Y la palabra del año según el Oxford Dictionaries es… ¿¡Un emoji!?

La extraña elección marca la primera vez que un pictograma se encargará de representar los sucesos del año.

Cada año, Oxford Dictionaries –una de las mayores autoridades del idioma inglés– selecciona entre miles de términos nuevos una palabra que represente lo ocurrido en el año, la cual formará parte de la memoria colectiva como fue el caso de “podcast” en 2005, “unfriend” en 2009 y “selfie” en 2013.

Sin embargo, este año la organización sorprendió al mundo entero al elegir un emoji, específicamente el de “face with tears of joy”(“carita con lágrimas de felicidad”) como su “palabra” para representar 2015, tras superar expresiones como “lumbersexual”, “ad blocker” y “dark web”, lo que nos hace preguntarnos: ¿Puede un emoji considerarse como un término?

De acuerdo con el sitio web oficial de Oxford Dictionaries, la decisión se debe a la gran popularidad del uso de los emoji en el transcurso de este año, por lo que “en lugar de elegir una palabra o expresión tradicional seleccionó un ejemplo de pictograma para representar el gran aumento en popularidad de los emojis alrededor del mundo en 2015”.

Guía de etiqueta para utilizar los nuevos emoji

Y antes de argumentar que un emoji es simplemente un dibujo, hay que recordar que según Oxford Dictionaries un “pictograma” es un “símbolo pictográfico que representa una palabra o frase”, por lo que su elección como palabra del año es –según sus extrañas reglas– completamente válida, apoyando el viejo adagio de "una imagen dice más que mil palabras".

Además, de acuerdo con un reporte de SwiftKey, el emoji de “face with tears of joy” es el más utilizado por los usuarios, superando a las nuevas adiciones como el “taco”, “queso” y “saludo vulcano” que fueron agregados recientemente.

Por otro lado, los emoji han cambiado la forma en la que nos comunicamos, inspirando videos compuestos puramente por dibujos como el de “Roar” de Katy Perry; colecciones de diseñadores como Jeremy Scott, las divertidas bolsas Bespoke de Anya Hindmarch y atuendos de estrellas del pop como Gwen Stefani.

Y si eso no fuera suficiente, Sony Pictures expresó su interés en filmar una película sobre el popular alfabeto gráfico, por lo que el anuncio de Oxford Dictionaries no debería sorprendernos.