20 razones para amar a Chris Evans

Hace 34 años la gente vivía en un mundo en el que no existía Chris Evans. Y ese mundo se antoja mucho más triste.

Etiquetas:

Hace 34 años la gente vivía en un mundo en el que no existía Chris Evans. Y ese mundo, si lo imaginas, se antoja mucho más triste de lo que es ahora. Incluso aunque no supieras de su existencia hasta que se metió por primera vez en la piel del Capitán América. Porque Chris es como ese típico vecino con el que te llevas cruzando toda la vida en la escalera que nunca haces caso, pero echas de menos cuando se muda. El clásico guapo random de la pandilla que no destaca porque sus colegas (inserte aquí los actores de moda de turno) son mucho más altos, más fuertes y gritan más alto. Ese extraño que, una vez convertido en amigo, te hace preguntarte cómo podías haber vivido sin él hasta ahora. Si hoy a Chris Evans se le antojara fundar una religión, el 2016 sería el verdadero año 1 d.C. ¿Te parece exagerado? A ver si después de estas 20 razones para amarlo opinas lo mismo.

Cuando los 'Vengadores' se visten de gala



1. Se llama Chris, como todo lo bueno de este mundo: Chris Pratt, Chris Hemsworth, Chris Martin, Chris Isaac, Chris O`Donell… No, Cris Cifuentes no vale. Le falta una ‘H’.

2. Su padre, Bob, es un reconocido dentista. Y todos sabemos lo importante que es tener cerca a un dentista de confianza que no se invente empaste que no necesitas.

3. Su madre, Lisa, es una bailarina que daba clases de claqué en el sótano de su casa. Chris, por supuesto, no solo sabe bailarlo, sino que sería el único al que le perdonarías que lo practicara en el piso de arriba a altas horas de la madrugada.

4. Antes de ser famoso apareció como modelo en la caja de un juego de mesa para chicas llamado ‘Cita misteriosa’. ¿Más celebs que hicieron algo similar antes de ser conocidas? Leticia Sabater como modelo de gorro de ducha, pero a ella no le perdonabas lo del claqué.

5. Aquel juego fue una premonición. A Evans no solo le gusta jugar al despiste, sino que asegura que es “muy escogido” a la hora de enamorarse. Por eso en los pasados premios Oscar revolucionó a la prensa del cotilleo apareciendo con una chica misteriosa del brazo que nadie conocía. La mayoría puso en marcha todos sus recursos para averiguarlo antes que nadie, pero una periodista solucionó el enigma con un revolucionario método que no implicaba hacer llamadas a alguien de su círculo más íntimo dispuesto a traicionarle: le preguntó directamente. “No tengo novia. Esta es Claire, mi mejor amiga de toda la vida”. ¿Ves? Chris es tan amigo de sus amigos que se los lleva a la alfombra roja.

6. En favor de esos periodistas locos por saberlo todo sobre la misteriosa Claire hay que decir que tenían justificada la alerta. La lista de supuestas conquistas de Chris es larga e incluye a nombres como Sandra Bullock, Lily Collins o Gisele Bundchen. Pero las confirmadas se pueden contar con los dedos de una mano, como Jessica Biel y Christina Ricci.

7. Hasta ahora su relación más seria ha sido Jessica Biel, a la que conoció en 2001. Además de cama, compartió con ellas escenas en dos de sus primeras películas en las que también hacían de pareja: ‘Cellular’ (2004) y ‘London’ (2005). Rompieron en 2006. ¿Ves por qué no hay que relacionarse con gente del trabajo? El trabajo mata el romanticismo.

8. Lo de Christina Ricci duró bastante menos y en el fondo nos alegramos. De haber seguido, ¿qué apodo habríamos tenido que poner a esta pareja? ¿Los ChrisChris? ¿DoubleChris? ¿EvansChrisCence? Cuánto mal han hecho los Brangelina

9. Con Scarlett Johansson, aunque se les ve mucho juntos, tampoco mantiene una relación de amor. Simplemente han trabajado tantas veces juntos que se han convertido en colegas con la suficiente confianza como para que uno le de un susto de muerte al otro en directo y no se enfade. Ocurrió en el programa de ‘Ellen’. Ellen tampoco tiene una relación con Chris Evans. Tampoco con Scarlett.

10. Por no extendernos hasta el infinito: ahora mismo Chris Evans está soltero. Si le amas no te metes en medio de ningún relación. Y eso es muy elegante.

11. Eso sí, antes tendrás que ganarte la aceptación de su madre, que no solo ha sido su pareja en varios estrenos, sino que posó junto a ella en un reportaje para demostrar lo unidos que están “Ella es mi superhéroe favorito”.

12. De hecho, su madre fue la primera persona a la que Chris le contó que había perdido la virginidad.

13. Hablando de superhéroes, Chris ha interpretado a varios personajes: Antorcha Humana en ‘Los 4 fantásticos’, el villano Lucas Lee en ‘Scott Pilgrim contra el mundo’ y por supuesto, a Capitán América en varias películas Marvel. Nada mal para alguien que no leyó un cómic hasta que le propusieron su primera película basada en cómics.

14. Gracias a Capitán América tiene el futuro resuelto. Ya sea en filmes exclusivos del personaje, ya sea en los colectivos, desde 2011 Evans se ha metido al menos una vez al año en el traje de este héroe. Y así seguirá siendo hasta que termine su contrato con el Universo Marvel en 2018. ¿Sus planes para después? Probar suerte en la dirección. ¿Nuestra apuesta? Que firmará por unos cuantos años más. Si hay algo mejor que ser guapo es ser guapo y estar forrado. Esto es así.

15. La genética es importante, pero el cuerpo de Chris no es fruto de la casualidad. Su obsesión por su aspecto físico comenzó cuando le pidieron que apareciera desnudo por primera vez en ‘No es otra estúpida película americana’. “Me entró el pánico y me encerré en el gimnasio. Aquello iba a quedar registrado para siempre, es algo que mis hijos verían algún día y no podía aparecer hecho un tirillas”. En 2001, cuando aquello ocurrió, Evans, que mide 1,84cm, pesaba 63 kilos. Hoy es una mole de 88 kilos.

16. ¿Que lo que quieres es ser cómo él más que enamorarte? Tranquilo, tenemos el nombre del entrenador personal con el que ha esculpido su cuerpo, Zach Jarvis. Otro amigo “de los de toda la vida” que además también es su doble en muchas películas.

17. Él fue también el que convenció a Chris de que dejara de ser vegetariano estricto. Afortunadamente, le hizo caso. Sobre todo porque no hay nada más aburrido que salir a cenar con un novio vegano. Evans ya no tiene límites.

18. Bueno, sí, uno. “No hago ejercicios de cardio porque si los hiciera, desaparecería”.

19. A pesar de todos sus esfuerzos para ser un Mary Poppins contemporáneo (prácticamente perfecto), el muchacho sigue teniendo bastantes complejos que le han llevado incluso a recibir terapia psicológica para afrontarlos. “En Hollywood la presión sobre tu aspecto físico es brutal. Especialmente para los hombres, que se nos exige estar cada vez más perfectos”. Algo nos dice que Leonardo DiCaprio no está de acuerdo con esto.

20. Filmes en los que Chris ha amortizado sus horas de entrenamiento quitándoselo todo para deleite del público: prácticamente todas. De hecho, acabaríamos antes diciéndote en cuales no, que son precisamente las que a él más le gustan. “Mis mejores películas no las ha visto nadie”, aseguró en una entrevista. Y como una película de Evans sin camiseta es cita obligada, entendemos que se refiere a las que no enseña nada.

 

Te damos más razones para amar a Chris Evans. Descúbrelas aquí.