6 pasarelas que han roto el molde

Unas con más producción que otras, pero de cualquier manera supieron cómo impactar a los asistentes.

  • Stella McCartney

La diseñadora tuvo el detalle de incluir un tributo a George Michael en la presentación de su colección otoño-invierno 2017 en Paris Fashion Week. En lugar de la tradicional última salida de looks, las modelos cantaron ‘Faith’ mientras bailaban una sencilla pero emotiva coreografía, que puso a todo mundo a aplaudir.

  • Tommy Hilfiger

Su ingenio para crear prácticamente un escenario o una puesta en escena es digno de un premio. En 2015 fue un impresionante campo de fútbol americano. Para dar a conocer primavera-verano 2016, diseñó algo similar a una isla que contaba con un bar al lado de una laguna. ¿Qué mejor forma de ver en acción a los trajes de baño y vestidos playeros?

  • Chanel

Cómo olvidar cuando el Grand Palais se transformó en el súpermercado de Chanel en donde se veía “comprar” víveres a modelos elegantemente vestidas por Karl Lagerfeld. Este “performance” se llevó a cabo durante Paris Fashion Week en marzo de 2014 y, dio una clara idea sobre cómo se verían las mujeres si fueran a los autoservicios –literal- como salidas de la pasarela.

  • Louis Vuitton

En octubre de 2012, cuando Marc Jacobs todavía trabajaba para esta mansión francesa, las típicas escaleras eléctricas de los centros comerciales y aeropuertos se transformaron en la base del show para la colección de primavera-verano 2013. Porque debemos aceptar que, la mujer que se viste de LV ama el shopping y por supuesto, ¡viajar!

  • Anya Hindmarch

Sin tanta complicación logró impresionar al público y además, conseguir que tuviera una vista a 360 grados de la ropa, gracias a poner como fondo espejos para la temporada primavera-verano 2016. Este no era tampoco algo simple; las estructuras fueron creadas en forma de origami triangular, que acompañados de un piso iluminado daban la sensación de estar en una nave espacial.

  • Moschino

Si alguien no le tiene miedo a que algo más le quite protagonismo o le robe la atención a sus creaciones, ese es Jeremy Scott. En septiembre de 2015, atiborró la pasarela de primavera-verano 2016 con señales de diferentes tamaños que decoraban así el que se presentó como su lavado de autos. Porque una colección divertida e irreverente no podía aparecer de forma convencional, ¿cierto?