además, con toda la naturalidad del mundo. “¿Qué bolá Cuba?”, twitteó el expresidente a su llegada, seguido de “Acabo de llegar, estoy impaciente de encontrarme y de escuchar directamente a la gente cubana”. Y aunque el embargo económico que le impuso Estados Unidos a la isla en 1960 se mantiene, para muchos, el día del encuentro de Obama con Raúl Castro se derrumbó un muro. Colombia firmó la paz tras medio siglo de guerra Aunque con tropiezos, muchos esfuerzos y estrategias escurridizas, el país sudamericano firmó un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) tras 52 años de no poder verse las caras y de afectar las vidas de cerca de 8 millones de víctimas registradas. No se firmó una, sino dos veces, porque el primer documento no gustó entre los colombianos. El segundo, que se firmó en noviembre, se considera el definitivo y el presidente Juan Manuel Santos asegura que ya no hay vuelta atrás. Y aunque los mecanismos para implementar el acuerdo todavía están en veremos, el mandatario colombiano ya se llevó hasta el nobel de la paz. Entre tanta guerra, la noticia de un país reconciliado es motivo de fiesta en todo el mundo.

La capa de ozono empezó a regenerarse

Las cosas han empezado a enderezarse en el agujero antártico: por primera vez hay pruebas de que la capa de ozono se está recuperando. Desde 2000, cuando el agujero alcanzó un máximo histórico de 25 millones de kilómetros cuadrados, se ha reducido en 4 millones de kilómetros cuadrados, más o menos lo que mide la Unión Europea. Según los científicos, el mérito se lo lleva la humanidad: desde que se prohibieron los compuestos orgánicos clorados que se utilizaban en la refrigeración, la limpieza en seco, entre otros, se empezaron a ver avances. Estas restricciones se acordaron en el protocolo de Montreal, pero 2016 se lleva el crédito de los resultados. Se espera que las buenas noticias en este rubro sigan llegando, con estimaciones de la ONU de que el protocolo evite dos millones de casos de cáncer de piel desde que entró en vigor hasta 2030.

Dos especies se alejaron de la extinción

Si no fue un buen año para la humanidad, lo fue para algunos animales. La población de tigres salvajes fue una de las beneficiadas: creció por primera vez en 100 años, aumentando de 3.200 en 2010 a alrededor de 3.890 ejemplares, según una revisión de WWF y el Foro Global del Tigre. “Esto nos da grandes esperanzas y nos demuestra que podemos salvar a especies y sus hábitats cuando los gobiernos, las comunidades locales y los conservacionistas trabajamos juntos”, dijo el director general de WWF Internacional, Marco Lambertini, cuando la noticia se hizo pública.

Los pandas también festejaron este 2016, ya que salieron de la lista de especies en peligro de extinción gracias a numerosos esfuerzos para garantizar su conservación. Un reporte de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza lo publicó en septiembre: el panda pasó de estar “amenazado” a ser “vulnerable” debido al aumento de estos animales en el sur de China. Y aunque advierten que el cambio climático podría revertir esta tendencia, por ahora tendremos pandas para rato.

Y en noticias menos serias…

Leo se llevó su merecido

Por fin, y después de que le echáramos porras año tras año, Leonardo DiCaprio se fue a casa con un Óscar. Lo hizo, además, por todo lo alto, con el premio a mejor actor principal. Su papel en El Renacido, una película de Alejandro González Iñárritu, le concedió la estatuilla después de cuatro nominaciones que terminaron en decepción. Leonardo aprovechó el momento más esperado de la premiación para crear conciencia sobre el cambio climático, una causa que persigue arduamente desde hace unos años. Agradezcamos a la academia por crear este momento para sopesar tanto mal de ojo que nos asechó en 2016.

Regresaron grandes éxitos

Quizás para contagiarnos de alegrías pasadas, este año estuvo marcado por el retorno de algunos de nuestros personajes favoritos. El mundo de Harry Potter nos regaló un libro, una película y la buena noticia de que vendrán más, Star Wars volvió a darnos motivos para emocionarnos con su nuevo filme y el tan esperado duelo entre Batman y Superman se hizo realidad. Además, Mi gran boda griega, Bridget Jones y Full House regresaron para devolvernos la risa y El libro de la selva y Salvando a Dori nos desarmaron y nos impregnaron de nostalgia. Al final, Gilmore Girls hizo su aparición y nos regresó a nuestra juventud. Fue un año en el que el mundo del entretenimiento hizo un gran esfuerzo para sacarnos sonrisas en tiempos difíciles.

¡Adiós, 2016! No fuiste una pérdida total, pero esperamos con ansias 2017: nuestro año.