El ‘girl power’ sobre ruedas y en turbo

En el mundo del automovilismo, así ha sido la evolución y el panorama del cromosoma XX, los autos y la velocidad.

Etiquetas:

Solo cinco mujeres han sido pilotos oficiales en la Fórmula Uno entre 1958 y 1992. Sin embargo, eso no significa que a partir de ese entonces hasta la fecha no hayan estado detrás del volante en otras carreras o series. Puede que para muchas, entrar a la “máxima categoría del automovilismo” no sea prioridad al carecer de interés por ella, o simplemente siga siendo una dominada y preferida por los caballeros, tampoco debe descartarse que las puertas sean difíciles de abrir por más que se toquen fuerte, sin importar qué tan ansiosos estén los motores detrás de ellas.


En abril de este año, durante una conferencia en la Advertising Week de Londres, el director general del grupo de Fórmula 1, Bernie Ecclestone, declaró que no veía futuro para las mujeres en esta competencia (una crítica que no resulta sorprendente cuando se tiene en cuenta que es partidario del candidato republicano Donald Trump). “No sé si una mujer sería físicamente capaz de conducir velozmente un coche de F1, no deberían de ser tomadas en serio”.


Para muestra, un poco de historia

Parece que la edad ha comenzado a afectar la memoria del señor Ecclestone, pues ya se olvidó de la pionera Maria Teresa de Filippis y de su colega italiana que le siguió 15 años más tarde, Lella Lombardi; la única en la historia en acumular puntos en un campeonato mundial. ¿Fueron ellas acaso la excepción a la regla? Por supuesto que no. En 1976 apareció la británica Divina Galicia, en 1980 Desiré Wilson y en 1992 Giovanna Amati. Sí, la realidad es que han sido pocas, pero no significa que las nuevas generaciones no sean destacadas por no estar en la F1.

En el nuevo milenio, Susie Wolff es el mejor ejemplo y un referente importante. ¿Por qué? Su trayectoria comprende participaciones en Fórmula Renault, Fórmula Tres, así como el salto que dio al Deutsche Tourenwagen Masters. En 2012 tuvo su primer acercamiento con la Fórmula Uno al ser seleccionada por Williams Martini Racing como piloto en desarrollo. En 2014 se convirtió en la primera mujer —después de 22 años— en competir en el British Grand Prix como piloto de pruebas.


Al mismo tiempo que se aplaudía y reconocía ese acontecimiento, no faltaron los desatinados comentarios. Por desgracia, le tocó a nuestro paisano Sergio “Checo” Pérez, quien fue cuestionado sobre el desempeño de Susie. Su respuesta, al buscar que fuera “graciosa”, terminó causando polémica: “No, no (sobre tener una compañera mujer). Mejor están en la cocina”. Ni su encantadora sonrisa pudo salvarlo del escándalo.
 

Además de Wolff —quien ya le dijo adiós a la velocidad el año pasado—, otra de las pilotos que ha sobresalido es Carmen Jordá. En 2015, esta española se unió al programa de pilotos en desarrollo de la F1 y todavía forma parte del equipo Renault Sport. A pesar de lo que este logro represente, Jordá ha sido severamente criticada no solo por su desempeño en GP3 sino por el fuerte potencial de marketing de su “cara bonita”, la cual ha levantado sospechas sobre la verdadera razón de su entrada.

Viene pisando el acelerador

Aún le falta mucho camino por recorrer y muchas vueltas por dar, pero con tan solo 21 primaveras, la holandesa Beitske Visser está lista para conquistar el asfalto. Su pasión por los coches despertó en 2007 (cuando apenas tenía poco más de una década de vida) y poco a poco ha avanzado y subiendo de nivel. En 2012 ya corría en el ADAC Formel Masters y dos años más tarde se vería compitiendo en la Fórmula Renault 3.5 y en el GP3. A pesar de una difícil temporada en Fórmula Renault, se mantiene firme y decidida en cumplir uno de sus más grandes sueños: Entrar a la F1. Así se lo dijo en entrevista a motorsport.com: “No sé qué me depare el futuro, pero por ahora mi meta sigue siendo alcanzar una oportunidad en la Fórmula 1”.

 

Pero la apuesta ganadora es…

Quien puede ser considerada actualmente como la estrella del volante es Danica Patrick. Tiene el título de la única mujer en ganar una carrera IndyCar Series, la de Japan 300 en 2008. También lleva el récord entre las féminas con un tercer lugar en la Indianapolis 500. Por si fuera poco, en 2013 se convirtió en la primera piloto de NASCAR en llevarse un pole en Sprint Cup Series. Este triunfo la llevó a calificar en el Daytona 500 y nuevamente obtener otro récord entre sus colegas.

Cabe resaltar que en 2013, Ecclestone fue golpeado por un aire feminista o un destello de sensatez al reconocer a formula1.com que Patrick sería un imán de audiencia para su negocio y, claro, para los patrocinadores. ¿La veremos algún día? Todo puede pasar, queda claro que Patrick pasa más tiempo en las pistas que… cocinando (con respeto a todos los extraordinarios chefs).