Nutrición celular: la tendencia nutricional que piensa hasta en lo invisible

La nutrición celular llegó para proteger tu salud desde lo más profundo de tu ser.

Etiquetas:

Belleza y salud siempre van de la mano, eso lo tenemos que tener muy claro. No existe cuerpo enfermo que sea bello y eso parte desde el nivel más diminuto: la célula. Y a menos que tengamos severos problemas emocionales, ninguna de nosotras quiere estar enferma, ni lucir mal.

En general, estamos acostumbradas a pensar en nuestro cuerpo como un todo, o a lo mucho, como un conjunto de sistemas. Pero no: somos miles de millones de células unidas y cada una tiene sus propias necesidades de nutrición.

Es un poco difícil de imaginar, pero es tan real que ya hay estudios y expertos en una nueva tendencia: la nutrición celular. Es un verdadero boom que está provocando mucha conversación y profundos cambios en nuestros estilos de vida.

La nutrición celular nos dice que lo que comemos es tan relevante como lo que no comemos. Y que los diversos nutrientes—proteínas, minerales, vitaminas, carbohidratos—no solamente “entran” en nuestro cuerpo de manera independiente, sino que interactúan entre sí y sobre las células de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, el exceso de sodio (contenido en la sal), puede llegar a ser factor de riesgo para la hipertensión. La retención de agua al interior de cada célula (imaginemos una célula hinchada, presionada desde dentro) hace que sea más fácil que la invadan determinadas toxinas y dificulta muchísimo liberar desechos. Literalmente, ¡está ahogada y no puede hacer casi nada! Sin embargo, el sodio no se debe eliminar; es necesario, ya que interactúa con otros minerales para cumplir funciones muy necesarias. ¿Cuál es la clave? Como en muchas cosas en la vida, el equilibrio.

Ahora, encontrar el equilibrio más adecuado también depende de nuestra genética. Así como hay personas que comen de todo ¡y no engordan!, hay personas que consumen enormes cantidades de sal o de azúcar sin desarrollar hipertensión o diabetes. (Por favor, ¡no lo intentes!)

Saber por qué ocurre esto es de interés de los expertos en nutrición celular. Lo que se sabe con certeza es que la alimentación que recibimos en nuestros primeros años de vida influye fuertemente en nuestra salud como adultas. Comienzo sano, ¡vida sana! Pero si no tuvimos la mejor nutrición de pequeñas, nunca es tarde para corregir nuestro camino. Siempre podemos cuidarnos mejor.

El objetivo central de la nutrición celular es dar a las células la alimentación que requieren, en la justa medida, para facilitar al máximo su funcionamiento y su renovación. Es en el área de la nutrición celular donde se ha descubierto el enorme papel de los antioxidantes para combatir los radicales libres, sustancias que aceleran el envejecimiento.

Algo de lo que llevamos mucho tiempo escuchando. “Nutrir a las células”, como dijimos, puede parecer algo extraño, ya que no las percibimos a simple vista, pero no lo es. Para lograrlo podemos conocer más de esta nueva tendencia y así, darle a nuestro cuerpo exactamente lo que necesita. Los nutrientes llegarán a nuestras células por medio de los asombrosos mecanismos que ha creado la naturaleza, con resultados que agradeceremos toda la vida, tanto en salud, como en belleza.