58 años, pero Madonna es aún la mujer irreverente

La reina del pop celebra su cumpleaños en Cuba; al parecer, la edad no le impide seguir haciendo lo que quiere.

Etiquetas:

Madonna llega a los 58 años de edad y eligió La Habana para pasar su cumpleaños, se hizo acompañar de su hija Lourdes —quien es de ascendencia cubana por su padre Carlos León—, pero lo ha hecho sin Rocco. Así lo dejó ver en su cuenta de Instagram, donde ella suele revelar al mundo un poco de su vida privada y ahora mostró su ubicación con una foto suya y la leyenda “Cuba libre”.

La reina de pop también publicó algunos videos donde se le puede ver bailando algunas danzas tradicionales africanas al lado de miembros de las tribus, algunos niños, otros más adultos, pero todos ataviados para una fiesta.
 

 

 

Pese a los años, esta diva de la música no deja de lado esa parte exhibicionista y alocada que la ha caracterizado por años en el escenario. Y por eso reunimos 10 de sus momentos más “exóticos”.

1. Topless fever
Madonna no conoce límites y sabe que puede hacer lo que desee con su cuerpo… y con el de sus fans, sean o no famosos. ¿Su última "víctima"? La modelo de 17 años, Josephine Georgeu. La Material girl  la subió al escenario durante su último concierto en Brisbane, Australia, para bajarle el top que llevaba puesto y mostrar su pecho a los presentes. En declaraciones posteriores, tanto Georgeu como su mamá se manifestaron felices, sin problema alguno, y hasta orgullosas por lo sucedido.

2. El brassiere cónico
Su primera aparición fue a principios de los 90. ¿Quién en su sano juicio escogería ponerse un arma que bien pudo sacarle un ojo a algún bailarín? Su creador, Jean Paul Gaultier, no había pensado en ese riesgo y creó para la intérprete de Vogue la que se convertiría en una pieza de culto. En su tiempo, esta prenda fue criticada severamente al ser tachada de vulgar y con alta denotación sexual. Hasta la fecha, Madonna ha portado varias versiones reloaded.

3. El famoso beso
La reina del pop sacudía nuevamente al mundo en los VMAs de 2003 con una presentación de “Like a Virgin” y “Hollywood” que incluía un beso, pero no solo con una cantante, sino con dos de las más populares en aquel momento. Madge, vestida como el novio, Britney Spears y Christina Aguilera como las provocativas novias en lo que se consideraría un ménage à trois lleno de fantasía, toqueteos, miradas matadoras y un gran pastel de bodas como fondo.

4. Resurrección garantizada
Durante The Confessions Tour (2006) interpretó la canción "Live to Tell" recreando la posición de Jesucristo en la cruz (sin clavos, pero sí con la corona de espinas). Este fue un acto que formó parte de sus denuncias políticas y religiosas al revelar el número de víctimas que fallecen a causa del SIDA en África. No solo fue crucificada por el Vaticano, también por la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Evangélica (protestante) de Alemania.

5. A la Janet Jackson
No sabemos si quiso demostrar lo firme que está su seno o qué bonito pezón tiene (hubiera sido buena idea llamar a Justin Timberlake para que hiciera el trabajo), pero la cantante se bajó la mitad del sujetador cuando presentó su MDNA tour en Estambul hace cuatro años atrás. La letra de la canción, bastante acorde con lo que hizo… “And I’m not sorry, it’s HUMAN NATURE”.

6. Derrière a la vista
También en 2012, en su concierto en Roma y cantando "Human Nature", ya no quiso enseñar su pecho, así que mejor optó por bajarse el pantalón y ¿presumir? su blanco firme trasero en una tanga y cubierto por sus medias de red. Quién lo iba a pensar, parece que recibió una mayor ovación por eso que por su actuación.

7. El gran combo
Rita Ora fue invitada para que la acompañara a entonar “Unapologetic Bitch” en Berlín y, de paso, recibir varias nalgadas de la Reina del pop. Para rematar, terminaron las dos dando al público la “Britney-señal”.

8. Espíritu voyerista
En 1991 decidió simular una masturbación como parte de su gira Blonde Ambition en Toronto, Canadá. Difícil de comprender, pero esto puso nerviosa e incómoda a la audiencia (sus fans), lo cual casi provoca que fuera interrumpida por elementos de seguridad y así impedir que terminara… su actuación.

9. Llanto de desesperación
Emocional –y no emotiva– fue la parte en la que la cantante de 57 años –presuntamente en estado alcohólico– ordenó un cóctel con vodka que la llevó a quebrarse y derramar varias lágrimas en Melbourne debido a la difícil situación que atraviesa con su hijo Rocco. El momento se volvió más triste –y patético– al estar ella disfrazada como un payaso, sentada tocando la guitarra.

10. Denle amor, no otro tequila
Es toda una profesional, pero cuando se le suben las copas pierde la cabeza y se le olvida dónde está. El pasado 11 de marzo, bebió un poco de tequila de la anforita que llevaba uno de sus fans australianos. Parece que la bebida calentó sus sentimientos y se trasladó a una terapia de grupo en la que llamó un “hijo de…” a su exesposo, Guy Ritchie, para después exclamar “Por favor, que alguien me de amor” (no, no fue esa frase pero es lo más parecida a lo que realmente dijo).


Más notas:
Celebridades que se acercaron a Madonna y lo pagaron caro
20 fotos que demuestran que todas las famosas se visten como Madonna
El top 20 de Madonna: sus 'singles' ordenados de peor a mejor